Matrimonio

La importancia del Sacramento del Matrimonio

¿Por qué contraer matrimonio?

Aquí algunos aspectos que debían tener en cuenta las parejas de novios cristianas que, muchas veces influenciadas por el medio, en vez de dar un paso más en la consolidación de su amor, contrayendo matrimonio, deciden pasar a convivir, considerando, tal vez con toda sinceridad y buena voluntad, que están dando un paso en favor de su unión, cuando en realidad la ponen en peligro y la devalúan innecesariamente.

A alguien podría parecerle una desagradable intromisión, sin embargo consideramos que constituye el deber de los adultos, más aun si estamos casados por varias décadas, compartir nuestras reflexiones respectos a cada uno de los aspectos que implica el matrimonio y a los cuales no siempre se les da la importancia debida.

matrimonio

Matrimonio y crisis de fe

1. Es posible que la decisión de convivir sea el resultado de una crisis de fe. Eso no es raro en este tiempo en el que cada quien vive el cristianismo como se le antoja o simplemente no se vive cristianamente. Dios, Cristo y la fe, parece que han pasado de moda, que a nadie le importa, que lo mismo da si uno es cristiano o no.

2. El cristianismo no es moda. Lleva con nosotros poco más de 2mil años y a pesar de la mala prensa sigue creciendo y será la salvación de la humanidad, porque así lo quiere Dios y porque para eso Jesucristo, el Hijo de Dios Padre dio Su vida. Tal como nos ha revelado Jesucristo, el Reino de Dios es como un grano de mostaza, que siendo el más pequeño llega a crecer como uno de los arboles más grandes.…

La Iglesia, la tradición y el Matrimonio

3. Los cristianos, los bautizados, formamos la comunidad de la Iglesia, fundada por el mismo Jesucristo como Su Cuerpo, del cual Él es la cabeza y nosotros sus miembros.

4. Jesucristo ha resumido “la ley y los profetas”, es decir todos los mandamientos a solo dos: “Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primero y más importante. Pero hay otro semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Toda la Ley se fundamenta en estos dos Mandamientos” (Mt.22,36.38).

5. Nuestros ancestros, nuestros padres, nuestros abuelos y seguramente nuestros bisabuelos y tatarabuelos han sido todos católicos, creyentes en el único Dios verdadero, y se han esforzado por cumplir estos mandamientos. Esto conlleva una gran responsabilidad y resulta difícil imaginar cuanto le ha costado a cada uno sostener su fe.

El Sacramento del Matrimonio

6. Por eso resulta triste que haya jóvenes hoy que quieran irrogarse más sabiduría que sus antepasados, sin conocerlos, y que sin ponderar sus esfuerzos pretendan echar por la borda la fe que han heredado, sin si quiera evaluar el valor el esfuerzo que tal vez les costó a ellos entregar el testimonio, ya sea siguiendo una moda o porque todos los hacen o por simple y pura comodidad.

7. Vivir juntos, sin haberse casado es contrario a lo que dispone la Iglesia y por lo tanto pone innecesariamente en peligro la salvación de nuestras almas y en consecuencia, el creciente y natural amor de una pareja, que debía ser Bendecido por el Sacramento del Matrimonio para consolidarlo.

Importancia del matrimonio cristiano

8. Constituye un acto de irresponsabilidad cuando por desconocimiento del valor y la fortaleza que confiere Dios a la pareja por medio de este Sacramento de la Iglesia, se le rechaza. A quien terminamos rechazando y sacando de nuestras vidas es al mismísimo Dios. Constituye un grave atentado contra el matrimonio, contra la familia y contra la salvación de todos sus miembros.

9. Peor aún, constituye un acto de soberbia cuando a sabiendas, se pretende prescindir de la Bendición de Dios que sella la unión más Santa a la que podemos aspirar en este mundo, que por Su Gracia nos ha sido concedida.

Matrimonio y Plan de Dios

10. Contraer matrimonio, hacernos esposos, ser cónyuges, constituye un SÍ rotundo al Plan de Dios, que nos ha destinado a amarnos profundamente y a través de este amor hacernos partícipes de la Procreación, fundando nuestra familia, Iglesia Doméstica, iluminada y Bendecida por Dios.

11. El mundo en el que vivimos promueve el desprecio por los valores cristianos, pero ello no es bueno ni para el hombre, ni para la humanidad, ni para la familia, ni para la sociedad. Esta es la causa de la crisis moral y ética en la que vivimos.

El verdadero valor del matrimonio

12. No hay nada más elevado que la dignidad de las personas y es lo que la Iglesia, por disposición Divina, se propone preservar a través del matrimonio. Por eso, la pareja, cuando se entrega, cuando se da, en el matrimonio, lo debe hacer como quien da lo más preciado que tenemos, guardando las formas y sobre todo, encomendando la unión a Dios. Por eso es el Matrimonio un Sacramento que exige ciertos requisitos, que los contrayentes deben cumplir.

13. Para alcanzar una profesión es preciso estudiar varios años y aun así, a pesar del esfuerzo que realice toda su vida, no se llega a ser un profesional perfecto. Muchas puertas se van abriendo en la vida como resultado del esfuerzo.

14. Lo que realmente vale en la vida, demanda esfuerzo, trabajo y dedicación para alcanzarlo. No sería justo que a cualquiera se le entregue el título o la distinción que nos ha costado tanto esfuerzo alcanzar, sin haber realizado ningún esfuerzo.

El Sacramento custodia el matrimonio

15. Pues si somos tan exigentes con un logro profesional, porque no habríamos de serlo con la entrega de nuestra alma, nuestros corazones y todo nuestro ser. Porque es esto lo que se entrega en el matrimonio y lo que la Iglesia custodia a través del Sacramento del Matrimonio.

16. La unión de hombre y mujer ha sido consagrada por Dios, elevándola a la categoría de Sacramento, como pilar de la familia. Se trata de algo SAGRADO, no de algo pasajero que se entrega sin más, para ver qué pasa. Los pasos establecidos son el resultado de la experiencia de la humanidad tras siglos de historia. No son nada antojadizos, ni superfluos. El Matrimonio es el fundamento de la sociedad y de la familia.

El matrimonio y la procreación

17. El matrimonio es sagrado, porque sagrados somos cada uno de los contrayentes, como cristianos bautizados y por eso templos del Espíritu Santo. El amor que lleva a la unión conyugal y el placer concomitante, es el mayor regalo que Dios ha reservado para la entrega total de los esposos en el matrimonio, teniendo como el resultado más preciado la procreación, que no es otra cosa que la participación que Dios ha dispuesto que tengamos en la Creación.

18. Es como resultado de ese amor integro, puro, totalizante que el Señor nos concede el Don de traer a otras personas como nosotros al mundo, los que tendremos la responsabilidad de amar, criar, preservar y educar, para que ellos, en el momento adecuado puedan alcanzar así mismo la plenitud del amor que nosotros alcanzamos, por Gracia Divina.

El matrimonio es camino de santidad para la pareja

19. El goce de la intimidad y del sexo, como resultado del amor que se profesa una pareja en el matrimonio constituye una Bendición, Gracia con la que Dios ha querido engalanar esta unión, como lo evidencia la cantidad de días fértiles que tiene la mujer entre ovulación y ovulación.

20. Es posible alcanzar todas las bondades, beneficios y bendiciones de esta unión conyugal, viviéndola de modo racional, generoso, amoroso y constructivo, haciendo de la entrega y por lo tanto del matrimonio un lugar de dicha y realización de ambos cónyuges. Para la Iglesia el matrimonio es el medio por excelencia para la santificación de la pareja. Esto no es poca cosa. Esto quiere decir que la pareja puede alcanzar la salvación viviendo un matrimonio verdaderamente cristiano.

Aquí compartimos algunos enlaces complementarios sobre el noviazgo y el matrimonio:

Muy buenos videos sobre noviazgo y el Sacramento del Matrimonio

 01 – ¿Conoces a tu pareja

02. Noviazgo ¿Sin sexo?
 

03. Casarse ¿Para qué?
 

04. ¿Puede acabarse el amor?

 

05 ¿Que añade el sacramento?

 

06 La boda ¿Más que una fiesta?

 

07 ¿Como aman los esposos?

 

08 ¿Cuantos hijos?

 

(28) vistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *