el Hijo de Dios vivo – Mateo 16,13-19

el Hijo de Dios vivo

Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.» Jesús le respondió: «¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo.

Sábado de la 6ta Semana del T. Ordinario | 22 de Febrero del 2020 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

• 1 de Pedro 5,1-4
• Salmo 22,1-3.4.5.6
Mateo 16,13-19

Reflexión sobre las lecturas

el Hijo de Dios vivo

¿Quién es para nosotros Cristo? Es una pregunta que está relacionada con el sentido de la vida. Poco interesa lo que podamos decir. Así que no nos empeñemos tanto en formular una respuesta inteligente o aceptable.

Quien es para nosotros Cristo salta a la vista por lo que hacemos, antes que por lo que decimos solamente. Creer en Jesucristo como el Hijo de Dios vivo es algo que se debe poner en evidencia tras cada uno de nuestros actos.

Seguir leyendo el Hijo de Dios vivo – Mateo 16,13-19

(1) vistas

el que quiera salvar su vida la perderá – Marcos 8,34–9,1

el que quiera salvar su vida la perderá

«El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Miren, el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará.

Viernes de la 6ta Semana del T. Ordinario | 21 de Febrero de 2020 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

• Santiago 2,14-24.26
• Salmo 111,1-2.3-4.5-6
Marcos 8,34–9,1

Reflexión sobre las lecturas

el que quiera salvar su vida la perderá

Tanto la primera lectura como el Evangelio, nos presentan lo que a nuestros ojos y las de cualquier profano constituye algo ilógico. Nuestro razonamiento e incluso, me atrevería a decir que, nuestro sentido común nos hacen esperar algo distinto.

¿Cómo puede ser que quien quiera salvar su vida la pierda? Esta perspectiva es muy distinta a la mundana, que nos exige luchar por nosotros, como única garantía de que tal vez y repito, solo tal vez, si ponemos el empeño requerido, lograremos nuestra meta.

Seguir leyendo el que quiera salvar su vida la perderá – Marcos 8,34–9,1

(4) vistas

Tú piensas como los hombres – Marcos 8,27-33

Tú piensas como los hombres

“Jesús se volvió, y de cara a los discípulos increpó a Pedro: «¡Quítate de mí vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios! »»

Jueves 6ta Semana del Tiempo Ordinario | 20 de Febrero de 2020 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

• Carta del apóstol Santiago 2,1-9
• Salmo 33,2-3.4-5.6-7
Marcos 8,27-33

Reflexión sobre las lecturas

Tú piensas como los hombres

Somos nosotros tan afectos a hacer diferencias. A distinguir entre ricos y pobres. Con el tiempo recorrido, tal vez no lo hacemos tan evidente a nuestros propios ojos, pero casi siempre establecemos estas diferencias odiosas consciente o inconscientemente.

Estamos dispuestos a impartir un trato distinguido a aquel que por algún motivo destaca entre todos, aun cuando no siempre sea por su bondad o su pobreza. Nuestros criterios siempre son subjetivos y no se detienen ante la humillación que causan a los demás.

El Señor aquí nos enfrenta cara a cara con esta realidad, propia de nuestra naturaleza humana, para que la superemos, haciéndonos, actuando como Dios. Como dice Santiago: guardando correspondencia con nuestro apellido.

Seguir leyendo Tú piensas como los hombres – Marcos 8,27-33

(15) vistas

Sean todos prontos para escuchar – Marcos 8,22-26

Sean todos prontos para escuchar

“Sean todos prontos para escuchar, lentos para hablar y lentos para la ira. Porque la ira del hombre no produce la justicia que Dios quiere.”

Miércoles de la 6ta Semana de T. Ordinario | 19 de Febrero del 2020 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

• Carta del apóstol Santiago 1,19-27
• Salmo 14,2-3ab.3cd-4ab
Marcos 8,22-26

Reflexión sobre las lecturas

Sean todos prontos para escuchar

¡Qué duras y fuertes son las palabras que nos trae Santiago en su carta el día de hoy! A través suyo el Señor nos pone en nuestro lugar. Y es que somos muy afectos a juzgar y hablar, cuando debíamos oír el doble. No por nada tenemos dos orejas, dos ojos, dos manos y una sola boca.

Parece inevitable que al encontrar una conversación “sabrosa”, en la que sentimos que falta nuestro “luminoso y esclarecedor” criterio, nos zambullimos en ella como si la vida del mundo dependiera de nuestra docta participación, descuidando lo que en verdad importa, como es llevar paz y amor en cada una de nuestras acciones cotidianas.

Seguir leyendo Sean todos prontos para escuchar – Marcos 8,22-26

(3) vistas

no voy a tener lástima yo – Jonás 4, 1-11

no voy a tener lástima yo

“¿Y no voy a tener lástima yo de Nínive, la gran ciudad, en la que hay más de ciento veinte mil personas que no distinguen su derecha de su izquierda, y una gran cantidad de animales?”

Miércoles de la 27ma Semana del T. Ordinario | 09 de octubre del 2019 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

no voy a tener lástima yo

La lección que hoy aprendemos de la Lectura de la Palabra de Dios, particularmente de este último capítulo del Profeta Jonás, es precisa y muy adecuada a los tiempos que estamos viviendo, donde muchos cristianos somos tentados a perder por completo la fe.

Los últimos acontecimientos locales y universales parecen apocalípticos y nos llevan a preguntarnos ¿dónde está Dios? ¿Qué pasa que deja que todo esto ocurra, que todo esto suceda? ¿Es que nos ha abandonado? ¿A quién acudiremos?

Seguir leyendo no voy a tener lástima yo – Jonás 4, 1-11

(45) vistas

La importancia del Sacramento del Matrimonio

¿Por qué contraer matrimonio?

Aquí algunos aspectos que debían tener en cuenta las parejas de novios cristianas que, muchas veces influenciadas por el medio, en vez de dar un paso más en la consolidación de su amor, contrayendo matrimonio, deciden pasar a convivir, considerando, tal vez con toda sinceridad y buena voluntad, que están dando un paso en favor de su unión, cuando en realidad la ponen en peligro y la devalúan innecesariamente.

A alguien podría parecerle una desagradable intromisión, sin embargo consideramos que constituye el deber de los adultos, más aun si estamos casados por varias décadas, compartir nuestras reflexiones respectos a cada uno de los aspectos que implica el matrimonio y a los cuales no siempre se les da la importancia debida.

Seguir leyendo La importancia del Sacramento del Matrimonio

(49) vistas

2. El matrimonio ejemplo de virtudes

El matrimonio ejemplo de virtudes

¿Qué es el matrimonio?

El matrimonio es una institución valiosísima, base de la familia y por su puesto escuela de virtudes. Es en el matrimonio donde los hijos van a recibir todas las enseñanzas y virtudes que los esposos van a preparar para ellos.

En muchos cursos prematrimoniales siempre se les dice a los jóvenes matrimonios que igual de la misma forma en que en el noviazgo se prepara el hogar y se va decorando la casa, eligiendo colores, cortinas, sofás, creando un hogar de manera confortable, del mismo modo hay que preparar el ambiente en virtudes para esos hijos que potencialmente el Señor les va a dar, les va a regalar. Dios les va a regalar.

Seguir leyendo 2. El matrimonio ejemplo de virtudes

(33) vistas

su rostro resplandecía – Marcos 12,18-27

su rostro resplandecía

“Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él.”

Martes de la 18va Semana del T. Ordinario | 06 de Agosto del 2019 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

  • Daniel 7,9-10.13-14
  • Salmo 96
  • 2 de Pedro 1,16-19
  • Mateo 17,1-9

Reflexión sobre las lecturas

su rostro resplandecía

Estamos frente a una historia extraordinaria que cualquiera de nosotros daría la vida por ver. Solo los amigos más cercanos a Jesús tuvieron este privilegio ocurrido una sola vez en la historia de la humanidad. Fueron tres, de entre los más cercanos a los que escogió y llamó el Señor.

El espectáculo frente a sus ojos era inverosímil. No hay palabras para describirlo y las que allí se ponen fueron escogidas para darnos una idea. Podemos entender, entonces, por qué quedaron como embobados y desconcertados.

Pedro balbucea cualquier cosa, para transmitir su emoción y agrado, pero debía estar con el corazón que se le salía por la boca y la piel de gallina. Los otros dos no atinaron a decir nada. Pedro era el más osado, el más atrevido y ni aun así pudo decir más.

Seguir leyendo su rostro resplandecía – Marcos 12,18-27

(14) vistas

Ir a la barra de herramientas