no nos dejes caer

Lucas 11,1-4 – no nos dejes caer

no nos dejes caer

“…perdónanos nuestros pecados porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe, y no nos dejes caer en tentación.”

Miércoles de la 27ª semana del T. Ordinario | 11 de octubre del 2023 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

no nos dejes caer

Estamos tan acostumbrados a las películas de violencia. Todo el tiempo nos bombardean con ellas. Y aunque todos las vemos, el mayor daño, con seguridad, lo reciben los niños. Estamos creando monstruos insensibles. No nos dejes caer en la tentación Señor. ¡Que no dejemos entrar al maligno en nuestras vidas, en nuestros hogares!

Leemos de muertes, oímos y hasta vemos noticieros de crímenes y los pasamos por alto, sin reparar realmente en la gravedad de los hechos que se denuncian. Como si los crímenes fuesen parte de la vida cotidiana o la envoltura de cualquier programa, que desechamos con toda naturalidad.

no nos dejes caer

 

Padre, no nos dejes caer en tentación

Los católicos, constantemente rezamos el Padre nuestro. Pero cuantas veces nos damos cuenta de lo que decimos. Cuantas veces nos detenemos a reparar en lo que repetimos. ¡Debemos mantener nuestros corazones limpios, purificados! ¿Es esto posible? ¿Será necesario?

Sí, claro que sí. No podemos estar tan familiarizados con la violencia, los maltratos, la denigración y la muerte, que no le prestemos atención. Que nos acostumbremos a pasarla por alto. Nos vamos insensibilizando. Es una forma de protegernos, pero también de hacernos cómplices, porque no reaccionamos. ¡No nos dejes caer en la tentación Señor!

Lo ocurrido en Israel es obra del Demonio.

Sí, hay muchos crímenes atroces. Ninguna guerra, ninguna invasión ha de haber sido muy distinta. Recuerdo La Vendeé. Cómo se narra que mujeres y niños fueron violados y decapitados. Cómo los revolucionarios se hacían pantalones con la piel de sus pobres víctimas. ¡Cómo podemos llegar a tales extremos!

Se me vienen a la mente los crímenes horrendos de la guerra civil española. Aquella noche de Paracuellos de 1936 fueron asesinados de la manera más horrenda más de 5,000 personas, la mayoría sacerdotes y religiosas. Fusiladas, violadas, decapitadas, torturadas, quemadas. No, no nos dejes caer en tentación Señor.

El Demonio es autor de estos crímenes

En el Perú no fue distinto, cuando las bandas terroristas asolaban los pueblos regocijándose con la sangre de los humildes, matando y violando a mujeres y niños. Es el mismo Demonio, qué duda cabe, que campeó por los campos de concentración nazi, los Gulags soviéticos y también en Hiroshima y Nagasaki, en las Torres Gemelas o en Atocha.

Es el mismo Demonio que sorprendió al pueblo de Israel el fin de semana pasado, matando cobardemente, con odio, sin piedad y con saña a sorprendidos hombres, mujeres y niños; violando y decapitando sin el mínimo reparo a cuantos se es antojó.

El enemigo está en nuestros hogares

Si, pedimos con mucha frecuencia seguramente que no nos deje caer en tentación. Pero no combatimos adecuadamente la maldad, el vicio, la fornicación, el crimen y los pecados del mundo que como intrusos se meten en nuestras casa y familias. La televisión e internet son los vehículos perversos que lentamente y sin tregua van tomándolo todo.

Nuestras familias, nosotros mismos y nuestros niños están a su merced. Y, en cuando hemos sacado a Dios de sus vidas, hemos dejado todo listo preparado y amoblado para que entre el ladrón, el homicida, que no desaprovechará la menor oportunidad para acaparar las almas y corazones de los inocentes, para extraviarlas y pervertirlas.

¿Estamos haciendo bien?

¿Estamos educando o simplemente nos desentendemos y los confiamos a Satanás? ¡Qué más quiere el lobo que le entreguen las ovejas! Pues una a una se las comerá. Luego nos preguntaremos por qué esto, por qué aquello. Pues toma nota: es por lo que hoy estamos permitiendo.

Nos hemos acostumbrado a filtrar y negar parte de lo que vemos. No porque no veamos o no entendamos, sino que no queremos detenernos a pensar a reflexionar y juzgar lo que vemos. Yo mismo no hubiera captado la magnitud del crimen perpetrado por Hamas si no me lo hubiera mostrado insistentemente Ben Shapiro

El mal no soporta el bien

Efectivamente, no lo soporta. Pero el Bien tiene un aliado poderosísimo, que siempre estará a su lado y no dejará entrar a homicida. Ese aliado es precisamente nuestro Padre, Dios. Una vida recta y virtuosa, recibirá iguales o peores ataques, pero estará preparada para repelerlos e incluso defenderse, llegado el caso.

Pero, además, y esto es posiblemente lo más importante, donde abundó el pecado, sobre abunda la Gracia. Viviendo con Dios, por Él y en Él, el mundo cambiará; será mejor. Este cambio debe empezar aquí y ahora. En nosotros. Con nosotros. Nínive lo hizo, empezando por su rey. Todos lo siguieron y el Señor les perdonó. No será distinto con nosotros. Pongamos los medios y Él no nos dejará caer.

Oración

Padre Santo, danos Tú Gracia para cultivar la pureza, aprendiendo a vivir en la virtud, irradiándola a nuestros familiares y amigos. Permítenos militar y perseverar en Tú amor. No permitas que por ningún motivo caigamos en la tentación del pecado y del Demonio. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor, que contigo vive y reina, en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

(38) vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *