Marcos 4,26-34 – de noche o de día, el grano brota y crece

de noche o de día, el grano brota y crece

“El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo.”

Domingo 11ra Semana del T. Ordinario | 17 de Junio del 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

de noche o de día, el grano brota y crece

El Reino de Dios es un Don del que Él mismo ha querido hacernos partícipes. Nosotros debemos tener confianza y esperanza en Él puesto que ha sido Su Voluntad sembrarlo entre nosotros, para que un día todos podamos gozar de él.

Una vez plantado por Jesucristo, como toda obra de Dios, llegará a cumplir el cometido para el cual fue creado. Nosotros no lo podemos ver, pero va creciendo día y noche, como la semilla que siembra el labrador, hasta que un día de frutos y finalmente haya que cegarla.

el grano brota y crece

El Espíritu Santo es la mejor garantía que Jesucristo puede dejarnos que lo que es Voluntad del Padre, habrá de cumplirse. Es decir, la victoria está asegurada. Todo es cuestión de tiempo. ¿Cuánto? No está en nosotros conocer este dato. Llegará cuando menos lo esperemos…de noche o de día, el grano brota y crece.

Debemos tener confianza en que independientemente de nuestra voluntad, de nuestra capacidad e incluso del empeño que nosotros pongamos, el Reino seguirá creciendo hasta darnos cobijo a todos. Esta es en realidad la excelente noticia que Cristo nos da.

Es una gran cosa que no dependa de nosotros, de nuestro carácter, de nuestra capacidad, pues somos volubles y falibles. Debemos hacer siempre lo mejor que podemos, para estar preparados para aquel momento, sin embargo podemos esperar confiados que ello ocurrirá.

El Señor nos pide una y otra vez fe en Dios Padre, fe en Él y fe en el Espíritu Santo que habrá de conducirnos hasta la Verdad completa. No dudemos en entregarnos plenamente a hacer lo que Su Voluntad disponga siempre…de noche o de día, el grano brota y crece

Cuidemos que nuestros planes se ajusten a los de Dios, de modo que estemos siempre dispuestos a hacer lo que nos manda con alegría, dedicación y entrega. Tenemos que llegar a comprender que sin Él no somos nada, y que, en cambio, con Él lo podemos todo.

Si nada vale la pena fuera de Dios, si el Reino crece inexorable de día y de noche sin que lo percibamos y sin que ello dependa de nuestro proceder y actuar ¿A qué debemos dedicarnos? ¿En qué debemos ocupar nuestras vidas?

En primer lugar, en orar y alabar a Dios. Seguidamente, atender del mejor modo que nos sea posible las necesidades del prójimo. Estas son las dos tareas a las que debemos dedicar nuestras existencias, en tanto el Reino crece y crece, hasta llegar la cosecha…de noche o de día, el grano brota y crece

Habrá a quien esto le parezca poco e incluso monótono, sin embargo, si nos esforzamos por cumplirlo día a día, veremos como constituye un plan exigente que nos llevará a la santificación, conduciéndonos al fin para el cual fuimos creados.

¿Qué otra cosa puede ser más importante y gratificante que hacer aquello para lo cual fuimos creados por Dios y mediante eso alcanzar la plenitud y la vida eterna? ¿Queremos ser felices? Este es el Camino que Cristo nos enseña. ¡Sigámosle!

Este es el propósito de nuestras vidas. Cualquier cosa adicional que venga a inquietarnos o perturbarnos, es cosa del Demonio. Debemos estar alertas para no dejarnos engañar. El mandato del Señor es muy simple en realidad. Basta que comprendamos y atendemos estos dos mandamientos…de noche o de día, el grano brota y crece

Oración:

Padre Santo, te pedimos que nos ayudes a mantenernos fieles, perseverantes y pacientes, esperando en el seguimiento de Tu amado Hijo Jesucristo, amándote por sobre todas las cosas y a nuestros hermanos como a nosotros mismos. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor, que contigo vive y reina, en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

(37) vistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *