Archivo de la etiqueta: Jesús sintió compasión

Mateo 9,32-38 – los trabajadores son pocos

Y dijo a sus discípulos: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen, pues, al dueño de la cosecha que envíe trabajadores a recoger su cosecha. »

Texto del evangelio Mt 9,32-38 – los trabajadores son pocos

32. Apenas se fueron los ciegos, le trajeron a uno que tenía un demonio y no podía hablar.
33. Jesús echó al demonio, y el mudo empezó a hablar. La gente quedó maravillada y todos decían: «Jamás se ha visto cosa igual en Israel.»
34. En cambio, los fariseos comentaban: «Este echa a los demonios con la ayuda del príncipe de los demonios.»
35. Jesús recorría todas las ciudades y pueblos; enseñaba en sus sinagogas, proclamaba la Buena Nueva del Reino y curaba todas las dolencias y enfermedades.
36. Al contemplar aquel gran gentío, Jesús sintió compasión, porque estaban decaídos y desanimados, como ovejas sin pastor.
37. Y dijo a sus discípulos: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos.
38. Rueguen, pues, al dueño de la cosecha que envíe trabajadores a recoger su cosecha.».

Reflexión: Mt 9,32-38

mateo-09-37
Mateo 9,32-38 los trabajadores son pocos

Hemos de confesar que las palabras del Señor nos transmiten optimismo. A pesar de los atentados terroristas que a diario se producen en el mundo, especialmente en Oriente. A pesar de la ola de delincuencia que sacude nuestros países y la tremenda corrupción en la que nos encontramos sumidos, todavía hay lugar para el optimismo.

Al menos esto es lo que creemos percibir en las palabras el Señor. Él nos dice que la cosecha es abundante, pero se pierde por falta de brazos. Qué otra cosa puede querer decirnos el Señor, sino que hay abundancia de bondad, de buenos deseos. Esta es numerosa, pero se pierde por falta de operarios.

¿No es esta una visión sumamente optimista y esperanzadora de la humanidad? No es que no haya bondad y buena voluntad; no es que no haya amor, es que no hay quien lo coseche. Esta es una forma de ver las cosas que, confesamos, nos cuesta entender.

Y dijo a sus discípulos: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen, pues, al dueño de la cosecha que envíe trabajadores a recoger su cosecha. »

Seguir leyendo Mateo 9,32-38 – los trabajadores son pocos

(66) vistas