Archivo de la etiqueta: parábolas

Mateo 13,31-35 – anunciaré cosas que estaban ocultas

…no les hablaba sin parábolas, para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo.

Texto del evangelio Mt 13,31-35 – anunciaré cosas que estaban ocultas

31. También les propuso otra parábola: «El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo.
32. En realidad, esta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas».
33. Después les dijo esta otra parábola: «El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa».
34. Todo esto lo decía Jesús a la muchedumbre por medio de parábolas, y no les hablaba sin parábolas,
35. para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo.

Reflexión: Mt 13,31-35

mateo-13-34
Mateo 13,31-35 anunciaré cosas que estaban ocultas

Tanto para quien sigue a Jesús, como para quien se aproxima por primera vez, este pasaje no puede dejar de ser verdaderamente cautivante.

El anuncio que nos hace Jesús es como para no dejar de leer ni uno solo de los versículos del Evangelio. Estamos seguros que podemos decir a nombre de todos, que el Señor devuelve con creces la atención prestada.

Cierto es que los Evangelios no pueden ser leídos como una novela. Igualmente, que cada vez que los leemos nos enriquecen más y de un modo distinto. Son como un manantial de agua fresca y siempre nueva.

…no les hablaba sin parábolas, para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo.

Seguir leyendo Mateo 13,31-35 – anunciaré cosas que estaban ocultas

(126) vistas

Mateo 22,01-14 – inviten a la fiesta a todos los que encuentren

“El banquete de bodas sigue esperando, pero los que habían sido invitados no eran dignos. Vayan, pues, a las esquinas de las calles e inviten a la fiesta a todos los que encuentren”.

Texto del evangelio Mt 22,01-14 – inviten a la fiesta a todos los que encuentren

01. Jesús siguió hablándoles por medio de parábolas:
02. «Aprendan algo del Reino de los Cielos. Un rey preparaba las bodas de su hijo,
03. por lo que mandó a sus servidores a llamar a los invitados a la fiesta. Pero éstos no quisieron venir.
04. De nuevo envió a otros servidores con orden de decir a los invitados: “He preparado un banquete, ya hice matar terneras y otros animales gordos y todo está a punto. ¡Vengan, pues, a la fiesta de la boda!”
05. Pero ellos no hicieron caso, sino que se fueron, unos a sus campos y otros a sus negocios.
06. Los demás tomaron a los servidores del rey, los maltrataron y los mataron.
07. El rey se enojó y envió a sus tropas, que dieron muerte a aquellos asesinos e incendiaron su ciudad.
08. Después dijo a sus servidores: “El banquete de bodas sigue esperando, pero los que habían sido invitados no eran dignos.
09. Vayan, pues, a las esquinas de las calles e inviten a la fiesta a todos los que encuentren”.
10. Los servidores salieron inmediatamente a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos, de modo que la sala se llenó de invitados.
11. Después entró el rey para conocer a los que estaban sentados a la mesa, y vio un hombre que no se había puesto el traje de fiesta.
12. Le dijo: “Amigo, ¿cómo es que has entrado sin traje de bodas?” El hombre se quedó callado.
13. Entonces el rey dijo a sus servidores: “Atenlo de pies y manos y échenlo a las tinieblas de fuera. Allí será el llorar y el rechinar de dientes”.
14. Sepan que muchos son llamados, pero pocos son elegidos.»

Reflexión: Mt 22,01-14

mateo-22-08
Mateo 22,01-14 inviten a la fiesta a todos los que encuentren

¿Será posible que no lleguemos a entender lo que el Señor nos ofrece? Jesucristo ha venido a Salvarnos, a traernos Vida Eterna. En eso consiste el Reino de los Cielos. Es el mismísimo Dios quien nos invita a participar de Su Reino.

¿Cuál es nuestra respuesta? No tengo tiempo. Ahora no. Tengo otras cosas más urgentes que resolver. ¿Por qué será que no le damos a Dios Su lugar? ¿Será que ha sido demasiado tolerante con nosotros? ¿Será que nos consiente demasiado?

Tal vez todo se deba a que no hemos entendido quién es Dios en realidad. Por alguna razón creemos que podemos prescindir de Él, que no es importante para nuestras vidas. Lo tenemos como un concepto abstracto más que una realidad. Y creemos que, finalmente, de la teoría podemos prescindir.

“El banquete de bodas sigue esperando, pero los que habían sido invitados no eran dignos. Vayan, pues, a las esquinas de las calles e inviten a la fiesta a todos los que encuentren”.

Seguir leyendo Mateo 22,01-14 – inviten a la fiesta a todos los que encuentren

(150) vistas

Mateo 13,1-9 – cayeron en buena tierra y produjeron cosecha

Otros granos, finalmente, cayeron en buena tierra y produjeron cosecha, unos el ciento, otros el sesenta y otros el treinta por uno.

Texto del evangelio Mt 13,1-9 – cayeron en buena tierra y produjeron cosecha

01. Ese día Jesús salió de casa y fue a sentarse a orillas del lago.
02. Pero la gente vino a él en tal cantidad, que subió a una barca y se sentó en ella, mientras toda la gente se quedó en la orilla
03. Jesús les habló de muchas cosas, usando comparaciones o parábolas. Les decía: «El sembrador salió a sembrar
04. Y mientras sembraba, unos granos cayeron a lo largo del camino: vinieron las aves y se los comieron
05. Otros cayeron en terreno pedregoso, con muy poca tierra, y brotaron en seguida, pues no había profundidad
06. Pero apenas salió el sol, los quemó y, por falta de raíces, se secaron.
07. Otros cayeron en medio de cardos: éstos crecieron y los ahogaron.
08. Otros granos, finalmente, cayeron en buena tierra y produjeron cosecha, unos el ciento, otros el sesenta y otros el treinta por uno.
09. El que tenga oídos, que escuche.»

Reflexión: Mt 13,1-9

mateo-13-8
Mateo 13,1-9 cayeron en buena tierra y produjeron cosecha

El Señor ha venido y ha salido a sembrar. ¿Qué clase de tierra soy? ¿Cómo recibimos el mensaje que nos trae? Siendo el Señor el Hijo de Dios, ¿qué otra razón puede haber para que no demos los frutos esperados que no sea nuestra mala disposición?

¿Habrá algo que podamos hacer para mejorar nuestra productividad? Depende de la clase de persona que somos, pero ¿cuánto de lo que somos es perfectible? ¿Cuánto de lo que somos está en nuestras manos cambiar?

¿Qué podemos hacer? En primer lugar, reconociendo humildemente quién nos habla, poner lo mejor de nosotros para oírlo esforzándonos por atender y entender. Paralelamente, orar pidiendo la Gracia de contarnos entre los escogidos, capaces de dar el ciento por uno.

Otros granos, finalmente, cayeron en buena tierra y produjeron cosecha, unos el ciento, otros el sesenta y otros el treinta por uno.

Seguir leyendo Mateo 13,1-9 – cayeron en buena tierra y produjeron cosecha

(55) vistas

Imágenes Relacionadas: