Archivo de la etiqueta: El Reino de los Cielos

Mateo 13,31-35 – anunciaré cosas que estaban ocultas

…no les hablaba sin parábolas, para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo.

Texto del evangelio Mt 13,31-35 – anunciaré cosas que estaban ocultas

31. También les propuso otra parábola: «El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo.
32. En realidad, esta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas».
33. Después les dijo esta otra parábola: «El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa».
34. Todo esto lo decía Jesús a la muchedumbre por medio de parábolas, y no les hablaba sin parábolas,
35. para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo.

Reflexión: Mt 13,31-35

mateo-13-34
Mateo 13,31-35 anunciaré cosas que estaban ocultas

Tanto para quien sigue a Jesús, como para quien se aproxima por primera vez, este pasaje no puede dejar de ser verdaderamente cautivante.

El anuncio que nos hace Jesús es como para no dejar de leer ni uno solo de los versículos del Evangelio. Estamos seguros que podemos decir a nombre de todos, que el Señor devuelve con creces la atención prestada.

Cierto es que los Evangelios no pueden ser leídos como una novela. Igualmente, que cada vez que los leemos nos enriquecen más y de un modo distinto. Son como un manantial de agua fresca y siempre nueva.

…no les hablaba sin parábolas, para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo.

Seguir leyendo Mateo 13,31-35 – anunciaré cosas que estaban ocultas

(206) vistas

Mateo 13,44-46 – un tesoro escondido

El Reino de los Cielos es como un tesoro escondido en un campo. El hombre que lo descubre, lo vuelve a esconder; su alegría es tal, que va a vender todo lo que tiene y compra ese campo.

Texto del evangelio Mt 13,44-46 – un tesoro escondido

44. El Reino de los Cielos es como un tesoro escondido en un campo. El hombre que lo descubre, lo vuelve a esconder; su alegría es tal, que va a vender todo lo que tiene y compra ese campo.
45. El Reino de los Cielos se parece también a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas;
46. Si llega a sus manos una perla de gran valor, se va, vende cuanto tiene y la compra.

Reflexión: Mt 13,44-46

mateo-13-44
Mateo 13,44-46 un tesoro escondido

¿Qué es el Reino de los Cielos? ¿Cómo es? El Señor nos lo da a conocer por analogías. Como siempre que quiere explicarnos su visión, nos la da a conocer por medio de parábolas.

Luego de esta explicación, quién puede dudar del valor asombroso del Reino. Su atractivo es de tal magnitud, que cualquiera con sentido común, no dudaría un solo instante en dejarlo todo e ir por él.

Es más, el temor a perderlo obligaría a cualquiera a mantener el secreto y jugársela el todo por el todo. Lo más importante en esta circunstancia sería asegurarse por todos los medios a nuestro alcance de poderlo obtener.

El Reino de los Cielos es como un tesoro escondido en un campo. El hombre que lo descubre, lo vuelve a esconder; su alegría es tal, que va a vender todo lo que tiene y compra ese campo.

Seguir leyendo Mateo 13,44-46 – un tesoro escondido

(569) vistas

Mateo 10,7-15 – lo recibieron sin pagar, denlo sin cobrar

Sanen enfermos, resuciten muertos, limpien leprosos y echen los demonios. Ustedes lo recibieron sin pagar, denlo sin cobrar.

Texto del evangelio Mt 10,7-15 – lo recibieron sin pagar, denlo sin cobrar

07. A lo largo del camino proclamen: ¡El Reino de los Cielos está ahora cerca!
08. Sanen enfermos, resuciten muertos, limpien leprosos y echen los demonios. Ustedes lo recibieron sin pagar, denlo sin cobrar.
09. No lleven oro, plata o monedas en el cinturón.
10. Nada de provisiones para el viaje, o vestidos de repuesto; no lleven bastón ni sandalias, porque el que trabaja se merece el alimento.
11. En todo pueblo o aldea en que entren, busquen alguna persona que valga, y quédense en su casa hasta que se vayan.
12. Al entrar en la casa, deséenle la paz.
13. Si esta familia la merece, recibirá vuestra paz; y si no la merece, la bendición volverá a ustedes.
14. Y si en algún lugar no los reciben ni escuchan sus palabras, salgan de esa familia o de esa ciudad, sacudiendo el polvo de los pies.
15. Yo les aseguro que esa ciudad, en el día del juicio, será tratada con mayor rigor que Sodoma y Gomorra.

Reflexión: Mt 10,7-15

mateo-10-08
Mateo 10,7-15 lo recibieron sin pagar, denlo sin cobrar

El Señor nos recuerda aquí cuál debe ser nuestra actitud frente a la Gracia. Es lamentable que muchas veces repitamos esto de memoria, pero en realidad ni lo entendemos y mucho menos lo practicamos. Hemos consagrado las prácticas mercantilistas no solo en la economía, sino también en la fe.

Nos preocupa tanto nuestra subsistencia, que no somos capaces de entregarnos plenamente a la Misión encomendada por Jesús. Nos resulta imposible dejar de ver lo que hemos de hacer para conseguir ingresos.

El problema es que como resultado de esta preocupación, empezamos a obsesionarnos con las fuentes de ingresos y sin darnos ni cuenta empezamos a proceder como unos negociantes más, tratando de obtener el mayor provecho económico de aquello que recibimos gratis, para compartirlo gratis.

Sanen enfermos, resuciten muertos, limpien leprosos y echen los demonios. Ustedes lo recibieron sin pagar, denlo sin cobrar.

Seguir leyendo Mateo 10,7-15 – lo recibieron sin pagar, denlo sin cobrar

(735) vistas

Imágenes Relacionadas: