Lucas 9, 46-50 – el más pequeño de entre ustedes, ése es mayor

Texto del evangelio Lc 9, 46-50 – el más pequeño de entre ustedes, ése es mayor

46. Se suscitó una discusión entre ellos sobre quién de ellos sería el mayor.
47. Conociendo Jesús lo que pensaban en su corazón, tomó a un niño, le puso a su lado,
48. y les dijo: «El que reciba a este niño en mi nombre, a mí me recibe; y el que me reciba a mí, recibe a Aquel que me ha enviado; pues el más pequeño de entre ustedes, ése es mayor.»
49. Tomando Juan la palabra, dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre, y tratamos de impedírselo, porque no viene con nosotros.»
50. Pero Jesús le dijo: «No se lo impidan, pues el que no está contra ustedes, está por ustedes.»

Reflexión: Lc 9, 46-50

Hemos de constatar una y otra vez que el Señor piensa de una manera totalmente distinta a la nuestra. Sus razonamientos no siguen nuestra lógica mundana. ¿Qué lógica siguen por lo tanto? Pues una lógica Divina, que es distinta, sorprendente y muchas veces desconcertante. No resulta fácil adaptarse a ella y reaccionar conforme a ella. ¿Es eso lo que debemos hacer? Pues creemos que sí, pues de lo que se trata es de configurarnos con el Señor, de tal modo que hablemos y obremos como Él. ¿Imposible? Claro que es imposible si pretendemos apoyarnos en nuestras propias fuerzas, si queremos depender absolutamente de nosotros. Ese no es el Camino y nos resultará efectivamente imposible. De lo que se trata es de ponernos en Sus manos y dejar que se haga Su Voluntad. Sin Su intervención es imposible. Es Él quien lo hace posible. ¿Cómo podemos requerir su intervención? Pues, en primer lugar, apartándonos a orar todos los días, cada vez que podamos, sin palabrear mucho. Oremos con todo el corazón y nuestra mente el “Padre Nuestro”, la oración que el mismo Jesús nos enseñó. Esforcémonos por participar frecuentemente en la Eucaristía, que es la verdadera comida y bebida que el Señor nos ha dejado, precisamente para fortalecer cada día su presencia en nuestras vidas; invoquemos la ayuda de la Virgen María, nuestra madre, rezando el Rosario cada vez que podamos. Pidamos la Gracia de oír, entender y hacer lo que Dios nos manda. «El que reciba a este niño en mi nombre, a mí me recibe; y el que me reciba a mí, recibe a Aquel que me ha enviado; pues el más pequeño de entre ustedes, ése es mayor.»

Seguir leyendo Lucas 9, 46-50 – el más pequeño de entre ustedes, ése es mayor

(809) vistas