Lucas 14,1-6 – ¿Es lícito curar en sábado, o no?

Texto del evangelio Lc 14,1-6 – ¿Es lícito curar en sábado, o no?

1. Y sucedió que, habiendo ido en sábado a casa de uno de los jefes de los fariseos para comer, ellos le estaban observando.
2. Había allí, delante de él, un hombre hidrópico.
3. Entonces preguntó Jesús a los legistas y a los fariseos: «¿Es lícito curar en sábado, o no?»
4. Pero ellos se callaron. Entonces le tomó, le curó, y le despidió.
5. Y a ellos les dijo: «¿A quién de ustedes se le cae un hijo o un buey a un pozo en día de sábado y no lo saca al momento?»
6. Y no pudieron replicar a esto.

Reflexión: Lc 14,1-6

A Jesús no le podemos ocultar nada. Él tiene la capacidad de poner al desnudo nuestras intenciones más íntimas y aquí tropieza con la típica hipocresía de los legistas, es decir aquellos que se erigen como la norma, como el modelos de comportamiento a seguir, porque son ricos, poderosos e influyentes. Todo país, toda organización, toda comunidad humana, para bien o para mal, tiene sus propios legistas, aquellos a los que todo el mundo atiende, mira y obedece, ya sea porque tienen un poder legitimado de algún modo, o porque simplemente se han impuesto y el resto se alinea por temor, por respeto o mero cálculo de intereses. Más poderosos e influyentes serán cuanto más puedan controlar el accionar de sus subalternos, de sus súbditos con su sola presencia. Se trata de un comportamiento que aprendemos a reconocer y adoptar desde muy niños, ya sea con nuestros padres, maestros o superiores. Siempre procuramos poner la mirada en alguien superior e busca de su aprobación, hasta que algunos nos convertimos en la medida, en la pauta, el modelo: estos son los legistas. Ojalá siempre fuera para bien, aunque por experiencia sabemos que no siempre es así, que generalmente lo que buscan es su propio interés o el de aquél a quien sirven. Entonces preguntó Jesús a los legistas y a los fariseos: ¿Es lícito curar en sábado, o no? Pero ellos se callaron. Entonces le tomó, le curó, y le despidió.

Seguir leyendo Lucas 14,1-6 – ¿Es lícito curar en sábado, o no?

(106) vistas