observen todo lo que les digan – Mateo 23,1-12

agosto 25, 2018

observen todo lo que les digan

“Hagan, pues, y observen todo lo que les digan; pero no imiten su conducta, porque dicen y no hacen.”

Sábado de la 20ma Semana del T. Ordinario | 25 de Agosto del 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

observen todo lo que les digan

La lección que el Señor nos da en esta lectura la podemos aplicar a nuestro comportamiento personal, tanto como al de nuestros políticos y gobernantes. De modo personal nos insta a ser coherentes, humildes y serviciales.

Esto está más al alcance de personas sencillas y modestas, que no ejercen cargos públicos y que, por lo tanto, su integridad ética y moral no han sido carcomidas por la avaricia y las ansias de poder político, social y económico.

observen todo lo que les digan

Quienes ejercen algún tipo de poder temporal en el mundo, lamentablemente entran en una dinámica que paulatinamente los va enajenando, hasta convertirlos en zombis capaces de cualquier cosa con tal de lograr sus objetivos.

Para ellos siempre estará Maquiavelo como su maestro. Podemos observar que este es el común denominador de los gobernantes del planeta, con muy escasas excepciones. A decir verdad solo hemos oído de dos muy conocidas: La presidenta del gobierno de Croacia y el de Hungría

Ninguno de los demás se salva. Todos parece que hubieran sido cortados por la misma tijera de la corrupción. De uno u otro modo, sin el menor juicio crítico se han alineado a las políticas que promueve la ONU, la UNESCO y el Banco Mundial, como si fuera la panacea.

Recuerdo que en mi juventud, hace 40 años, ya oí hablar de la injerencia de estas supranacionales sobre los estados, obligándoles a aplicar sus políticas como condición para recibir los fondos que requerían para su desarrollo.

“Hagan, pues, y observen todo lo que les digan; pero no imiten su conducta, porque dicen y no hacen.”

En aquél entonces estas entidades representaban el poder e intereses de las grandes potencias económicas, o al menos eso era lo que argumentaban todas las organizaciones de izquierda latinoamericana, mientras luchaban contra su intervencionismo.

Hoy en día la cosa ha cambiado. Tras muchos desencantos y fracasos históricos las izquierdas han perdido el aura de justicieras e idealistas que en aquel entonces parecía identificarlas, del mismo modo que no son las grandes potencias las que manejan las transnacionales.

El mundo ha caído en manos de unas cuantas fortunas universales, las que, en conciliábulos que preceden las reuniones de las supranacionales, deciden las políticas que deben implantarse en el planeta para impulsar al mundo a alcanzar las metas que ellos proponen, según su visión.

Para ellos, las naciones, las sociedades y los mismos individuos son materiales que deben ser ajustados, pulidos o descartados en concordancia con los planes de ingeniería social que sus expertos han trazado con el propósito de dar al mundo la orientación que en consenso han establecido.

Estos son los que están sentados en la cátedra, que por lo tanto gobiernan el mundo, con la intermediación de supranacionales, que a su vez mandan sobre los jefes de estados que han quedado reducidos a meros funcionarios al servicio de estos magnates.

“Hagan, pues, y observen todo lo que les digan; pero no imiten su conducta, porque dicen y no hacen.”

Esta realidad, que se viene acentuando las últimas décadas, ha llevado a que casi todos los gobernantes, sin importar al partido que representen, ni los programas por los cuales fueron elegidos, tengan el común denominador de implantar las mismas políticas.

Así es como hemos llegado al Pensamiento Único, que impulsa a todos los países a implementar la Ideología de Género, la agenda LGTBI+, el aborto, la eutanasia, los vientres subrogados, la pedofilia, etc., sin importar idioma, religión (oficial), partido, o continente.

Es tan solo recientemente que algunos países han empezado a ofrecer cierta resistencia, más por un tema de equilibrio geopolítico, como en el caso de los gobiernos Ruso y Norte Americano, que por diferencias ideológicas.

De algún modo, ciertos representantes de los gobiernos delos países más poderosos quieren mantener distancia e independencia del poder global que ejercen estos magnates. Rusia no permite la imposición de la agenda LGTBI+ y USA ha recortado presupuestos dedicados al aborto y la Ideología de Género.

Por otra parte, son los gobiernos de “izquierda” global, los que se han visto más proclives, gustosos y entusiastas en la aplicación de estas políticas emanadas de los organismos internacionales. El más sencillo argumento para su amplia aceptación e implementación ha sido la corrupción combinada con el odio visceral a la Iglesia Católica.

Los enemigos de la Iglesia Católica que universal e históricamente siempre se han encontrado en las izquierdas de todo tipo, han encontrado aquí la oportunidad que siempre han buscado para pisotearla y acabarla.

Y, por otro lado, tal vez como nunca antes, los agentes burocráticos de los estados tienen la oportunidad de cobrar ingentes cantidades de dinero por implementar planes, mejor elaborados de lo que ellos mismos hubieran podido hacer jamás.

Es así que podemos ver que los ministros o secretarios de estado de educación, salud, cultura y ambiente se convierten de un día para otro en los más grandes y acérrimos defensores de la Ideología de Género que contiene todas estas reformas orientadas a fomentar un Pensamiento Único a nivel global.

En otra oportunidad explicaremos las características de este Pensamiento Único. Por ahora bástenos reconocer que es de estos que ponen cargas pesadas sobre nuestros hombros, de los que hoy nos habla el Señor. Que no hacen lo que proclaman, pero obligan a los más humildes y sencillos a hacerlo.

“Hagan, pues, y observen todo lo que les digan; pero no imiten su conducta, porque dicen y no hacen.”

Es en aplicación de esos planes que se aprueban esterilizaciones masivas, aborto, uniones homosexuales, eutanasia, uso de embriones, maternidad subrogada y un largo etcétera que comienza por abolir los principios éticos y morales de occidente, fundados en el cristianismo, para sustituirlos por una serie de valores consensuados, que tienen como base el desconocimiento de la ley natural.

Es a partir de la negación de Dios, de la ley natural y los valores cristianos que se pretende construir el Nuevo Orden Mundial. Así, muchas veces será preciso que observemos lo que dicen, pero no hagamos lo que hacen.

Oración

Padre Santo, te pedimos que nos ayudes a desenmascarar a estos mentirosos, cínicos y perversos, que bajo la aparente bondad, libertad, igualdad y fraternidad, pretenden destruir la sociedad, la familia y el matrimonio que hemos heredado de nuestros antepasados, para inducirnos a vivir en un mundo sin Dios y por lo tanto destructivo, sin vida ni esperanza. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor, que contigo vive y reina, en unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos…Amén.

(11) vistas

Deja un comentario