Lucas 19, 11-28 – a todo el que tiene, se le dará

Texto del evangelio Lc 19, 11-28 – a todo el que tiene, se le dará

11. Estando la gente escuchando estas cosas, añadió una parábola, pues estaba él cerca de Jerusalén, y creían ellos que el Reino de Dios aparecería de un momento a otro.
12. Dijo pues: «Un hombre noble marchó a un país lejano, para recibir la investidura real y volverse.
13. Habiendo llamado a diez siervos suyos, les dio diez minas y les dijo: «Negocien hasta que vuelva.»
14. Pero sus ciudadanos le odiaban y enviaron detrás de él una embajada que dijese: «No queremos que ése reine sobre nosotros.»
15. «Y sucedió que, cuando regresó, después de recibir la investidura real, mandó llamar a aquellos siervos suyos, a los que había dado el dinero, para saber lo que había ganado cada uno.
16. Se presentó el primero y dijo: «Señor, tu mina ha producido diez minas.»
17. Le respondió: «¡Muy bien, siervo bueno!; ya que has sido fiel en lo mínimo, toma el gobierno de diez ciudades.»
18. Vino el segundo y dijo: «Tu mina, Señor, ha producido cinco minas.»
19. Dijo a éste: «Ponte tú también al mando de cinco ciudades.»
20. «Vino el otro y dijo: «Señor, aquí tienes tu mina, que he tenido guardada en un lienzo;
21. pues tenía miedo de tí, que eres un hombre severo; que tomas lo que no pusiste, y cosechas lo que no sembraste.»
22. Dícele: «Por tu propia boca te juzgo, siervo malo; sabías que yo soy un hombre severo, que tomo lo que no puse y cosecho lo que no sembré;
23. pues ¿por qué no colocaste mi dinero en el banco? Y así, al volver yo, lo habría cobrado con los intereses.»
24. Y dijo a los presentes: «Quítenle la mina y dénsela al que tiene las diez minas.»
25. Dijéronle: «Señor, tiene ya diez minas.»
26. – «Les digo que a todo el que tiene, se le dará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.»
27. «»Pero a aquellos enemigos míos, los que no quisieron que yo reinara sobre ellos, tráiganlos aquí y mátenlos delante de mí.»»
28. Y habiendo dicho esto, marchaba por delante subiendo a Jerusalén.

Reflexión: Lc 19, 11-28

Todos hemos recibido nuestra vida con un propósito, que debemos esforzarnos por alcanzar. Sin embargo, las variables que se conjugan en cada vida son muy diversas, comenzando por el tiempo de duración de la misma y siguiendo con las circunstancias históricas, económicas, geográficas, sociales, políticas, religiosas o de cualquier otra índole, que pueden variar de persona a persona. Podemos imaginar que las probabilidades se abren como un abanico casi infinito, sin embargo, la obligación -según Jesús-, será siempre la misma: hacer la Voluntad de Dios Padre. Suena posiblemente extraño, pero así es. Todos tenemos la obligación de cumplir los mandamientos, que Jesús reduce a dos: amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Eso es todo lo que tenemos que hacer para alcanzar la Salvación, que es la máxima rentabilidad que podemos obtener de lo que hemos recibido, sin importar cuanto sea en tiempo, inteligencia, habilidad, posición social, política o económica. Todos podemos alcanzar la Salvación sin importar cuanto hayamos recibido, lo importante es que lo apliquemos al 100 por ciento. «Les digo que a todo el que tiene, se le dará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.»

Seguir leyendo Lucas 19, 11-28 – a todo el que tiene, se le dará

(148) vistas