Lucas 1,39-56 – Me llamarán bienaventurada

mayo 31, 2018

Me llamarán bienaventurada

“porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre”

Jueves de la 8va Semana de Tiempo Ordinario | 31 de Mayo del 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

Me llamarán bienaventurada

El cántico con que María devuelve el saludo a su prima Isabel, además de hermoso, es una profecía que anuncia la obra del Señor, que al mismo tiempo evidencia que María está completamente llena del Espíritu Santo, que la desborda e impulsa.

Es, pues, el Espíritu Santo el que acompaña desde el inicio a María en esta historia, que no es otra que la historia de nuestra salvación. Es todo un prodigio que canta la Gloria de Dios de generación en generación, recordándola como bienaventurada.

bienaventurada

(74) vistas

Sigue leyendo

Lucas 1,39-45 – Feliz la que ha creído

diciembre 21, 2016

Feliz la que ha creído

…apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.¡ Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!

Texto del evangelio Lc 1,39-45

39. En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá;
40. entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
41. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo;
42. y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno;
43. y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?
44. Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.
45. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»

Reflexión: Lc 1,39-45

lucas-1-44

Lucas 1,39-45 Feliz la que ha creído

¿Se puede ser feliz con solo el anuncio de una Buena Noticia? La respuesta es sí. Nosotros, los cristianos somos el mejor ejemplo. Tal como ocurre con María e Isabel, esta es obra del Espíritu Santo. Para creer y poder ver el mundo con esos ojos, se precisa fe

María e Isabel van a ser madres. Ambas en circunstancias sumamente especiales. Ello solo será posible porque Dios así lo ha dispuesto. Ellas se llenan de gozo porque creen que esto es posible para Dios, y todos, como ellas, sabemos que así fue.

Fue la Voluntad de Dios la que se plasmó en aquellos sucesos que de otro modo no hubieran ocurrido, puesto que humanamente serían imposibles. Todo cuanto concierne a la Voluntad de Dios, incluidas nuestras existencias, son posibles por obra de Dios.

…apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡ Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!

(52) vistas

Sigue leyendo

Lucas 1,39-47 quedó llena de Espíritu Santo

diciembre 12, 2016

Quedó llena de Espíritu Santo

Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo

Texto del evangelio Lc 1,39-47 

39. En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá;
40. entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
41. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo;
42. y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno;
43. y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?
44. Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.
45. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»
46. Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor
47. y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador

Reflexión: Lc 1,39-47

lucas-1-41

Lucas 1,39-47 quedó llena de Espíritu Santo

Estamos frente a hechos extraordinarios vividos por gente muy humilde y sencilla, por tanto, vividos con mucha modestia y al mismo tiempo con ilusión, como viven estas cosas las personas pobres y modestas del pueblo.

Es en realidad un encuentro de lo más grande y notable, con lo más pequeño y sencillo. Dios así lo quiso. Dos mujeres de dos pueblos y períodos históricos que jamás hubieran sido reconocidos por nadie, son protagonistas de sendas historias que serán conocidas y recordadas por los siglos de los siglos.

María e Isabel, madres de Jesús y de Juan el Bautista, respectivamente. Tiempo sagrado, como lo atestigua el mismo Espíritu Santo, que inspira las vivencias de estas dos mujeres y el intercambio de saludos que realizan. Bellas palabras que pasarán a ser parte del Ave María que millones de cristianos rezamos a diario.

Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo

(136) vistas

Sigue leyendo