Mateo 20,17-28 – el Hijo del hombre no ha venido a ser servido

febrero 28, 2018

el Hijo del hombre no ha venido a ser servido

“el que quiera ser grande entre ustedes, que sea su servidor, y el que quiera ser primero entre ustedes, que sea su esclavo. De la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos.”

Miércoles de la 2da Semana de Cuaresma | 28 Febrero 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

  • Jeremías 18,18-20
  • Salmo 30
  • Mateo 20,17-28

Reflexión sobre las lecturas

el Hijo del hombre no ha venido a ser servido

Ser servidor y servir, son palabras que se dicen muy fácilmente. Sin embargo este mundo no nos prepara para el servicio, sino para competir, desmarcarnos y estar sobre los demás, sirviéndonos de todo y de todos.

Precisamente una de las grandes dificultades que atraviesan nuestros países tiene que ver con la obsesión con que los políticos aspiran a cargos para servirse de ellos. La carrera política pareciera reducirse a enriquecerse a cualquier precio.

28_2_18_grande

(18) vistas

Sigue leyendo

Mateo 20,20-28 – el Hijo del hombre no ha venido a ser servido

julio 25, 2017

El Hijo del hombre no ha venido a ser servido

…el que quiera ser el primero entre ustedes, será su esclavo; de la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.

mateo-20-27b

Mateo 20,20-28 – el Hijo del hombre no ha venido a ser servido

Mateo – Capítulo 20

Reflexión: Mateo 20,20-28

El Señor inmediatamente nos vuelve a tierra. Su forma de ver el mundo, sus expectativas y sus instrucciones son diametralmente opuestas a las nuestras, a las entronizadas por este mundo utilitarista e inhumano.

El Señor no ha venido a consagrar nuestra forma de vida, lo que muchos consideran como lo más natural y la razón por la cual se adhieren al cristianismo. ¡El Señor ha venido a salvarnos! Obviamente se trata de un acto que de por sí advierte un peligro.

No puede ser motivo de un procedimiento y una acción de salvataje, sino aquello que está perdido. La opinión de cada uno de nosotros a este respecto puede ser diversa, sin embargo, lo que importa es que a juicio de Dios nos estamos perdiendo.

No se trata de una simple percepción que pudiera ser acertada o equívoca. Se trata del juicio de Dios. Es nuestro Creador, revelado por Jesucristo como nuestro Padre, quien ve y se inquieta por lo que nos está sucediendo.

Si consentimos en que para ser reconocido como Dios un ser Divino ha de ser Omnipotente, Omnipresente, Omnisciente, es decir, poseer todas las cualidades elevadas a un grado superlativo, en lo que diga no puede haber error.

(91) vistas

Sigue leyendo