Archivo de la etiqueta: hombres de poca fe

Mateo 8,23-27 – ¡Señor, sálvanos, que perecemos!

¡Señor, sálvanos, que perecemos!

Acercándose ellos le despertaron diciendo: «¡Señor, sálvanos, que perecemos!» Díceles: «¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?»

mateo-08-25
Mateo 8,23-27 – ¡Señor, sálvanos, que perecemos!

Mateo – Capítulo 08 – una fe tan grande

Reflexión: Mateo 8,23-27

El clamor de los discípulos es el de la humanidad. ¿Cuántas veces experimentamos y expresamos en nuestras conversaciones el desconcierto por lo que viene ocurriendo? ¿Cuántas veces nos dejamos arrastrar por el pesimismo, como si todo estuviera perdido?

Pues hoy el Señor nos habla directamente a nosotros a través de los discípulos. ¿Es que no sabemos que Él está al control? ¿Es que por un momento hemos sentido o creído que hemos sido abandonados? ¡Jamás! Él está al mando. ¡Y no nos dejara!

¿Cómo dejarnos si el vino a salvarnos? ¡Él está aquí por nosotros! No hay otra razón por la que el Señor se haya hecho hombre y haya venido a vivir entre nosotros, que por nosotros mismos. ¡Teneos que despertar y tomar conciencia de lo que esto significa! ¡No sigamos adormecidos viendo fantasmas!

La historia de la Salvación se viene desarrollando ante nuestros ojos desde hace tiempo. Todo lo que vemos a nuestro alrededor, todo lo que sucede, es parte de esta historia. Y, aunque a veces, debido a nuestra estrechez mental, a nuestra cortedad, creemos que Dios nos ha abandonado, ¡no es cierto!

No dejemos que el temor nos invada. El temor y el desconcierto son cosas del demonio, que utiliza para sembrar zozobra entre nosotros. Pero el barco sigue avanzando, sin importar cuan embravecidas parezcan las olas. ¡Nada puede detenernos! ¡Jesús tiene el mando!

Seguir leyendo Mateo 8,23-27 – ¡Señor, sálvanos, que perecemos!

(195) vistas

Imágenes Relacionadas:

Mateo 6,24-34 – No pueden servir a Dios y al Dinero

Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y al Dinero.

Texto del evangelio Mt 6,24-34 – No pueden servir a Dios y al Dinero

24. Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y al Dinero.
25. «Por eso les digo: No anden preocupados por su vida, qué comerán, ni por su cuerpo, con qué se vestirán. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
26. Miren las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y su Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes más que ellas?
27. Por lo demás, ¿quién de ustedes puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida?
28. Y del vestido, ¿por qué preocuparse? Observen los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan.
29. Pero yo les digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos.
30. Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con ustedes, hombres de poca fe?
31. No anden, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos?
32. Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe su Padre celestial que tienen necesidad de todo eso.
33. Busquen primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se les darán por añadidura.
34. Así que no se preocupen del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo. Cada día tiene bastante con su propio mal.

Reflexión: Mt 6,24-34

Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y al Dinero.

mateo-06-24
Mateo 6,24-34 No pueden servir a Dios y al Dinero

Lo que el Señor nos saca en cara en este pasaje es nuestra falta de fe. Y es que si reflexionáramos un poco respecto a todo lo que hemos recibido de manos de nuestro Padre Dios, si nos diéramos un tiempo para inventariarlo, reconocerlo y agradecerlo, no andaríamos tan preocupado por nuestro futuro y todo lo que nos podría faltar si nos descuidamos.

Es por eso que dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo a acumular todo lo que sea posible, con actitud previsora. Siempre nos parece poco lo que tenemos, para lo que quisiéramos tener y, sobre todo, por si algo nos llegara a pasar. Queremos anticiparnos a todo, a fin que nada nos coja desprevenidos. Sabemos que eso es casi imposible, sin embargo, nos gusta seguir al pie de la letra el viejo dicho más vale precaver que lamentar.

Unos más que otros, siempre estamos preocupados en ahorrar, en tener más, de tal manera que llegado el caso, podamos responder cualquier emergencia. Gracias a Dios no son muchas y cuando se presentan casi siempre quedan cubiertas nuestras necesidades con lo que habíamos guardado. Sin embargo, no pocas veces ello se hace imposible debido a una catástrofe natural, un accidente, un robo o una guerra.

Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y al Dinero.

Seguir leyendo Mateo 6,24-34 – No pueden servir a Dios y al Dinero

(1368) vistas

Imágenes Relacionadas: