Mateo 6,7-15 Padre nuestro

 Padre nuestro

“Ustedes, pues, oren así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo.”

Martes de la 1ra Semana de Cuaresma | 20 Febrero 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

  •  Isaías 55,10-11
  • Sal 33,4-5.6-7.16-17.18-19
  • Mateo 6, 7-15

Reflexión sobre las lecturas

Padre nuestro

La revelación más importante que nos hace Jesús es que Dios es nuestro Padre. No existe verdad más trascendente que esta para nuestras vidas. Sin embargo, como con mucho de lo que nos rodea, ella pareciera pasar desapercibida para nosotros.

Si la humanidad entera tomara conciencia de lo que significa que Dios es nuestro Padre y lo viviéramos en su real dimensión, el mundo sería otro. De eso trata precisamente la tarea de evangelizar al mundo que Jesucristo nos encomienda.

20_02_18_padre_nuestro

Ser hijos de Dios nos debe llevar a mirar al cielo, es decir a las alturas, donde se encuentra Él, buscando la sabiduría, la verdad, la razón de nuestras existencias, pues como Dios y Creador nuestro Él, sin duda, conoce todo esto que para nosotros a muchas veces nos resulta un misterio.

Y si lo miramos y escuchamos muy pronto comprenderemos lo que Jesucristo nos enseña con esta oración, es decir que lo mejor que podemos desear es hacer Su Voluntad. En ella se encuentra la razón y el sentido de nuestra existencia.

Fuimos hechos por Dios, que es nuestro Padre, para vivir eternamente con Él. Fuimos hechos por Él y para Él. Nuestra alma no tendrá descaso en tanto no hagamos Su Voluntad, es decir, en tanto no volvamos a Él.

Nuestra vida ha de ser un continuo peregrinar hacia la Casa del Padre. Se trata de un Camino de Santidad y Perfección. Desde que empezamos a balbucear nuestras primeras palabras, a hilvanar nuestros primeros pensamientos y a dar nuestros primeros pasos tenemos que comprender que allí está nuestro destino, que esa es la razón de nuestra existencia.

Mientras antes logremos comprenderlo, mucho antes seremos felices, santos y perfectos. Nuestra vida es este peregrinar, que habrá de transformarnos hasta hacernos uno con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Esto es lo que Jesucristo vino a revelarnos. Este es el Camino. La razón de nuestras existencias. Si somos humildes y sensatos, si aplicamos la inteligencia de la que hemos sido dotados, muy pronto caeremos en la cuenta que conocer la Verdad y seguirla es el Camino correcto, es lo que nos conviene y es lo que Dios quiere para nosotros: esa es Su Voluntad.

Como el mejor Padre del Universo, Él no puede querer sino el Bien para nosotros. Pero no nos obliga a alcanzarlo, sino que nos lo presenta para que nosotros en legítimo uso de nuestra libertad optemos por Él. De otro modo seríamos esclavos y Él no nos ha creado esclavos, sino Libres.

Cuando decimos Padre, es natural que alcemos los ojos al cielo para buscar humildemente a quien nos ha engendrado. Dios no solamente nos ha creado, que ya es bastante, sino que nos ha hecho su familia. Somos de Dios, porque esa es Su Voluntad. Porque así lo ha querido.

Y al reconocerlo como Padre nuestro, no podemos dejar de mirar en nuestro entorno, a nuestro alrededor, a nuestros hermanos. Porque es Padre de toda la humanidad. Padre de cada persona que ha existido y existirá en este mundo. Como hermanos, como familia nos debemos ante todo y sobre todo, amor.

Esto es lo que viene a ser la cruz, que regada por la preciosísima sangre de nuestro Señor Jesucristo nos une verticalmente con el Infinito, con nuestro Padre Dios y horizontalmente con la humanidad entera.

Oración:

Te pedimos Padre Santo que cada vez que digamos “Padre nuestro” nos hagas conscientes de esta realidad trascendente que nos une filialmente contigo y nos hermana con toda la humanidad, haciéndonos una sola familia unida por el amor. Por Jesucristo nuestro Señor, que contigo vive y reina, en unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos…Amén.

(40) vistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *