Archivo de la etiqueta: fe del tamaño de un grano de mostaza

Por su poca fe – Mateo 10,7-13

Por su poca fe

“« Por su poca fe. Porque yo les aseguro: si tienen fe como un grano de mostaza, dirán a este monte: “Desplázate de aquí allá”, y se desplazará, y nada les será imposible.»”

Sábado de la 18va semana del T. Ordinario | 11 de Agosto del 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

Por su poca fe

¿Cuánta fe es necesaria para alcanzar las promesas de Jesucristo? La fe es necesaria para vivir cristianamente y solo quien vive cristianamente entrará en el Reino de los Cielos. ¿Qué mejor propósito puede haber en la vida que lograr esta meta?

El problema reside en que se dice muy fácilmente, con palabras muy sencillas que el mundo entero puede comprender, pero, como se suele decir, del dicho al hecho hay mucho trecho. Una cosa es comprender lo que se debe hacer y otra llevarlo a la práctica.

Por su poca fe

Seguir leyendo Por su poca fe – Mateo 10,7-13

(19) vistas

Lucas 17,1-6 – Si ustedes tuvieran fe

El respondió: Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, ella les obedecería.

Texto del evangelio Lc 17,1-6 – Si ustedes tuvieran fe

01. Después dijo a sus discípulos: «Es inevitable que haya escándalos, pero ¡ay de aquel que los ocasiona!
02. Más le valdría que le ataran al cuello una piedra de moler y lo precipitaran al mar, antes que escandalizar a uno de estos pequeños.
03. Por lo tanto, ¡tengan cuidado! Si tu hermano peca, repréndelo, y si se arrepiente, perdónalo.
04. Y si peca siete veces al día contra ti, y otras tantas vuelve a ti, diciendo: «Me arrepiento», perdónalo».
05. Los Apóstoles dijeron al Señor: «Auméntanos la fe».
06. El respondió: Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, ella les obedecería.

Reflexión: Lc 17,1-6

lucas-17-06
Lucas 17,1-6 Si ustedes tuvieran fe

Si tan solo tuviéramos una pizquita de fe, este mundo sería distinto. ¿Qué duda cabe que nuestra oración constante debe ser pidiendo a Dios la Gracia de concedernos incrementar día a día nuestra fe? Este debe ser el primer ejercicio constante.

Es la fe la que debe movernos a actuar. Ha de ser la fe el “detonante”, el percutor de nuestra acción. ¿Y cuál será nuestra acción? No mover árboles, ni montañas, sino amar. Porque a veces pensamos que las cosas no nos salen por falta de fe, pero lo que pretendemos no es bueno, ni amoroso, ni bien intencionado.

Son tres pilares entonces sobre los que debe reposar nuestra vida cristiana. Primero la oración, para que la Gracia de Dios, mediante el Espíritu Santo, nos guie y oriente, otorgándonos la fe necesaria para afrontar todas las acciones del día.

El respondió: Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, ella les obedecería.

Seguir leyendo Lucas 17,1-6 – Si ustedes tuvieran fe

(142) vistas