Archivo de la etiqueta: mi cuerpo

El primer hombre, imagen de Dios

6. El primer hombre, imagen de Dios (24-X-79/28-X-79)

1. En la reflexión precedente comenzamos a analizar el significado de la soledad originaria del hombre. El punto de partida nos lo da el texto yahvista y en particular las palabras siguientes: «No es bueno que el hombre esté solo, voy a hacerle una ayuda semejante a él» (Gén 2, 18). El análisis de los relativos pasajes del libro del Génesis (cap. 2) nos ha llevado a conclusiones sorprendentes que miran a la antropología, esto es, a la ciencia fundamental acerca del hombre, encerrada en este libro. Efectivamente, en frases relativamente escasas, el texto antiguo bosqueja al hombre como persona con la subjetividad que la caracteriza.

Cuando Dios-Yahvé da a este primer hombre, así formado, el dominio en relación con todos los árboles que crecen en el «jardín en Edén», sobre todo en relación con el de la ciencia del bien y del mal, a los rasgos del hombre, antes descritos, se añade el momento de la opción o de la autodeterminación, es decir, de la libre voluntad. De este modo, la imagen del hombre, como persona dotada de una subjetividad propia, aparece ante nosotros como acabada en su primer esbozo.

En el concepto de soledad originaria se incluye tanto la autoconciencia, como la autodeterminación. El hecho de que el hombre esté «solo» encierra en sí esta estructura ontológica y, al mismo tiempo, es un índice de auténtica comprensión. Sin esto, no podemos entender correctamente las palabras que siguen y que constituyen el preludio a la creación de la primera mujer: «Voy a hacerle una ayuda». Pero, sobre todo, sin el significado tan profundo de la soledad originaria del hombre, no puede entenderse e interpretarse correctamente toda la situación del hombre creado a «imagen de Dios», que es la situación de la primera, mejor aún, de la primitiva Alianza con Dios.

Seguir leyendo El primer hombre, imagen de Dios

(4) vistas

Lucas 15,1-3.11-32 – Esta es mi sangre

Esta es mi sangre

“Y mientras estaban comiendo, tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio y dijo: «Tomen, este es mi cuerpo.» Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio, y bebieron todos de ella. Y les dijo: «Esta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos.”.

Domingo de la 9na Semana del Tiempo Ordinario | 03 de Junio del 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

Esta es mi sangre

El Señor Jesucristo es Dios. Lo repetimos, porque Él mismo nos lo hace notar. No quiere que estemos confundidos, ni nos dejemos enredar, ni engañar. Es verdad, es el Hijo de Dios, por lo tanto, exactamente como tal, es Dios, junto con el Padre y el Espíritu Santo. Tres persona distintas, un solo Dios Verdadero.

La Trinidad, es una relación que para nosotros se hace un tanto misteriosa, es verdad. Sin embargo ella se aclara lo suficiente como para que creamos en esta realidad Sobrenatural, en los Evangelios y en la Biblia en general, aunque no alcancemos a comprenderla plenamente.

esta_es_mi_sangre

Seguir leyendo Lucas 15,1-3.11-32 – Esta es mi sangre

(52) vistas