Archivo de la etiqueta: Todo me ha sido entregado por mi Padre

Mateo 11,25-30 – hallarán descanso para sus almas

Hallarán descanso para sus almas

Tomen sobre ustedes mi yugo, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallarán descanso para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.

mateo-11-29
Mateo 11,25-30 hallarán descanso para sus almas

Mateo – Capítulo 11

Reflexión: Mateo 11,25-30

¿De dónde viene el descanso? ¿De dónde viene la paz que Jesucristo nos ofrece? De la fe. Y es que no hay nada como saber que Dios está en control de todo. Que todo lo hizo perfecto y que lo que quiere es que seamos felices y vivamos eternamente. Nadie nos ama como Él. Nadie nos ha amado ni nos amará más que Él, con un amor verdadero, con un amor misericordioso, completo, total.

Acurrucados en este amor, ¿cómo no sentir paz? ¿cómo no sentir alivio? No hay absolutamente nada que Él no haga por sostenernos, por protegernos, por defendernos, por darnos paz, tranquilidad, amor y felicidad. ¿Qué otra cosa podemos necesitar? ¿Es que puede haber algo más grande? ¿Es que puede haber algo mejor a lo que Dios nos ofrece? ¡No, no lo hay! Entonces mantengámonos unidos a Él, con la mirada fija en Él. Como Pedro, en el monte tabor, tendríamos que exclamar: ¡Qué bien se está aquí!

Y es que quien tiene a Dios, nada le falta, tal como expresaba Santa Teresa. Quien ha encontrado a Dios, ha encontrado el tesoro de los tesoros. No hay nada superior; no hay nada por lo que valdría la pena cambiarlo. No hay nada que se le parezca, en ningún sentido. Él constituye nuestra alegría plena; la felicidad total. Por eso, el sabernos con Él nos da paz, nos da alivio, nos da descanso. ¡Qué más podemos querer!

Seguir leyendo Mateo 11,25-30 – hallarán descanso para sus almas

(130) vistas

Lucas 10,21-24 – has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes

Has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes

Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños.

Texto del evangelio Lc 10,21-24 

21. En aquel momento, se llenó de gozo Jesús en el Espíritu Santo, y dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito.
22. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; y quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.»
23. Volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: «¡Dichosos los ojos que ven lo que ustedes ven!
24. Porque les digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven, pero no lo vieron, y oír lo que ustedes oyen, pero no lo oyeron.»

Reflexión: Lc 10,21-24

lucas-10-21a
Lucas 10,21-24 has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes

Es muy extraño que algo que estremece a Jesús por su sencillez, lo hayamos hecho tan intrincado y difícil. Hay un inmenso grupo en la Iglesia que se irroga en exclusiva la capacidad de leer, interpretar y comprender los evangelios.

Cabalmente hace unos pocos días discutíamos de esto con una hermana. Ella sostenía, como muchos, que hay que estudiar para interpretar la Palabra de Dios, que no es asequible para todos, por “ignorancia”. Precisamente lo contrario que dice Jesús.

¿Quién está equivocado? Evidentemente quien cree que la Palabra de Dios es para iniciados, para iluminados. ¡No señor! La Palabra de Dios es para todos pero preferencialmente para los pobres, los despojados, los excluidos, los humildes.

Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños.

Seguir leyendo Lucas 10,21-24 – has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes

(145) vistas