La Vendée ejemplo de resistencia católica

La Vendée

La Vendée el primer genocidio de la historia

Debemos confesar con tristeza que descubrimos que la historia está plagada de mentiras. Que son muchos los episodios respecto a los cuales nos han engañado. Se han creado verdaderos mitos donde solo hubo miseria y podredumbre. O, por el contrario, se han promovido falsos testimonios y mentiras dónde solo hubo virtud. Las leyes de la memoria histórica, con este nombre despótico o sin él, han regido siempre para los cultores del pensamiento único

Uno de estos hitos históricos, qué duda cabe, es el de la Revolución Francesa. Algunos, francamente, hasta llegamos a sentir admiración por Francia y lo francés, tan solo porque nos creímos que nos habían traído la libertad, la igualdad y la fraternidad. Eso fue precisamente lo que destruyeron elevándolo a la categoría de eufemismo. Tan mala y progresista fue nuestra educación cristiana, que hasta nos llegamos a creer que aquello fue realmente un logro de la Revolución.

la Vendée

La madre de las revoluciones

Con los años caímos en cuenta de lo cruenta, terrorífica e inhumana que fue esta revuelta. Que una revolución no implica un progreso, ni un espíritu revolucionario una virtud deseable. Una revolución es una vendetta, una venganza intempestiva y cruel, que no se apiada de nada ni de nadie. Es, para decirlo en cristiano, el demonio desatado.

Se puede intentar explicar e incluso tratar de justificar tal o cual comportamiento en función de la opresión o pobreza de los revolucionarios. Pero lo cierto es que seguramente ninguno de los rebeldes hubiera llegado a los extremos registrados sin la dirección demencial, maligna y satánica de sus azuzadores.

La Vendée resistencia campesina y cristiana

La Ilustración francesa acarreo consigo la adopción de muchas ideologías anti cristianas entre los burgueses de las sociedades europeas y especialmente en Francia. Fueron estos los que en realidad desataron la Revolución cruel, sanguinaria y profundamente anticatólica. No solo sufrió el rey y la nobleza, sino miles de sacerdotes y obispos asesinados e Iglesias saqueadas y quemadas.

El pueblo fue la primera víctima. Contrariamente a lo que siempre nos han hecho creer, no estaba con la Revolución, sino que en general tuvieron que aceptarla por la fuerza. El pueblo era profundamente católico. Más aún en toda la región oeste conocida como la Vendée. La resistencia fue popular y heroica. La masonería y los ingleses hicieron lo suyo como en todas las revoluciones a partir de entonces.

El genocidio de la Vendée

Los pobladores resistieron e infringieron serio daño a las tropas revolucionarias. Fue entonces que se destacó a un poderoso ejército mercenario conocido como las «columnas infernales» con la consigna de aniquilar por completo aquel foco de resistencia. Así fue que se inventaron las deportaciones en el río, que no eran otra cosa que el ahogamiento masivo de poblaciones enteras.

Los hombres, mujeres, niños y ancianos de La Vendée resistieron heroicamente hasta que fueron cruelmente derrotados. Se estima que fueron asesinados más de trescientos mil habitantes. Este es uno de los episodios más crueles y sangrientos de la Revolución Francesa, que los historiadores han querido ocultar.  Cada vez surgen más evidencias de este genocidio atroz.

La película la Guerra de la Vendée

Ahora último se está estrenando finalmente una película francesa que se está distribuyendo por todo el mundo en el que se dan a conocer muchas de las atrocidades de aquel episodio nefasto. La película se llama “Vencer o morir” y según los que la han visto se aproxima todo lo que es posible a este infierno.

Pero, además, en 2012, en USA, Jim Morlino dirigió y produjo una película llamada “La guerra de la Vendée” que es realmente impactante y sorprendente. Jim Morlino es católico y tuvo la brillante idea de producir esta película empleando un elenco de más de 120 niños y jóvenes, con la autorización de sus padres.

La Guerra de la Vendée una lección de fe

La película está muy bien hecha y actuada. El que los protagonistas sean todos niños o adolescentes y desconocidos, no le resta ni un ápice. Por el contrario, en mi opinión le imprime mayor emotividad y dramatismo. La seriedad, entrega y profesionalismo con el que actúan estos jóvenes, permite entrever el talento y capacidad que tienen para afrontar estos retos y lo poco que se utiliza.

Una película muy recomendable, tanto por la narración del episodio histórico, en el que se destaca la profunda religiosidad de los pobladores de aquella castigada región, como por la capacidad y entrega de los jóvenes en sus roles. Además, en los tiempos totalitarios que corren, no deja de ser una lección de coraje y valor para los católicos. ¡Hemos de dar la vida, para salvarla!

Seguidamente compartimos la película la Guerra de la Vendée. Adicionalmente, en este link incluimos una entrevista a Jim Morlino, su productor,  publicada en inglés y realizada por EWTN.

 

(89) vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: