Lucas 21, 12-19 – serán odiados de todos por causa de mi nombre

Texto del evangelio Lucas 21, 12-19 – serán odiados de todos por causa de mi nombre

12. «Pero, antes de todo esto, les echarán mano y los perseguirán, entregándolos a las sinagogas y cárceles y llevándolos ante reyes y gobernadores por mi nombre;
13. esto les sucederá para que den testimonio.
14. Propónganse, pues, en su corazón no preparar la defensa,
15. porque yo les daré una elocuencia y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos sus adversarios.
16. Serán entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y matarán a algunos de ustedes,
17. y serán odiados de todos por causa de mi nombre.
18. Pero no perecerá ni un cabello de su cabeza.
19. Con su perseverancia salvarán sus almas.

Reflexión: Lucas 21, 12-19

El panorama que se le presenta a todo cristiano, no es precisamente un lecho de rosas, tal como aquí nos lo dice muy claramente el Señor. Así que si nuestra vida transcurre en una monotonía que linda con el tedio y el aburrimiento, debemos ponernos en guardia, porque seguramente no estamos viviendo cristianamente. No sería nada extraño, ya que en general podemos constatar en nuestras sociedades mayoritariamente católicas, que no somos el motor del cambio, no al menos en la proporción y con el compromiso que debíamos serlo. Solo así se explica que hace algunas semanas se presentara en televisión nacional peruana, en un programa de alcance nacional, la representante de un colectivo de mujeres que se denomina “Mujeres católicas en favor del aborto”, es decir, un disparate tan grande como decir “Movimiento africano en favor dela esclavitud de los negros” o “Movimiento indigenistas pro reinstauración del Virreinato” o “Movimiento homosexual pro celibato”. Más allá de la gracia que nos pueda causar, revela la ignorancia total del cristianismo en mujeres que, a lo mejor con la más buena intención, quieren decir que creen en Jesucristo y no ven por qué ello tiene que estar renegado con el aborto, sin darse cuenta que la sola incompatibilidad delata su ignorancia de la procedencia, la vida, la misión y mentalidad de Cristo. Ignorar no es pecado y como se suele decir, la ignorancia es atrevida. Todo lo cual no hace menos disparatada su declaración, aunque para algunos y para ellas mismas pueda parecer una “opción”, palabra tan de moda utilizada para relativizar y aceptar cualquier posición, como si fuera cuestión de gustos u opiniones. Es claro que estas “católicas” no han leído jamás estos versículos…serán odiados de todos por causa de mi nombre. Pero no perecerá ni un cabello de su cabeza. Con su perseverancia salvarán sus almas.

Seguir leyendo Lucas 21, 12-19 – serán odiados de todos por causa de mi nombre

(63) vistas