Lucas 13,18-21 – hasta que fermentó todo

Texto del evangelio Lc 13, 18-21 – hasta que fermentó todo

18. Decía, pues: «¿A qué es semejante el Reino de Dios? ¿A qué lo compararé?
19. Es semejante a un grano de mostaza, que tomó un hombre y lo puso en su jardín, y creció hasta hacerse árbol, y las aves del cielo anidaron en sus ramas.»
20. Dijo también: «¿A qué compararé el Reino de Dios?
21. Es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo.»

Reflexión: Lc 13, 18-21

Un recurso prácticamente imprescindible en la panificación es la levadura. Sin ella es imposible hornear buenos pasteles, tortas o pan. Hay que saber usarla, para echarla en las dosis adecuadas según la cantidad de harina. Además, ha de estar fresca, ya que una levadura demasiado guardada pierde sus propiedades y entonces ya no se logra el efecto deseado, el cual consiste en lograr que la masa se esponje dando una textura agradable a los productos que se fabrican con ella. Una torta, un pastel o un pan sin levadura, permanecerán planos y difícilmente serán del agrado de nadie, además y dependiendo del clima, se conservarán mucho menos en el tiempo, asumiendo la contextura de una piedra intragable en unos pocos días. La levadura, el fermento, es un gran descubrimiento para todos los productos fabricados con harina, que en pequeñas dosis tienen la propiedad de hacer crecer toda la masa. Es precisamente a este efecto con el que compara Jesús al Reino. Por obra y gracia del Espíritu Santo, unos cuantos testigos, los discípulos de Jesús, han difundido la Palabra de Dios por todo el mundo siendo actualmente más de un mil doscientos millones los católicos bautizados, es decir, aproximadamente un sexto de la población mundial. «¿A qué compararé el Reino de Dios? Es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo.»

Seguir leyendo Lucas 13,18-21 – hasta que fermentó todo

(57) vistas