Lucas 13,1-9 – todos perecerán del mismo modo

Texto del evangelio Lc 13,1-9 – todos perecerán del mismo modo

1. En aquel mismo momento llegaron algunos que le contaron lo de los galileos, cuya sangre había mezclado Pilato con la de sus sacrificios.
2. Les respondió Jesús: «¿Piensan que esos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque han padecido estas cosas?
3. No, les aseguro; y si no se convierten, todos perecerán del mismo modo.
4. O aquellos dieciocho sobre los que se desplomó la torre de Siloé matándolos, ¿piensan que eran más culpables que los demás hombres que habitaban en Jerusalén?
5. No, les aseguro; y si no se convierten, todos perecerán del mismo modo.»
6. Les dijo esta parábola: «Un hombre tenía plantada una higuera en su viña, y fue a buscar fruto en ella y no lo encontró.
7. Dijo entonces al viñador: «Ya hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro; córtala; ¿para qué va a cansar la tierra?»
8. Pero él le respondió: «Señor, déjala por este año todavía y mientras tanto cavaré a su alrededor y echaré abono,
9. por si da fruto en adelante; y si no da, la cortas.»»

Reflexión: Lc 13,1-9

Con más frecuencia de la que somos capaces de reconocer y confesar tenemos la tentación de juzgar a los demás, encontrándolos culpables y merecedores de cuanta desgracia les ocurre. Encontramos explicaciones y justificaciones para sus desdichas en su comportamiento. Bien merecido lo tienen, nos decimos, encontrando que desafiaron a Dios y este les envió el castigo merecido. ¿Pero es este nuestro Dios? Guardamos en nuestras mentes y corazones la imagen de un Dios castigador. ¿Corresponde esta imagen con Dios o se trata más bien de un invento nuestro, que tiene su origen en alguna historia o leyenda que llegó a nuestros oídos, propiciada por la ignorancia? Nos inclinamos por esto último, pues no podemos imaginarnos a Dios llevando cuentas de nuestros errores y poniéndonos de vez en cuando la zancadilla para que caigamos por “tontos” y desobedientes. Sin embargo, no se trata de los que nos parece o de lo que nos gusta o no. Por lo tanto reflexionemos esta lectura para ver si nos da alguna pista que nos permita discernir cuál es la Verdad y por lo tanto el pensamiento de Jesús. No, les aseguro; y si no se convierten, todos perecerán del mismo modo.

Seguir leyendo Lucas 13,1-9 – todos perecerán del mismo modo

(77) vistas