Archivo de la etiqueta: el Espíritu de su Padre

Juan 7,1-2.10.25-30 – yo no he venido por mi cuenta

Yo no he venido por mi cuenta

Me conocen a mí y saben de dónde soy. Pero yo no he venido por mi cuenta; sino que verdaderamente me envía el que me envía; pero ustedes no le conocen.

juan-07-28
Juan 7,1-2.10.25-30 – yo no he venido por mi cuenta

Juan – Capítulo 07

Reflexión: Juan 7,1-2.10.25-30

Se acerca el día y la hora en que Jesús sería entregado, muerto en la cruz y para luego resucitar cumpliendo así la Misión que el Padre le había encomendado. Las cosas habrían de suceder como estaba escrito. Por ello, no siendo su momento, Jesucristo toma sus precauciones y va de incógnita a Jerusalén.

Parece una sutileza, sin embargo debemos distinguir que si fue de incógnita no fue por temor, sino porque habría de ceñirse a los Planes de Dios. A lo que estaba escrito, pues las Escrituras se cumplen con Él. Esto es lo que no llegan a entender los judíos y lo que no escatima esfuerzo ni oportunidad por hacerles entender.

Es por ello que a pesar de haber ido de incógnita, no pierde oportunidad de enseñar y llegado el momento grita a todo el mundo en el templo, pero especialmente a los judíos, quién es y de dónde ha venido. Entonces, no solo no niega su procedencia ante quienes no lo aceptan, sino que la proclama y reafirma publica y abiertamente, cuando llegó el momento, cuando fue oportuno.

No hay, pues, temor en Jesús, porque sabe lo que tendrá que ocurrir y tiene completa y total confianza en los Planes del Padre. Lo que sucederá siempre, en cualquier caso, será la Voluntad de Dios e incluso Él se ajusta ejemplarmente a ella, sin negarlo, ni por un segundo, sin dudas, ni temores. Esto es lo que nos enseña hoy Jesús; lo que tenemos que aprender.

Seguir leyendo Juan 7,1-2.10.25-30 – yo no he venido por mi cuenta

(88) vistas

Mateo 10,16-23 – serán odiados por todos por causa mía

Ustedes serán odiados por todos por causa mía, pero el que se mantenga firme hasta el fin se salvará.

Texto del evangelio Mt 10,16-23 – serán odiados por todos por causa mía

16. Miren que los envío como ovejas en medio de lobos: sean, pues, precavidos como la serpiente, pero sencillos como la paloma.
17. ¡Cuídense de los hombres! A ustedes los arrastrarán ante sus consejos, y los azotarán en sus sinagogas.
18. Ustedes incluso serán llevados ante gobernantes y reyes por causa mía, y tendrán que dar testimonio ante ellos y los pueblos paganos.
19. Cuando sean arrestados, no se preocupen por lo que van a decir, ni cómo han de hablar. Llegado ese momento, se les comunicará lo que tengan que decir.
20. Pues no serán ustedes los que hablarán, sino el Espíritu de su Padre el que hablará en ustedes.
21. Un hermano denunciará a su hermano para que lo maten, y el padre a su hijo, y los hijos se sublevarán contra sus padres y los matarán.
22. Ustedes serán odiados por todos por causa mía, pero el que se mantenga firme hasta el fin se salvará.
23. Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra. En verdad les digo: no terminarán de recorrer todas las ciudades de Israel antes de que venga el Hijo del Hombre.

Reflexión: Mt 10,16-23

mateo-10-22
Mateo 10,16-23 serán odiados por todos por causa mía

Claramente, se trata de un anuncio profético de Jesús. Su Palabra, sus enseñanzas generan mucha oposición en el mundo. Y es que en realidad Cristo está contra el mundo. Eso es lo que no acabamos de entender, ni aceptar.

Él mismo se lo dirá a Pilato: Mi Reino no es de este mundo. No por otro motivo Jesús se refiere al Demonio como al Príncipe de este mundo. Es decir que le reconoce autoridad en este mundo. Autoridad por la que Él no viene a competir.

Tenemos que comprender que el Reino de Dios, está más allá. En realidad está muy por encima de este mundo. ¡No hay ni comparación! Siendo este mundo Su creación, por el pecado de Adán y Eva entró el mal en el mundo, al cual tenemos que combatir para salvarnos.

Ustedes serán odiados por todos por causa mía, pero el que se mantenga firme hasta el fin se salvará.

Seguir leyendo Mateo 10,16-23 – serán odiados por todos por causa mía

(204) vistas