Archivo de la etiqueta: verán a Dios

Mateo 5,1-12a – Felices ustedes

Felices ustedes, cuando por causa mía los insulten, los persigan y les levanten toda clase de calumnias. Alégrense y muéstrense contentos, porque será grande la recompensa que recibirán en el cielo.

Texto del evangelio Mt 5,1-12a – Felices ustedes

01. Jesús, al ver toda aquella muchedumbre, subió al monte. Se sentó y sus discípulos se reunieron a su alrededor.
02. Entonces comenzó a hablar y les enseñaba diciendo:
03. «Felices los que tienen el espíritu del pobre, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
04. Felices los que lloran, porque recibirán consuelo.
05. Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.
06. Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
07. Felices los compasivos, porque obtendrán misericordia.
08. Felices los de corazón limpio, porque verán a Dios.
09. Felices los que trabajan por la paz, porque serán reconocidos como hijos de Dios.
10. Felices los que son perseguidos por causa del bien, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
11. Felices ustedes, cuando por causa mía los insulten, los persigan y les levanten toda clase de calumnias.
12. Alégrense y muéstrense contentos, porque será grande la recompensa que recibirán en el cielo.

Reflexión: Mt 5,1-12a

mateo-05-01-12a
Mateo 5,1-12a Felices ustedes

El Señor ha venido a traernos Buenas Noticias. Nosotros podemos ser felices. ¡Estamos llamados a ser felices, todos! Ser feliz o ser bienaventurado –que es otro modo de decirlo-, solo puede ser motivo de alegría.

¿Qué otra cosa podemos querer? Todos estamos llamados a ser felices. El Señor quiere la felicidad para todos. ¿Tú, no quieres ser feliz? ¿Habrá alguien en el mundo que pueda decir: no gracias, yo no quiero ser feliz? Tendría que estar loco.

Todos, desde niños, somos educados para buscar la felicidad. Constantemente se nos está proponiendo este fin. Pero el hecho que podemos constatar a cada nada es que pareciera que muy pocos alcanzan la felicidad. ¿Por qué?

Felices ustedes, cuando por causa mía los insulten, los persigan y les levanten toda clase de calumnias. Alégrense y muéstrense contentos, porque será grande la recompensa que recibirán en el cielo.

Seguir leyendo Mateo 5,1-12a – Felices ustedes

(150) vistas

Mateo 5,1-12 – Alégrense y muéstrense contentos

Texto del evangelio Mt 5,1-12 – Alégrense y muéstrense contentos

01. Jesús, al ver toda aquella muchedumbre, subió al monte. Se sentó y sus discípulos se reunieron a su alrededor.
02. Entonces comenzó a hablar y les enseñaba diciendo:
03. «Felices los que tienen el espíritu del pobre, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
04. Felices los que lloran, porque recibirán consuelo.
05. Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.
06. Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
07. Felices los compasivos, porque obtendrán misericordia.
08. Felices los de corazón limpio, porque verán a Dios.
09. Felices los que trabajan por la paz, porque serán reconocidos como hijos de Dios.
10. Felices los que son perseguidos por causa del bien, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
11. Felices ustedes, cuando por causa mía los insulten, los persigan y les levanten toda clase de calumnias.
12. Alégrense y muéstrense contentos, porque será grande la recompensa que recibirán en el cielo. Pues bien saben que así persiguieron a los profetas que vinieron antes de ustedes.

Reflexión: Mt 5,1-12

Se nos pide vivir de un modo muy distinto al común de los mortales, un modo exigente, modesto y austero en todos los sentidos y sin embargo mantener una actitud positiva, alegre, satisfecha. A la usanza del mundo, cualquiera que viviera las bienaventuranzas tendría que sentirse disminuido, sobrecogido y triste, con poco ánimo para nada, con una actitud apesadumbrada propia de aquel que está siendo sometido a duros sacrificios o que tiene que cargar pesadas cargas. Y es que difícilmente movemos un dedo si no obtenemos algún tipo de reconocimiento y si nos sacrificamos, lo menos que queremos es gratitud y alguna mención especial que permita reconocer nuestros méritos, privaciones o esfuerzos. Por ningún motivo estamos dispuestos a aceptar esta situación de desventaja como algo pasajero, que llevado sin resentimientos pudiera acarrearnos la salvación. Así, algunos hacemos del superar estas situaciones adversas una razón poderosísima para nuestros actos, procurando salvarlas a cualquier precio, como si no hubiera nada más importante que el superar estas limitaciones y obstáculos, caiga quien caiga. Pero, si bien Dios no quiere que pasemos hambre o padezcamos por el abuso de otros, tampoco desea que cambiemos el orden por la fuerza y la violencia, sino pacíficamente, a través del diálogo y del entendimiento, teniendo la resignación y la paciencia necesarias para saber ver al horizonte, con una perspectiva más amplia que permita acepar estas situaciones temporales, emprendiendo cualquier movimiento para el cambio, sin perder de vista que ello ha de ser fruto del entendimiento, la armonía, la paz, el amor y la fe. Alégrense y muéstrense contentos, porque será grande la recompensa que recibirán en el cielo. Pues bien saben que así persiguieron a los profetas que vinieron antes de ustedes.

Seguir leyendo Mateo 5,1-12 – Alégrense y muéstrense contentos

(257) vistas