encontrarán su descanso

encontrarán su descanso – Mateo 11,25-30

encontrarán su descanso

“Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán su descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.”

Jueves de la 28va Semana del T. Ordinario | 15 Octubre del 2020 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

  • Eclesiástico 15,1-6
  • Salmo 88,2-3.6-7.8-9.16-17.18-19
  • Mateo 11,25-30

Reflexión sobre las lecturas

encontrarán su descanso

Ir con el Señor es como estar en un velero, con el viento a favor. Es hacer lo correcto en cada ocasión, transitando por el Camino. Es defender y proclamar la verdad siempre y a cualquier precio. Es oír y hacer lo que el Espíritu nos manda cada día.

Quien así procede encontrará descanso, nos dice el Señor. Tendemos a obnubilarnos cuando estamos bajo presión, cuando sobrevienen las tormentas. Paradójicamente es entonces cuando debíamos aferrarnos a los santos criterios de Cristo escritos en los Evangelios.

No es como algunos creen, que la Palabra de Dios es solo para los templos o los ritos religiosos. La Palabra de Dios es Vida. Es Camino que nos conduce a la Vida Eterna. Es deber cristiano hacer lo que Él nos dice. En ello encontraremos la paz y nuestras almas encontrarán descanso.

encontrarán su descanso

No se puede soplar y sorber

La aflicción y el estrés surgen precisamente por hacer caso omiso a los mandatos del Señor. Pretender hacer Su Voluntad y la nuestra al mismo tiempo resulta como querer juntar el agua y el aceite, para quien no ha asumido en su vida los criterios evangélicos.

De allí, precisamente, la importancia de la iniciación cristiana y la educación en la fe que todo hogar y toda familia bien establecida debe realizar. Ha de ser Dios y el amor el centro de la vida y no la economía, ni la producción, ni la generación de recursos.

Pero, para darnos cuenta de ello, tenemos que haber aprendido a conocer los criterios e interiorizar los criterios de Cristo que encontramos en los Evangelios. Por eso, la Palabra de Dios ha de ser nuestro alimento cotidiano. Sin ella vanos serán nuestros esfuerzos por vivir cristianamente.

Descansar en la Voluntad de Dios

No se trata, entonces, de ser bueno únicamente, sino de hacer la Voluntad de Dios. Porque la bondad a veces se interpreta como la falta de maldad que podemos encontrar en quien no hace daño alguno, porque no hace nada, ni tiene que ver con nadie.

Para el Señor no es suficiente. No se trata de pasar indiferentes, ni mucho menos de evitarla confrontación. Los cristianos estamos llamados a ser luz y sal, como nos lo recuerda el Señor. Dar sabor, servir de contraste, destacar e iluminar.

No buscando la vanagloria, sino la salvación de las almas. Esta es la respuesta concreta al mandato expreso del Señor:
Y les dijo:

Vayan por todo el mundo y prediquen el evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado será salvo; pero el que no crea será condenado. (Marcos 16,15-16)

Hacer lo que Dios manda

No se trata entonces de una opción, sino de un deber que estamos llamados a cumplir. Es dedicados a esta tarea que encontraremos descanso. Es preciso andar por el Camino que el Señor nos enseña para deslizarnos por la vida como peces en el agua.

Es en hacer Su Voluntad que encontraremos la razón de nuestras existencias y por lo tanto la paz y el descanso. Este y no otro ha de ser el propósito de nuestras vidas. Es siguiendo este Camino que alcanzaremos finalmente la plenitud en el Reino de los Cielos.

Hemos sido hechos por Dios para el amor, para vivir eternamente en el Cielo y nuestra alma no descansará hasta no alcanzar este Divino propósito. Es en aquella dulce morada que Dios, nuestro Padre, nos tiene reservado un lugar.

Hacia allá vamos los hijos de la luz a impulsos del Espíritu Santo, que constituye una suave brisa Divina. Como las aves en invierno migran, esforzadas y dichosas, buscando el sol para perpetuar la vida, así nosotros vamos en pos de la Vida Eterna.

Oración:

Padre Santo, danos sabiduría para entender que tu Gracia es tan imprescindible para nuestra vida cristiana, como es el oxígeno para animales y plantas, el aire para las aves o el agua para los peces. Que en lugar de bregar en contra, nos dejemos guiar por Tu Palabra… Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor, que contigo vive y reina, en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

(4) vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *