Archivo de la etiqueta: A quienes perdonen los pecados

Juan 20,19-23 Reciban el Espíritu Santo

Reciban el Espíritu Santo

“Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo. A quienes perdonen los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengan, les quedan retenidos.”

Domingo de Pentecostés | 20 de Mayo de 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

Reciban el Espíritu Santo

Hoy celebramos Pentecostés, una de las fiestas más solemnes de la Iglesia católica, porque en ella recordamos el cumplimiento de aquella ansiada promesa de Dios a Su pueblo: el envío de su Espíritu Santo, sin el cual nos resulta imposible alcanzar la anhelada salvación.

Jesucristo ha venido a salvarnos, pero esta salvación no sería posible o más bien, estaría incompleta, si no contamos con la intervención del Espíritu Santo. Él es el quién nos guía y conduce hasta la Verdad. Esto es algo que nos resulta IMPOSIBLE sin Él.

reciban el Espíritu Santo

Seguir leyendo Juan 20,19-23 Reciban el Espíritu Santo

(105) vistas

Juan 20,19-31 – Reciban el Espíritu Santo

Reciban el Espíritu Santo

Reciban el Espíritu Santo. A quienes perdonen los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengan, les quedan retenidos.

juan-20-22
Juan 20,19-31 Reciban el Espíritu Santo

Juan – Capítulo 20 – ¿A quién buscas?

Reflexión: Juan 20,19-31

Estamos en un tiempo que conmemora un episodio central en nuestra fe. Todo lo que hizo Jesucristo tiene su culmen en estos episodios. Todo adquiere sentido con su Resurrección. Como dice San Pablo, “vana sería nuestra fe, si Jesucristo no hubiera resucitado”. Es decir, este tema no es accesorio, sino central y fundamental. No puedo decirme cristiano si no creo en él. Toda la prédica de Jesús, todo lo que se dice de Él en el Antiguo Testamento, así como los milagros que realizó señalan o marcan este episodio. Tienen el propósito que miremos a la Cruz, que representa Su vida, muerte y resurrección. Todos estos tienen un solo objeto: que creamos y creyendo, seamos salvos.

Así, descartar este hecho equivale a descartar la piedra fundamental, sin la cual no se sostiene toda esta estructura. Precisamente eso es lo que se canta en el Salmo 117 que hoy se recita:

La piedra que desecharon los arquitectos
es ahora la piedra angular.
Es el Señor quien lo ha hecho,
ha sido un milagro patente.
Éste es el día que hizo el Señor:
sea nuestra alegría y nuestro gozo.

Esto es algo que tenemos que esforzarnos por entender, pero que en realidad no depende de nosotros conseguir, sino que es Gracia de Dios alcanzar. Lo que nos remite a la ORACIÓN. Sin oración, no podemos hacer nada. La Gracia de Dios y la Fe vienen por la oración. Tenemos que orar fervientemente, insistentemente, incansablemente. La oración finalmente es un acto de humildad que consiste en reconocernos que sin Él nada somos. O, para decirlo de otro modo, que todo depende de Él. ¡Eso es precisamente fe!

Y, es la fe la que nos abre el Camino de la Salvación, el cual el Señor ha venido a iluminar con su vida, muerte y resurrección. Por eso el Señor nos pide creer en Él. Pero creer no es un asunto subjetivo, privado, secreto. Es decir que la fe tiene que manifestarse en obras. Pero no confundamos; no quiere decir que porque tengo fe haré milagros, no. Puede que los haga, pero a lo que se refiere es que la fe debe llevarnos a vivir según el Espíritu de Dios.

Seguir leyendo Juan 20,19-31 – Reciban el Espíritu Santo

(161) vistas