Lucas 17,20-25 – el Reino de Dios ya está entre ustedes

Texto del evangelio Lc 17,20-25 – el Reino de Dios ya está entre ustedes

20. Habiéndole preguntado los fariseos cuándo llegaría el Reino de Dios, les respondió: «El Reino de Dios viene sin dejarse sentir.
21. Y no dirán: “Véanlo aquí o allá”, porque el Reino de Dios ya está entre ustedes.»
22. Dijo a sus discípulos: «Días vendrán en que desearán ver uno solo de los días del Hijo del hombre, y no lo verán.
23. Y les dirán: “Véanlo aquí, véanlo allá.” No vayan, ni corran detrás.
24. Porque, como relámpago fulgurante que brilla de un extremo a otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su Día.
25. Pero, antes, le es preciso padecer mucho y ser reprobado por esta generación.

Reflexión: Lc 17,20-25

Difícilmente encontraremos algo que nos inquiete e intrigue más que esta afirmación de Jesús: “el Reino de Dios ya está entre ustedes”. Cabría preguntarnos, si esto es así, ¿a qué esperamos? ¿O, cómo es que no lo vemos, que no lo percibimos? ¿Dónde está para creer en él? Qué podemos querer más los cristianos que ser parte del Reino, que participar de él, y si ya está aquí, que nos digan dónde para matricularnos o inscribirnos inmediatamente. He aquí una clara divergencia entre la percepción del mundo de Dios, desde Su perspectiva Divina y la nuestra. Nosotros no tenemos horizonte; nuestra mirada es chata, limitada; se circunscribe a lo que podemos ver con nuestros ojos y palpar con nuestras manos, o por último, oír, oler o gustar. Aunque hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, nuestros sentidos son muy limitados. Tal vez puedan darnos una idea remota de lo que percibe Dios. Pensemos por un momento cómo verá una rama de pasto una hormiguita, o el chorro de agua que sale de un grifo o la distancia que hay entre el techo de nuestra casa y la del vecino. ¿Qué pasará si le hacemos caer una gota de aceite encima? Podría morir o le costará muchísimo restablecerse. Pues esto nos puede acercar a la perspectiva con la que ve y enfoca las cosas Jesucristo. Primero, creamos en lo que nos dice, aunque no nos resulte tan sencillo comprenderlo. Si Él dice que el Reino de Dios ya está entre nosotros, así es. No lo pongamos en duda, aunque no lo comprendamos. En segundo lugar, esforcémonos por aproximarnos a Su comprensión. Solos no podremos; no está a nuestro alcance. ¡Pidamos su luz! Con Su ayuda nada será imposible. «El Reino de Dios viene sin dejarse sentir. Y no dirán: “Véanlo aquí o allá”, porque el Reino de Dios ya está entre ustedes.»

Seguir leyendo Lucas 17,20-25 – el Reino de Dios ya está entre ustedes

(59) vistas