Lucas 10,38-42 – sentada a los pies del Señor

Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo recibió en su casa. Tenía una hermana llamada María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.

Texto del evangelio Lc 10,38-42 – sentada a los pies del Señor

38. Mientras iban caminando, Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo recibió en su casa.
39. Tenía una hermana llamada María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.
40. Marta, que estaba muy ocupada con los quehaceres de la casa, dijo a Jesús: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude».
41. Pero el Señor le respondió: «Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas,
42. y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria, María eligió la mejor parte, que no le será quitada».

Reflexión: Lc 10,38-42

lucas-10-38
Lucas 10,38-42 sentada a los pies del Señor

¿Cuánto bien nos haría de vez en cuando –mejor si es frecuentemente-, detenernos y sentarnos un momento a los pies del Señor. Dejar de lado tanta preocupación, tanta agitación por las cosas cotidianas y pararnos a contemplar al Señor.

Detenernos a Sus pies, sin decir nada, sin pedir nada, sin reprochar nada. Simplemente, en silencio, a escucharle. Cuando uno ama, lo que necesita muchas veces es tan solo saber que el otro está ahí. Saber que está muy cerca. Oír su respiración.

Gozar de su sola presencia. Saber que así como nosotros le estamos viendo, Él también nos ve. Sin decir palabra, escuchar su aliento, tratando de adivinar sus pensamientos. Amándolo y sabiéndonos amados.

Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo recibió en su casa. Tenía una hermana llamada María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.

Seguir leyendo Lucas 10,38-42 – sentada a los pies del Señor

(176) vistas

Imágenes Relacionadas: