Lucas 11, 27-28 – los que oyen la Palabra de Dios y la guardan

Texto del evangelio Lc 11, 27-28 – los que oyen la Palabra de Dios y la guardan

27. Sucedió que, estando él diciendo estas cosas, alzó la voz una mujer de entre la gente, y dijo: «¡Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te criaron!»
28. Pero él dijo: «Dichosos más bien los que oyen la Palabra de Dios y la guardan.»

Reflexión: Lc 11, 27-28

¡Qué importante es estar bien enfocado! En esto insiste mucho Jesús. Uno tras otro, nos va presentando situaciones y dando razonamientos que a veces pasamos muy a la ligera. Pero la selección de estos versículos nos lo muestra tan claramente, que es imposible pasarlo por alto. Dos enfoques distintos enfrentados simultáneamente como la cara y la cruz de una moneda. Y Jesús escoge inmediatamente el lado correcto, mostrándonos con el ejemplo cual debe ser nuestra actitud y por qué. Sus palabras son como un fino bisturí que desentraña lo esencial de lo suntuario y nos enfocan en lo que es correcto, en lo que debemos tener en cuenta, si somos verdaderos seguidores de Cristo. No se trata de algo secundario y mucho menos opcional. Se trata de algo fundamental, que hemos de valorar debidamente, puesto que es el mismo Jesús quien formula el discurso y el pensamiento adecuado que constituye un Programa de Vida. En tan solo un versículo nos resume la intención del Evangelio y propone la única actitud posible frente a su mensaje, prometiendo la dicha a quien oye y guarda la Palabra de Dios. Este solo versículo entraña la Revelación que hemos de tener en cuenta cada día para encaminar adecuadamente nuestras vidas. «¡Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te criaron!» Pero él dijo: «Dichosos más bien los que oyen la Palabra de Dios y la guardan.»

Seguir leyendo Lucas 11, 27-28 – los que oyen la Palabra de Dios y la guardan

(1904) vistas