Ir a la barra de herramientas

Misterios Gozosos

Misterios Gozosos

lunes y sábado

1º Misterio Gozoso: La Anunciación del Ángel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios.

«Entonces María dijo: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38)

Dios escoge por Madre a María, una jovencita de Nazaret, pura, santa, humilde y adornada de todas las virtudes. ¡Qué poco caso hace Dios de las grandezas humanas!
Procuraré ser limpio de corazón para agradar a Dios. Mantendré mi pureza y me impondré una fecha fija para mi confesión sacramental.

Petición Especial:

Por las almas de todos los difuntos, cualquiera que sea las circunstancias en las que han fallecido, para que alcancen el perdón y la vida eterna.

  • 1 Padre Nuestro
  • 10 Ave Marías

G.– Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
R.- Como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. ¡Amén!

G.- María, Madre de Gracia y Madre de Misericordia,
R.- En la vida y en la muerte ampáranos Gran Señora.

T.– Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. ¡Amén!

 

Bendito San José  /  Aumenta nuestra fe

María Reina de la paz  /  Ruega por nosotros y por el mundo entero

 

 

 

2º Misterio Gozoso: La visita de María Santísima a su prima Isabel.

«Y María entrando en casa de Zacarías, saludó a Isabel» (Lc 1, 40)

María estuvo tres meses en casa de su prima; y a pesar de que era Madre de Dios, sirvió a Isabel como una diligente empleada.
Prometo ayudar a mis semejantes siempre que pueda, tanto en lo espiritual como en lo material.

Petición Especial:

Por las circunstancias que atraviesa la humanidad entera que amenazan tanto su salud como su situación económica, especialmente la de los menos favorecidos, para que encuentren solución razonable y solidaria en ambos aspectos.

  • 1 Padre Nuestro
  • 10 Ave Marías

G.– Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
R.- Como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. ¡Amén!

G.- María, Madre de Gracia y Madre de Misericordia,
R.- En la vida y en la muerte ampáranos Gran Señora.

T.- Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. ¡Amén!

 

Bendito San José  /  Aumenta nuestra fe

María Reina de la paz  /  Ruega por nosotros y por el mundo entero

 

 

 

3º Misterio Gozoso: El nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo en el portal de Belén.

«Y María dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre» (Lc 2, 7)

Jesús nos da un ejemplo de humildad contra la vanidad y soberbia de la vida; de pobreza contra el hambre insaciable de riquezas; de mortificación contra el desmesurado afán de delicias.

Prometo llevar con resignación las penas, incomodidades y tribulaciones que deba sufrir, por amor a Jesús que quiso sufrir por mi desde el momento de Su nacimiento.

Petición Especial:

Por todos los científicos y médicos llamados a poner en juego con honestidad, ética, competencia y probidad sus conocimientos profesionales con el propósito de curar y proveer el alivio posible ante las amenazas a la salud que penden sobre la humanidad.

  • 1 Padre Nuestr
  • 10 Ave Marías

G.- Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
R.– Como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. ¡Amén!

G.- María, Madre de Gracia y Madre de Misericordia,
R.– En la vida y en la muerte ampáranos Gran Señora.

T.- Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. ¡Amén!

 

Bendito San José  /  Aumenta nuestra fe

María Reina de la paz  /  Ruega por nosotros y por el mundo entero

 

 

 

4º Misterio Gozoso: La purificación de María Santísima y la presentación de Su Hijo en el Templo de Jerusalén.

«María y José llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarlo al Señor» (Lc 2,22)

¿Por qué nos excusamos con tanta facilidad cuando se trata de cumplir con nuestros deberes?

Cumpliré con mis obligaciones sin rebeldía, considerándome criatura de Dios. Acataré las leyes de la Iglesia de Jesucristo, a la que pertenezco.

Petición Especial:

Por los gobernantes, políticos y dirigentes de todos los países, organizaciones e instituciones que tienen la responsabilidad de dirigir los destinos de los pueblos, para que actúen con justicia y responsabilidad, procurando la paz y el bien común, cuidando especialmente a los más vulnerables.

  • 1 Padre Nuestro
  • 10 Ave Marías

G.- Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
R.– Como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. ¡Amén!

G.- María, Madre de Gracia y Madre de Misericordia,
R.- En la vida y en la muerte ampáranos Gran Señora.

T.- Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. ¡Amén!

 

Bendito San José  /  Aumenta nuestra fe

María Reina de la paz  /  Ruega por nosotros y por el mundo entero

 

 

 

5º Misterio Gozoso: María y José encuentran a Jesús en el Templo, después de tres días.

«Después de tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los doctores.» (Lc 2, 46)

La Sagrada Familia fue al Templo según su costumbre. ¿Tenemos nosotros esta costumbre de ir al Templo por lo menos los días mandados? Encontraron a Jesús en el Templo donde se quedó para demostrar que los hijos tienen voluntad de seguir su vocación y que los padres no deben oponerse a ella.

Guardaré siempre el respeto al Templo, Casa de Dios. Procuraré ayudar a los demás a tener devoción a la Iglesia.

Petición Especial:

Por la Santa Iglesia Católica, para que tanto el clero (y dentro de ellos la jerarquía) como los laicos nos esforcemos hasta el extremo, como nos manda el Señor, por seguir el Camino al que hemos sido llamados, defendiendo la Verdad y la Vida, imprimiendo pureza y santidad en todos nuestros actos, para mayor Gloria de Dios.

  • 1 Padre Nuestro
  • 10 Ave Marías

G.– Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
R.– Como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. ¡Amén!

G.- María, Madre de Gracia y Madre de Misericordia,
R.– En la vida y en la muerte ampáranos Gran Señora.

T.- Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. ¡Amén!

 

Bendito San José  /  Aumenta nuestra fe

María Reina de la paz  /  Ruega por nosotros y por el mundo entero

 

 

Salve Reina:

T.- Dios te salve Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. ¡Ea pues!, Señora y abogada nuestra: vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos, y después de este destierro, muéstranos a Jesús: fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén

 

Letanías:

(0) vistas