Archivo de la etiqueta: da mucho fruto

El que ama su vida – Juan 12,24-26

El que ama su vida, la pierde

“…si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da mucho fruto. El que ama su vida, la pierde; y el que odia su vida en este mundo, la guardará para una vida eterna.”

Viernes 18va semana del T. Ordinario | 10 de Agosto del 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

El que ama su vida, la pierde

El Señor nos enfrenta a una paradoja. Todo el tiempo escuchamos de quienes nos quieren bien la recomendación: ¡cuídate! Es tan común que incluso se ha vuelto una clásica forma de despedida entre amigos e incluso entre conocidos.

Es la recomendación más usual que hacen los padres a sus hijos. “Cuídate y pórtate bien”. Son como palabras mágicas de buen augurio. ¡Ojalá volviéramos al “Dios te Bendiga!” o al “Si Dios quiere”! Son fórmulas de despedida que en todo caso encierran buenos deseos.

El que ama su vida

Seguir leyendo El que ama su vida – Juan 12,24-26

(38) vistas

Juan 12,24-26 – El que tiene apego a su vida la perderá

El que tiene apego a su vida la perderá; y el que no está apegado a su vida en este mundo, la conservará para la Vida eterna.

Texto del evangelio Jn 12,24-26 – El que tiene apego a su vida la perderá

24. Les aseguro que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto.
25. El que tiene apego a su vida la perderá; y el que no está apegado a su vida en este mundo, la conservará para la Vida eterna.
26. El que quiera servirme que me siga, y donde yo esté, estará también mi servidor. El que quiera servirme, será honrado por mi Padre.

Reflexión: Jn 12,24-26

juan-12-25
El que tiene apego a su vida la perderá

El Señor comparte con nosotros aquí el secreto de la vida, que no es poca cosa. Si estamos atentos a lo que nos dice y no lo interpretamos, tergiversándolo, como solemos hacer, aquí tenemos la respuesta a nuestras inquietudes más profundas.

Porque, preguntémonos ¿qué puede haber más importante que la vida misma? ¿Qué es lo que ocupa nuestro tiempo e inquietudes a lo largo de nuestra existencia, sino la vida? ¡Queremos vivir, tanto como cualquier otro ser vivo!

Llevamos impresa en nosotros una fuerza y una voluntad que nos hará buscar la vida a cualquier precio. Esto diríamos que ocurre con cualquier ser vivo que conocemos. Hay una fuerza que nos lleva a vivir y perpetuarnos. Esta es una ley de la vida.

El que tiene apego a su vida la perderá; y el que no está apegado a su vida en este mundo, la conservará para la Vida eterna.

Seguir leyendo Juan 12,24-26 – El que tiene apego a su vida la perderá

(102) vistas