encontrarán su descanso

encontrarán su descanso – Mateo 11,28-30

encontrarán su descanso

“Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán su descanso.”

Jueves de la 15a Semana del T. Ordinario | 18 de Julio del 2019 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

encontrarán su descanso

Inútil es que nos esforcemos buscando paz, tranquilidad y descanso del asedio del mundo; no lo encontraremos en ningún lado, salvo en Dios. Por más paradójico que nos pueda parecer, dadas sus exigencias, solo en Él encontraremos descanso.

¿Cómo puede ser esto? Es cuestión de fe. Si tenemos en cuenta que en realidad no hay nada que podamos hacer solos, por ese mismo camino llegaremos a la conclusión que solo con Él, por Él y en Él encontraremos la paz, el descanso y la plenitud que anhelamos.

Él no es tan solo el Fin, es también el Camino. Esto quiere decir que no es tan solo el objetivo al cual debemos apuntar, sino que no daremos con Él si Él mismo no nos conduce, si Él mismo no nos lleva la mano, nos orienta, dirige y anima.

encontrarán su descanso

Quien tiene a Dios, nada le falta

Por eso dirá Santa Teresa que quien tiene a Dios nada le falta. Y es que solo Él es garantía que podremos alcanzar el sentido de la vida. Solo Él puede ayudarnos a seleccionar el blanco, a apuntar hacia Él y a dar en el centro.

Sin Dios no podemos nada. Reconozcámoslo cuanto antes y así no estaremos perdiendo el tiempo y deambulando, esforzándonos por alcanzar algo que nos resultará imposible. Es inútil que nos esforcemos, si Él no construye la casa.

Pidamos insistentemente la fe que aquí nos propone el Señor, porque solo con ella descansaremos como un bebe en los brazos de sus madre, aun cuando la mar agite nuestro barco como un frágil papel en la tormenta.

A nada hemos de temer.

Si estamos con Dios, nada nos puede afligir ni preocupar. Es más, no es que nosotros estemos con Dios, sino que debemos confiar en que Él está con nosotros. ¡Esa es la verdadera diferencia! No somos nosotros, sino Él, de donde procede el descanso y la paz.

Manifestémonos abiertamente confiados, optimistas y alegres. Él sabe por dónde conduce nuestra nave. Él es el piloto. A él le obedece el mar, las estrellas y los vientos. Vayamos con Él, seguros y confiados en Su Voluntad.

Cuando más difícil parezca el tiempo, cobijémonos más fuertemente a su lado, transmitiendo serenidad a nuestros hermanos, en la plena seguridad que Él habrá de dar el golpe de timón en el momento oportuno ya que todo está en Sus manos aun cuando por momentos pueda no parecernos.

Acudamos a Él todo el tiempo

Mantengámonos siempre unidos y orando, a tiempo y destiempo, en la confianza que con lo busca encontrará su descanso. Porque para eso ha venido el Señor, para salvarnos y conducirnos a la Vida Eterna, para la cual fuimos creados.

No tratemos de saberlo todo, ni de explicarlo con nuestra propia lógica y conocimientos. A nosotros nos debe bastar con unirnos a Él en oración, adorándole, amándole y haciendo lo que Él nos manda, es decir amando a nuestros hermanos como a nosotros mismos.

Vivamos cada día atendiendo María lo que en realidad importa. Escojamos la mejor parte, como es estar en su compañía, a través de todos nuestros seres queridos y dejemos de preocuparnos por lo que habremos de tener o comer mañana, que cuando llegue el momento apropiado lo veremos y resolveremos con Su ayuda.

Oración:

Padre Santo, abre nuestro corazón y nuestras mentes para que entendamos muy profundamente, en lo más íntimo de nuestro ser, que sin Ti no somos nada, pero que contigo lo tenemos todo, que podemos entonces descansar plácidamente, sin temor a nada. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor, que contigo vive y reina, en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

(16) vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *