Lucas 12, 49-53 – fuego sobre la tierra

Texto del evangelio Lc 12, 49-53 – fuego sobre la tierra

49. «He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera encendido!
50. Con un bautismo tengo que ser bautizado y ¡qué angustiado estoy hasta que se cumpla!
51. «¿Creen que estoy aquí para dar paz a la tierra? No, se los aseguro, sino división.
52. Porque desde ahora habrá cinco en una casa y estarán divididos; tres contra dos, y dos contra tres;
53. estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre; la madre contra la hija y la hija contra la madre; la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.»

Reflexión: Lc 12, 49-53

Este es posiblemente el discurso más dramático que conocemos de Jesús. Si siempre habla sin tapujos y dice la verdad, pocas veces le oiremos hablar con tal energía y firmeza, a tal punto que infunde pánico en quienes realmente no lo conocen. Y es que el Señor está decidido a persuadirnos de la importancia de tomar una decisión y a veces parece difícil conseguirlo si no levanta un poco la voz y nos habla con energía. ¡Hay que tomar posición! Pero, no solo intelectualmente, sino con hechos. El seguimiento de Cristo no es un ejercicio teórico e intelectual, sino un asunto de acción. Acción que hay que tomar ya y que traerá consecuencias, porque habrá reacciones negativas, y no entre extraños, precisamente, sino en nuestras propias familias. Es tan duro de aceptar, que preferimos desoírlo, pasarlo por alto, como si no fuera eso lo que nos dice y sin embargo así es. Y algunos dirán: ¿no se supone que este es el Dios del amor? ¿De dónde sale este exabrupto? Y lo cierto es que no ha abandonado su posición, sino que está poniendo el nivel de exigencia con el que debemos tomar Su Palabra, con la que no nos comunica otra cosa que la Voluntad del Padre. He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera encendido!

Seguir leyendo Lucas 12, 49-53 – fuego sobre la tierra

(147) vistas