Marcos 10,46-52 – tu fe te ha salvado

Texto del evangelio Mc 10,46-52 – tu fe te ha salvado

46. Llegan a Jericó. Y cuando salía de Jericó, acompañado de sus discípulos y de una gran muchedumbre, el hijo de Timeo (Bartimeo), un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino.
47. Al enterarse de que era Jesús de Nazaret, se puso a gritar: «¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!»
48. Muchos le increpaban para que se callara. Pero él gritaba mucho más: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!»
49. Jesús se detuvo y dijo: «Llámenle.» Llaman al ciego, diciéndole: «¡Ánimo, levántate! Te llama.»
50. Y él, arrojando su manto, dio un brinco y vino donde Jesús.
51. Jesús, dirigiéndose a él, le dijo: «¿Qué quieres que te haga?» El ciego le dijo: «Rabbuní, ¡que vea!»
52. Jesús le dijo: «Vete, tu fe te ha salvado.» Y al instante, recobró la vista y le seguía por el camino.

Reflexión: Mc 10,46-52

Una historia muy conmovedora la de este ciego que sin dudarlo, enterado que Jesús estaba pasando, empezó a llamarlo a gritos para que lo curara. En primer lugar llama la atención su fe, que no podía ocultarla y que estaba dispuesto a confrontarla a quien saliera a su encuentro. No le importó nada más que alcanzar su cometido, sabiendo que podía lograrlo si Jesús así lo disponía. Si reflexionamos pausadamente en el testimonio que nos da este ciego, llegaremos a la conclusión que su proceder es modélico. Es así como debe obrar quien tiene fe. Es así que debemos proceder nosotros cada día. La fe no se discute, ni se amilana. La fe clama y confía alcanzar lo que pide, segura que habrá de alcanzarlo. No se da por vencida y no considera un no por respuesta, convencida que el Señor le dará lo que pide y si no lo hace, será porque no ha sido oído, por lo que debe levantar aún más la voz. Es decir que inmediatamente cambia de estrategia, subiendo el tono o buscado cualquier otra forma de llegar al Señor, porque sabe que se trata de un problema de comunicación, de un error en su forma de pedir, convencida que una vez corregido, una vez que el Señor la oiga, procederá a concederle lo que ha pedido. ¡Eso es fe! Jesús le dijo: «Vete, tu fe te ha salvado.» Y al instante, recobró la vista y le seguía por el camino.

Seguir leyendo Marcos 10,46-52 – tu fe te ha salvado

(182) vistas