Letanías a Jesucristo en Adviento

Letanías a Jesucristo en Adviento

Señor, ten piedad de nosotros. Señor ten piedad de nosotros
Cristo ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros. Señor piedad de nosotros
Cristo óyenos. Cristo óyenos
Cristo escúchanos. Cristo escúchanos
Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros
Dios Hijo redentor del mundo, ten misericordia de nosotros
Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros
Santísima Trinidad, que eres un solo Dios, ten misericordia de nosotros

Verbo del Padre, por quien han sido hechas todas las cosas, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Verbo hecho carne, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Mesías prometido en la Ley, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro..
Prefigurado por místicos milagros, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.

Preanunciado por los oráculos de los profetas, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Anunciado por los ángeles, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Anhelado por los reyes, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Deseado por todas las naciones, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Enviado al mundo por el Padre, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Concebido por obra del Espíritu Santo, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Sabiduría emanada desde el trono de la grandeza de Dios, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Deseo de los collados eternos, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Rocío sobre el vellocino de Gedeón, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Fuego que quemaba el arbusto sin consumirlo, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Escala de Jacob, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Flor de la raíz de Jesé, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Flor de la vara de Aarón, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Flor que brota en nuestra tierra, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Olor del campo al que bendijo el Señor, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Incienso de suavísimo olor sobre el altar de oro, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Nardo y canela en huerto cerrado, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Sello puesto sobre el corazón, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Piedra desprendida del monte sin intervención de mano humana, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Agua saludable de la cisterna de Belén, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Vino nuevo en odre nuevo, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Agua viva que fluye con ímpetu desde el Líbano, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Árbol de la Vida plantado en medio del Paraíso, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Fuente que mana en el Paraíso, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Agua de la vida en fuente sellada, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Luz puesta sobre un candelabro impecable, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Estrella de Jacob, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Vara de la casa de Israel, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Sol que viste a la Mujer, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Varón circundado por la Mujer, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Verdad que surge de la tierra, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Justicia que mira desde el cielo, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Salvador, que ha entrado por puerta cerrada, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Príncipe entronizado en la puerta oriental, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Progenie de la Mujer, que aplasta la cabeza de la serpiente, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Descendencia de Abraham, en quien todas las naciones son bendecidas, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro..
Salvación y expectación nuestra, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.
Emmanuel nuestro, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.

Sednos propicio: perdónanos, Señor.
Sednos propicio: escúchanos, Señor.
Sednos propicio: líbranos, Señor.
De todo mal, líbranos,Señor.
De todo pecado, líbranos, Señor..
De un corazón duro y perverso, líbranos, Señor.
De todo mal hábito, líbranos, Señor.
De toda pasión desordenada, líbranos, Señor.
De la rudeza de costumbres, líbranos, Señor.
De toda malicia y maldad, líbranos, Señor.
De mala y eterna muerte, líbranos, Señor.
Por tu eterna predestinación, líbranos, Señor.
Por tu advenimiento, líbranos, Señor.
Por el misterio de tu santa encarnación, líbranos, Señor.
Por tu concepción inmaculada, líbranos, Señor.
Por la fe y obediencia de la gloriosa Virgen, líbranos, Señor.
Por la virginal fecundidad de tu Madre, líbranos, Señor.
Por la plenitud de gracia comunicada a tu Madre, líbranos, Señor.
En el día del Juicio, líbranos, Señor.

Nosotros, pecadores, te rogamos, óyenos.
Que te dignes salvarnos de nuestros pecados, te rogamos, óyenos.
Que te dignes dirigir a ti todas nuestras acciones, te rogamos, óyenos.
Que te dignes hacer que en nosotros se halle preparada una mansión para ti, te rogamos, óyenos.
Que te dignes abajar todo monte de soberbia, te rogamos, óyenos.
Que te dignes, por tu gracia, rellenar en nosotros todo valle de pusilanimidad, te rogamos, óyenos.
Que nos concedas que en ti siempre exultemos y a ti glorifiquemos, te rogamos, óyenos.
Que te dignes mirar nuestra insignificancia y extender sobre nosotros tu poderoso brazo, te rogamos, óyenos.
Que te dignes enriquecernos con tus bienes a nosotros, que somos pobres, te rogamos, óyenos.
Que nos conviertas en coherederos de tu reino, te rogamos, óyenos.
Que te dignes prestar tu oído a nuestras súplica, te rogamos, óyenos.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ten misericordia de nosotros.
Cristo, óyenos. Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos. Cristo, escúchanos.
Señor, ten piedad.  Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.  Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.  Señor, ten piedad.

V. Ven a liberarnos, Señor Dios de los ejércitos.
R. Muéstranos tu rostro y seremos salvos.
V. Acuérdate, Señor, con beneplácito de tu pueblo.
R. Visítanos con tu salvación
V. Muéstranos, Señor, tu misericordia.
R. Y danos tu salvación.

Oremos.

Despierta, te rogamos, oh Señor, tu poder y ven, para que, en los inminentes peligros en que estamos por nuestros pecados, merezcamos encontrar en ti al defensor que nos libre y al libertador que nos salve.

Purifica, te rogamos, oh Señor, nuestras conciencias visitándolas, para que nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, al venir encuentre en nosotros una mansión preparada para Él.

Oh Dios, que sabes que nosotros, por nuestra humana fragilidad, no podríamos subsistir a tantos peligros como nos acechan, danos la salud de alma y cuerpo para que superemos todo aquello que por nuestros pecados padecemos.

Omnipotente y Benignísimo Dios, atiende propicio nuestras plegarias y libra nuestros corazones de las tentaciones de malos pensamientos, para que merezcamos convertirnos en digna morada del Espíritu Santo.

Concédenos, oh Dios omnipotente, que los sagrados misterios de nuestra redención nos proporcionen las ayudas para nuestra vida presente y nos procuren con largueza los premios de la eterna bienaventuranza. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo, Hijo tuyo, que contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo, que es Dios, por todos los siglos de los siglos. Amén.

Oración a San Miguel Arcángel

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la milicia celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas.
Amén.

Señal de la Cruz

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Amen!
¡Fin de rezar el rosario!

Gracias

(0) vistas