Marcos 9,38-43.45.47-48 – al que escandalice a uno de estos pequeños

Texto del evangelio Mc 9,38-43.45.47-48 – al que escandalice a uno de estos pequeños creen

38. Juan le dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre y no viene con nosotros y tratamos de impedírselo porque no venía con nosotros.»
39. Pero Jesús dijo: «No se lo impidan, pues no hay nadie que obre un milagro invocando mi nombre y que luego sea capaz de hablar mal de mí.
40. Pues el que no está contra nosotros, está por nosotros.»
41. «Todo aquel que les dé de beber un vaso de agua por el hecho de que son de Cristo, les aseguro que no perderá su recompensa.»
42. «Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que le echen al mar.
43. Y si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela. Más vale que entres manco en la Vida que, con las dos manos, ir a la gehenna, al fuego que no se apaga.
45. Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo. Más vale que entres cojo en la Vida que, con los dos pies, ser arrojado a la gehenna.
47. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser arrojado a la gehenna,
48. donde su gusano no muere y el fuego no se apaga;

Reflexión: Mc 9,38-43.45.47-48

¿Cuánto debemos estar dispuestos a sacrificar? ¿Qué es primero? A esto nos invita a reflexionar esta lectura. ¿Cuánto estamos dispuestos a dejar por el Reino? A veces nos resulta muy difícil desprendernos de lo que debemos, en busca del premio mayor. La sensualidad nos atrae de tal modo, que nos cegamos y abandonamos al placer, a la satisfacción temporal de alguna de nuestras pasiones o debilidades. Es seguramente cuestión de hábitos, pero cuando nos acostumbramos a satisfacer nuestros caprichos, nos resulta casi imposible dejar de abandonarnos, por ejemplo, a la lujuria o a la avaricia. De tanto consentirnos, nos hemos acostumbrado a salir siempre con nuestro gusto, y tomamos con mucha naturalidad el caer una y otra vez, como si fuera un círculo vicioso de nunca acabar. ¿Cuál es el problema? Que no hemos sabido cultivar nuestro carácter. Que no sabemos decir no. Que estamos constantemente cediendo y no llegamos a consolidar nuestro carácter. Y todo esto resulta más complicado cuando siendo adultos afrontamos este mundo como niños caprichosos y engreídos que solo buscan auto complacerse. Argumentos y ocasiones para dejar de esforzarnos surgirán por todas partes, poniendo a prueba nuestra determinación, lo que llegará un punto que será imposible superar, si no ponemos nuestra confianza en el Señor. Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que le echen al mar.

Seguir leyendo Marcos 9,38-43.45.47-48 – al que escandalice a uno de estos pequeños

(172) vistas