Lucas 9,18-24 – quién dicen que soy yo

«Pero ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy yo?». Pedro, tomando la palabra, respondió: «Tú eres el Mesías de Dios».

Texto del evangelio Lc 9,18-24 – quién dicen que soy yo

18. Un día en que Jesús oraba a solas y sus discípulos estaban con él, les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?».
19. Ellos le respondieron: «Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los antiguos profetas que ha resucitado».
20. «Pero ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy yo?». Pedro, tomando la palabra, respondió: «Tú eres el Mesías de Dios».
21. Y él les ordenó terminantemente que no lo dijeran a nadie.
22. «El hijo del hombre, les dijo, debe sufrir mucho, ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser condenado a muerte y resucitar al tercer día».
23. Después dijo a todos: «El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga.
24. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá y el que pierda su vida por mí, la salvará.

Reflexión: Lc 9,18-24

lucas-9-20
Lucas 9,18-24 quién dicen que soy yo

Hoy el Señor nos invita a detenernos un momento a responder posiblemente la pregunta más importante de nuestras vidas, de cuya respuesta se derivarán una serie de consecuencias. Para los cristianos, el sentido de nuestras propias vidas lo señala la respuesta a esta pregunta, puesto que hemos escogido ser reconocidos como cristianos. Si ser cristiano es ser seguidor de Cristo, poder dar respuesta apropiada a la pregunta ¿quién es Cristo para nosotros? Reviste una importancia fundamental.

Tal vez Cristo no llega a ser lo que debía en nuestras vidas. Eso lo podemos evidenciar por lo que hacemos. Por lo tanto, para facilitar el encuentro de la respuesta acertada, aquella que nos aproxima a la verdad, convendría pensar en lo que hacemos cada día y qué lugar ocupa en ello el Señor. Respondámonos sinceramente ¿dedicamos un tiempo a la oración cada día? ¿tenemos un lugar y un modo de orar concretos? ¿Cuánto tiempo dedicaos a la oración cada día, cada semana, cada mes?

¿En nuestra vida cotidiana dedicamos algún tiempo en especial a obras de caridad y misericordia? ¿Visitamos enfermos, ancianos, presos? ¿Ayudamos a alguna causa en especial, apoyamos algún proyecto con cierta asiduidad y perseverancia? ¿O, tal vez nos conformamos con dar alguna limosna a quien de pronto nos sale al paso? ¿Tratamos de ser siempre justos y de obrar en cada uno de nuestros actos conforme lo dispone Jesús, mostrando amor a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos?

«Pero ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy yo?». Pedro, tomando la palabra, respondió: «Tú eres el Mesías de Dios».

Seguir leyendo Lucas 9,18-24 – quién dicen que soy yo

(207) vistas

Mateo 6,24-34 – No pueden servir a Dios y al Dinero

Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y al Dinero.

Texto del evangelio Mt 6,24-34 – No pueden servir a Dios y al Dinero

24. Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y al Dinero.
25. «Por eso les digo: No anden preocupados por su vida, qué comerán, ni por su cuerpo, con qué se vestirán. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
26. Miren las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y su Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes más que ellas?
27. Por lo demás, ¿quién de ustedes puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida?
28. Y del vestido, ¿por qué preocuparse? Observen los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan.
29. Pero yo les digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos.
30. Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con ustedes, hombres de poca fe?
31. No anden, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos?
32. Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe su Padre celestial que tienen necesidad de todo eso.
33. Busquen primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se les darán por añadidura.
34. Así que no se preocupen del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo. Cada día tiene bastante con su propio mal.

Reflexión: Mt 6,24-34

Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y al Dinero.

mateo-06-24
Mateo 6,24-34 No pueden servir a Dios y al Dinero

Lo que el Señor nos saca en cara en este pasaje es nuestra falta de fe. Y es que si reflexionáramos un poco respecto a todo lo que hemos recibido de manos de nuestro Padre Dios, si nos diéramos un tiempo para inventariarlo, reconocerlo y agradecerlo, no andaríamos tan preocupado por nuestro futuro y todo lo que nos podría faltar si nos descuidamos.

Es por eso que dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo a acumular todo lo que sea posible, con actitud previsora. Siempre nos parece poco lo que tenemos, para lo que quisiéramos tener y, sobre todo, por si algo nos llegara a pasar. Queremos anticiparnos a todo, a fin que nada nos coja desprevenidos. Sabemos que eso es casi imposible, sin embargo, nos gusta seguir al pie de la letra el viejo dicho más vale precaver que lamentar.

Unos más que otros, siempre estamos preocupados en ahorrar, en tener más, de tal manera que llegado el caso, podamos responder cualquier emergencia. Gracias a Dios no son muchas y cuando se presentan casi siempre quedan cubiertas nuestras necesidades con lo que habíamos guardado. Sin embargo, no pocas veces ello se hace imposible debido a una catástrofe natural, un accidente, un robo o una guerra.

Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y al Dinero.

Seguir leyendo Mateo 6,24-34 – No pueden servir a Dios y al Dinero

(1636) vistas

Imágenes Relacionadas:

Mateo 6,19-23 – tu cuerpo estará luminoso

Texto del evangelio Mt 6,19-23 – tu cuerpo estará luminoso

Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará luminoso; pero si tu ojo está malo, todo tu cuerpo estará a oscuras. Y, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué oscuridad habrá!

19. «No se amontonen tesoros en la tierra, donde hay polilla y herrumbre que corroen, y ladrones que socavan y roban.
20. Amontónense más bien tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que corroan, ni ladrones que socaven y roben.
21. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.
22. «La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará luminoso;
23. pero si tu ojo está malo, todo tu cuerpo estará a oscuras. Y, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué oscuridad habrá!

Reflexión: Mt 6,19-23

Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará luminoso; pero si tu ojo está malo, todo tu cuerpo estará a oscuras. Y, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué oscuridad habrá!

mateo-06-22
Mateo 6,19-23 tu cuerpo estará luminoso

¿Cómo hacer para convencernos que no vale la pena acumular nada en este mundo? Nada, absolutamente nada nos podremos llevar, ni nos servirá en el Cielo. Nos guste o no, hemos de darnos cuenta que aquí estamos de paso, estamos peregrinando, como el Pueblo escogido, por el desierto. Ellos estuvieron 40 años, conducidos por Moisés, nosotros pasaremos toda nuestra vida, que pueden ser más o menos años, pero en cualquier caso estaremos de paso…Y todo lo que nos parece una increíble diferencia entre lo que unos y otros vivimos, es nada comparado a la Eternidad. Lo hemos dicho antes, los tiempos de Dios son completamente distintos a los nuestros. Nuestras vidas, por más largas que puedan parecernos, pasan como un abrir y cerrar de ojos.

Ayer conocía un hermano Cursillista, fundador de la Juventud Obrera Cristiana (JOC) en Mollendo, puerto y balneario de Arequipa (al sur del Perú). La situación nos hacía reflexionar inevitablemente en nuestra fugaz vida y no dejaba de tener un matiz jocoso, pues mi interlocutor me comentaba todo el esfuerzo que había desplegado para volver a reunir a los miembros de la JOC, y como cuando finalmente lo logró, los encerró en un recinto, obligándoles a prometer que se empeñarían en revivir esta agrupación, para dejarlos salir, ya que esta había evitado que muchos de ellos se pierdan sin remedio.

Lo gracioso es que mi amigo Mario tiene a la sazón 76 años, y aunque acaba de escribir un libro y está empeñado en publicar muy pronto otro, lo que habla de su perseverancia en la vida cristiana, ya que ambos libros constituyen testimonios de fe, es claro que ni a él ni a sus amigos podría considerárseles integrantes de una agrupación juvenil como las siglas JOC lo sugieren.

Seguir leyendo Mateo 6,19-23 – tu cuerpo estará luminoso

(116) vistas

01 – Un Proyecto Educativo: La Familia cristiana

Un Proyecto Educativo: La Familia cristiana

Desde la concepción hasta los 6 años

Un Proyecto Educativo, la Familia cristiana es el primero de una serie de 18 videos orientados a ayudar a los padres en la educación de sus hijos. Se trata de un excelente proyecto conducido por José María Corominas, que encontramos en Youtube, en el canal Familia Unida 1234, que hemos decidido estudiar y difundir por la enorme trascendencia del tema y lo valioso de su contenido que sin duda será de gran utilidad para los matrimonios jóvenes que están empezando precisamente a forjar una familia. Aquí encontrarán valiosas herramienta de ayuda.

Primero presentaremos nuestro propio resumen de cada video, luego el video en sí y finalmente los en laces a los libros que el mismo José María Corominas recomienda.

Seguir leyendo 01 – Un Proyecto Educativo: La Familia cristiana

(99) vistas

Mateo 6,7-15 – su Padre sabe lo que necesitan

Texto del evangelio Mt 6,7-15 – su Padre sabe lo que necesitan

07. Y al orar, no charlen mucho, como los gentiles, que se figuran que por su palabrería van a ser escuchados.
08. No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que necesitan antes de pedírselo.
09. «Ustedes, pues, oren así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre;
10. venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo.
11. Nuestro pan cotidiano dánosle hoy;
12. y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores;
13. y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal.
14. «Que si ustedes perdonan a los hombres sus ofensas, les perdonará también a ustedes su Padre celestial;
15. pero si no perdonan a los hombres, tampoco su Padre perdonará sus ofensas.

Reflexión: Mt 6,7-15

mateo-06-09
Mateo 6,7-15 su Padre sabe lo que necesitan

Varias observaciones nos hace el Señor, de las cuales debemos tomar nota, para no volver a caer en lo mismo. Primero diríamos que es la oración. No debemos cansarnos de orar. No dejemos de perseverar en la oración, aun cuando a veces sintamos que no pasa nada, que estamos abandonados, que el Señor no nos escucha o no quiere hacernos caso. La verdad es que ello no ocurre nunca. Lo que pasa es que Él tiene Sus razones para no darte lo que pides. Recuerda que somos nosotros mismos los que le pedimos que se haga Su Voluntad. Entonces, como es que ahora pedimos, imploramos y hasta nos encaprichamos, porque queremos que Dios haga lo que le pedimos y nos sentimos desolados y frustrados cuando pasan las horas, los días y los años y sigue sin manifestarse al respecto. Lo correcto sería caer en la cuenta que eso que pedimos no nos conviene o, en todo caso, no es el momento para que ocurra. ¿Por qué, si a nosotros nos parece tan bueno y necesario? Porque para Dios, que todo lo ve y todo lo sabe, no es conveniente y punto.

No le demos más vueltas, ni pensemos que es porque a nosotros no nos quiere. Nada más equivocado. Si un nombre podemos darle a Dios sin temor a errar es AMOR. Así que no será por falta de amor que no atienda aquella súplica en particular que nos tiene obsesionados. Sacudámonos por un momento de esta fijación y tratemos de ser objetivos. Dios es Perfecto, todo lo sabe y todo lo puede; además, nos ama. Como todo buen padre, no hará nada que vaya contra nosotros. Pero Él tiene un Plan muy grande, que nos abarca a todos, sin importar fecha histórica o lugar, por el cual, finalmente alcanzaremos la Vida Eterna, quienes optemos por Él, amándole y amando al prójimo como a nosotros mismos. Todo lo demás, por más terrible que pudiera parecernos, será anecdótico al lado del cumplimiento de esta Promesa. Por lo tanto, ¿Qué debemos hacer? ¡Creer en Él! Ponernos en sus manos y confiar que será tal como nos lo ha revelado Jesucristo. No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que necesitan antes de pedírselo.

Seguir leyendo Mateo 6,7-15 – su Padre sabe lo que necesitan

(142) vistas

Imágenes Relacionadas:

Catequesis sobre el ciego de Jericó

Texto de la catequesis del Papa sobre el ciego de Jericó

La indiferencia y la hostilidad hacen ciegos y sordos, impiden ver a los hermanos y no nos permite reconocer en ellos al Señor que pasa delante de nosotros

El papa Francisco ha reflexionado en la catequesis de la audiencia general de esta semana sobre la figura de el ciego de Jericó. Así, ha advertido cuántas veces cuando vemos tanta gente en el camino, gente necesitada, enferma, que no tiene para comer, que son refugiados, nos molesta. De este modo ha recordado también cuando estamos en situaciones difíciles es Jesús el que nos ha tomado de la mano y nos ha quitado del borde del camino.

“Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Un día Jesús, acercándose a la ciudad de Jericó, realizó el milagro de devolver la vista a un ciego que mendigaba por la calle (cfr Lc 18,35-43). Hoy queremos recoger el significado de este signo porque nos toca también directamente. El evangelista Lucas dice que el ciego estaba sentado en el borde del camino para mendigar (cfr v. 35). Un ciego en aquella época –pero también hasta hace poco tiempo– solo podía vivir de la limosna. La figura de este ciego representa a muchas personas que, también hoy, se encuentran marginadas por culpa de una desventaja física o de otro tipo. Y separado de la multitud, está allí sentado mientras la gente pasa ocupada en sus pensamientos; y el camino, que puede ser un lugar de encuentro, para él, sin embargo, es el lugar de la soledad. Tanta gente que pasa y él está solo.

Seguir leyendo Catequesis sobre el ciego de Jericó

(279) vistas

Es preciso denunciar la grave situación que atraviesa Venezuela

Venezuela vive una situación terrible, insostenible y violenta

“En Venezuela la situación es terrible, la gente pasa hambre, se violan los derechos humanos”

Cada vez se va haciendo más obvio que antiguas organizaciones creadas supuestamente para velar por la democracia y los derechos humanos se van volviendo más inoperantes, insensibles e inútiles para tratar las evidentes crisis humanitarias que vive el mundo. ¿Qué es lo que está ocurriendo? ¿Será que han sido tan penetradas por la corrupción y los poderes regionales y nacionales que se han convertido en obsoletas? ¡Ya no podemos confiar en estas instancias, lo cual resulta grave para la Región!

Es evidente que la situación que viven nuestros hermanos y vecinos en Venezuela es cada vez más grave, sin embargo es posible que jamás la oposición al gobierno autocrático de Maduro imaginaran cual podría ser el alcance de la burocracia que los gobierna y hasta qué punto podían mover los hilos del poder internacional, valiéndose de los intereses multilaterales, la hipocresía, la complicidad y la corrupción, para imponerse a la fuerza y por sobre todo.

Seguir leyendo Es preciso denunciar la grave situación que atraviesa Venezuela

(44) vistas

La Iglesia Rejuvenece, sobre dones jerárquicos y carismas

La carta de la Doctrina de la Fe va dirigida a los obispos, recuerda que los frutos de los dones jerárquicos y carismas son superiores a las dificultades y que es necesario dar el testimonio de la unidad

La carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la Iglesia Rejuvenece  (Iuvenescit Ecclesia), dirigida a los obispos de la Iglesia, sobre la relación entre dones jerárquicos y carismáticos, fue presentada este martes en la Sala de Prensa de la Santa Sede.

Intervinieron el cardenal Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; el cardenal Marc Ouellet, P.S.S., prefecto de la Congregación para los obispos y otros dos conferencistas: la profesora de teología en la Universidad Gregoriana, María Aparicio Valls y monseñor Piero Coda, miembro de la Comisión teológica internacional.

Seguir leyendo La Iglesia Rejuvenece, sobre dones jerárquicos y carismas

(199) vistas