Archivo de la etiqueta: Voluntad de Dios

San Juan 20,19-31 – perdonen los pecados

perdonen los pecados

«Reciban el Espíritu Santo; a quienes les perdonen los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengan, les quedan retenidos.»

II Domingo de Pascua / de la Divina Misericordia| 07 de Abril del 2024 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

perdonen los pecados

Parece muy importante distinguir el momento en que el Señor instituye el Sacramento de la Penitencia, mandándoles que perdonen los pecados. Hace unos días que acaba de pasar por la Pasión, Muerte y Resurrección. Podemos decir sin temor a equivocarnos que ha cumplido la Misión encomendada.

Claro, esto no es tan evidente para el que no cree. Peor aún para el que se resiste a creer. Las evidencias históricas están ahí. Y, todos los testigos a los que el Señor reservó este papel, incrédulamente y con temor, en principio, lo han podido certificar finalmente, tocando sus heridas y comiendo con Él.

¡Ha Resucitado! ¡Está vivo! No hay duda. Pero hay algo distinto en Él, porque se aparece y desaparece a Su gusto. Incluso atraviesa paredes, cosa que antes no hacía. Está vivo en un cuerpo glorioso. Esto se irá comprendiendo cada vez más como el estado que todos alcanzaremos en la Vida Eterna.

Seguir leyendo San Juan 20,19-31 – perdonen los pecados

(17) vistas

Imágenes Relacionadas:

San Lucas 24,13-35 – lo reconocieron

lo reconocieron

“Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció de su vista.”

Miércoles de la Octava de Pascua | 03 de Abril del 2024 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

lo reconocieron

Dice el Evangelio de hoy que los discípulos de Emaus lo reconocieron porque tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se los iba dando. ¿Cómo podremos reconocerlo nosotros, si no le conocemos? Es preciso que profundicemos en la lectura y meditación de las Escrituras.

Claro, diremos, ellos estuvieron con Él y presenciaron tantas cosas y sin embargo no lo reconocieron a la primera. ¡Con mayor razón! Es muy importante que hagamos de la lectura y meditación de los Evangelios un hábito cotidiano en nuestras vidas. Tenemos que conocerle para reconocer su presencia en nuestras vidas.

El bendecir, partir y distribuir el pan es posiblemente uno de los elementos más importantes y centrales de nuestra fe. Es posiblemente la práctica cotidiana y universal más importante establecida por nuestro Señor Jesucristo. En ella se nos da como verdadera comida y bebida.

Seguir leyendo San Lucas 24,13-35 – lo reconocieron

(19) vistas

Imágenes Relacionadas:

Nuestro Padre

Acerquémonos a nuestro Padre que está en el cielo

Hoy, el Señor, a través de las lecturas propuestas por la Iglesia, nos recuerda lo importante que es vivir en Gracia de Dios, que es nuestro Padre.

Él es el único que puede darnos paz. Entonces, la pregunta correcta es en quién podemos encontrar la paz que buscamos, y no en qué. No es algo, sino alguien el que único capaz de darnos la paz que anhelamos.

Nuestro Padre nos da la paz

Solo viviendo en Él, cerca de Él, con Él, como Él, asegurándonos que sea Él nuestro cobijo.

¿Cómo podemos hacer esto?
Haciendo su Voluntad
¿Como saber si hacemos Su Voluntad?
Prestándole atención. Oyéndole. Escuchándole.

¿De qué otro modo podemos oírle sino orando?

Dónde encontrar a nuestro Padre

Al Señor lo encontramos en el silencio: es decir, cuando somos capaces de apartarnos un momento de este mundo, y atendemos su voz. En momentos de soledad, de desierto…

Para eso hay que darle ocasión al Señor, del mismo modo que lo hacemos con un buen amigo. Si lo hacemos con un amigo, cuánto más con Dios…Eso es lo menos que podríamos hacer con el que es nuestro Padre del Cielo, es decir, Todopoderoso, Omnipotente, Omnipresente, Eterno, Creador…la Sabiduría plena, la Luz eterna

Nuestro Padre nos dirige

Quién mejor para orientarnos y dirigirnos al propósito para el cual fuimos creados. De modo genérico podemos enunciar este propósito de este modo: Fuimos creados para vivir eternamente.

Pero ¿Hay alguna condición que debamos cumplir para vivir eternamente? Si, ¿Cuál? Salvar nuestra alma.
Quiere decir que nuestra alma está amenazada? Está en peligro?

Cuidar nuestra alma

Quiere decir que nuestra alma corre algún riesgo de estropearse, de perderse?
Si…quién puede querer esto? Pues el Príncipe de este mundo, es decir el Demonio.

Debemos ser conscientes que estamos en medio de una batalla, que por anticipado tenemos la promesa de ganar con la ayuda de Dios. Que, entonces, podemos y debemos ganar, pero solo lo haremos si hacemos lo correcto. Lo que Dios nos pide y exige: hacer Su Voluntad.

Cuidar la pureza

No se admiten mentiras, ni engaños. Estas deben ser confesadas, perdonadas y enmendadas. Y podemos hacerlo con la Gracia que nuestro Padre Dios nos ofrece.
El nos perdona y nos da la posibilidad de empezar de nuevo.

Del mismo modo en que procuramos ropa limpia para presentarnos en ciertas ocasiones a alguien distinguido…nuestra alma ha de estar completamente limpia e inmaculada al momento de presentarnos ante nuestro Padre.

Amarse unos a otros

Todo lo que Él quiere es que nos amemos los unos a los otros como Él nos ha amado.

Para lograr este propósito contamos con su Gracia. Es más….solo lo conseguiremos con SU GRACIA. Él nos ayuda a conseguir aquello que nos asegura la felicidad eterna

Y, cómo conseguimos Su Gracia? Pidiendo perdón por nuestros pecados (mediante la confesión o Penitencia) y participando de la Eucaristía: comiendo Su Cuerpo y bebiendo su Sangre.

Vivir en Gracia de Dios

Solo Él puede puede hacer que vivamos en Gracia permanente. Y lo haremos si hacemos Su Voluntad. Debemos pues entregarnos completamente a Su Voluntad, confiando plenamente en Él.

Por eso nuestra oración constante, diaria, horaria debe ser:

Señor, creo en Tí, pero aumenta mi poca fe…

Marcos 9,24

Amén.

(22) vistas

Imágenes Relacionadas:

Lucas 11,27-28 – dichosos los que escuchan

dichosos los que escuchan

«¡Dichosa la mujer que te llevó en su seno y cuyos pechos te amamantaron!» Pero Jesús le respondió: «Más dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica»

Sábado de la 27ª semana del T. Ordinario | 14 de octubre del 2023 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

dichosos los que escuchan

La encarnación de Jesucristo, el Hijo de Dios, ha sido la mayor Bendición que ha podido recibir la humanidad. Se trata de una sublime muestra de amor que nos acerca a Dios y hace posible que alcancemos la vida eterna. Así, dichosos los que escuchan su Palabra, pero mucho más los que la ponen en práctica.

El Señor ha venido a salvarnos. Este es el propósito que Dios quiso llevar a acabo únicamente por amor. No hay, no ha habido ni habrá amor más grade y desinteresado o gratuito que este. Ocurre únicamente por Voluntad de Dios.

Seguir leyendo Lucas 11,27-28 – dichosos los que escuchan

(66) vistas

Imágenes Relacionadas:

Lucas 9,57-62 – Te seguiré

Te seguiré

«Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.» Jesús le contestó: «El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.»

Miércoles 26ª semana del T. Ordinario| 04 de octubre del 2023 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

Te seguiré

El Señor es sumamente exigente cuando llama. No se trata de una misión opcional. Es excluyente y prioritaria. No basta con decir te seguiré. Es preciso que nuestros actos acompañen a nuestras palabras. Porque, tal como solemos decir: el infierno está empedrado de buenas intenciones.

En tanto las palabras no sea acompañadas de acciones contundentes y efectivas, de poco sirven. Examinémonos pues cada día. ¡Qué fácil es decir te seguiré! Pero no señalamos hora, ni fecha, ni cómo. El Señor requiere nuestro compromiso concreto e inmediato.

Seguir leyendo Lucas 9,57-62 – Te seguiré

(95) vistas

Imágenes Relacionadas:

Juan 6,35-40 – yo le resucite

yo le resucite

«Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y que yo le resucite el último día.”

Miércoles de la 3ª semana de Pascua| 26 de Abril del 2023 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

yo le resucite

Tenemos un solo Dios, que es Padre de Cristo y Padre nuestro. Le conocemos por Jesucristo, porque Él nos lo ha querido revelar. A Dios nadie lo ha visto, pero sabemos de Él por nuestro Señor Jesucristo, Su Hijo, cuya misión es hacer la Voluntad del Padre.

Así, Jesucristo ha venido a salvarnos por Voluntad de Dios. Sabemos Su talla por Él. Sabemos que nos ama desde siempre y que nos creó por amor. Fue necesario que Cristo viniera y se hiciera hombre como nosotros, para salvarnos. Por eso vino, en cumplimiento de la Voluntad de Dios.

Por Jesucristo conocemos toda esta historia. Él nos la ha revelado. Por el sabemos que siendo el Hijo de Dios, ha venido en cumplimiento de la Voluntad de Dios Padre a salvarnos. Y que para eso será necesario que muera en la cruz y que al tercer día resucite, venciendo al Demonio y a la muerte.

Seguir leyendo Juan 6,35-40 – yo le resucite

(80) vistas

Imágenes Relacionadas:

Juan 6,22-29 – La obra de Dios

La obra de Dios

«Y, ¿qué tenemos que hacer para realizar las obras de Dios?».
Respondió Jesús: «La obra de Dios es esta: que crean en el que Él ha enviado».

Lunes de la 3ª semana de Pascua | 24 de Abril del 2023 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

La obra de Dios

Más sencillo no puede ser. Todo lo que quiere Dios es que creamos en Él. Es más, como nos dice el Señor: esta es la obra de Dios. Esto quiere decir que debemos dejarle hacer Su Voluntad. Si eso es lo que quiere; pues, adelante.

Parece lo más lógico allanarnos a Su Voluntad. Pero somos demasiado testarudos, orgullosos y soberbios. ¿Si todo lo ha hecho bien, por qué en este caso sería distinto? ¡Dejémoslo obrar! No insistamos en nuestros caprichos, que solo buscan notoriedad y nos apartan del Camino.

Pongámonos en sus manos. Confiemos en Él. Todo el tiempo nos lo está pidiendo, de mil formas. No nos hagamos rogar. Está claro que Él lo ha hecho todo bien. Que en Sus manos no hay pierde. Que jamás desentona. Entonces, no seamos necios. Hagamos lo que nos dice.

Seguir leyendo Juan 6,22-29 – La obra de Dios

(33) vistas

Imágenes Relacionadas:

Marcos 16,9-15 – no habían creído

no habían creído

“Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa, y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado.»

Sábado de la Octava de Pascua| 15 de Abril del 2023 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

no habían creído

Nuestra salvación, nuestra felicidad y vida eterna dependen de creer. ¿Cuántas veces se nos ha anunciado el Kerigma? Es decir, ¿cuántas veces hemos leído o se nos ha proclamado la Salvación por la muerte y resurrección de Jesucristo? Creer es fundamental para salvarnos.

De allí a obligación de proclamar el Evangelio. Esto es lo que se hace por lo menos en cada Misa. Todos los cristianos estamos obligados a anunciar el Kerigma. Es el Señor mismo que nos manda a ello. Así, el Señor, en el Evangelio de Marcos en uno de los últimos versículos del último capítulo nos dice:

Vayan por todo el mundo y proclamen la Buena Nueva a toda la creación.

No se trata de una sugerencia, ni mucho menos un favor pedido por Jesucristo. Es un mandato. Por lo tanto, estamos obligados a cumplir esta orden que nos da Jesús. Si los mismos apóstoles en principio no habían creído, debemos tomar conciencia que la tarea no es fácil.

Seguir leyendo Marcos 16,9-15 – no habían creído

(80) vistas

Imágenes Relacionadas: