Mateo 10,16-23 – el que persevere hasta el fin

Texto del evangelio Mt 10,16-23 – el que persevere hasta el fin

16. «Miren que yo los envío como ovejas en medio de lobos. Sean, pues, prudentes como las serpientes, y sencillos como las palomas.
17. Guárdense de los hombres, porque los entregarán a los tribunales y los azotarán en sus sinagogas;
18. y por mi causa serán llevados ante gobernadores y reyes, para que den testimonio ante ellos y ante los gentiles.
19. Mas cuando los entreguen, no se preocupen de cómo o qué van a hablar. Lo que tengan que hablar se les comunicará en aquel momento.
20. Porque no serán ustedes los que hablarán, sino el Espíritu de su Padre el que hablará en ustedes.
21. «Entregará a la muerte hermano a hermano y padre a hijo; se levantarán hijos contra padres y los matarán.
22. Y serán odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará.
23. «Cuando los persigan en una ciudad huyan a otra, y si también en ésta los persiguen, márchense a otra. Yo les aseguro: no acabarán de recorrer las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del hombre.

Reflexión: Mt 10,16-23

Nos atrevemos a afirmar que el Señor está aquí compartiendo con nosotros una visión profética de todo lo que habrá de vivir la humanidad por causa del Evangelio. A partir de la Revelación de Jesús el mundo quedará dividido, porque aun cuando Él es terminante en sus disposiciones, son muchos los que no están dispuestos a creer, fundamentalmente porque no están dispuestos a cambiar su estilo de vida, dejando sus riquezas, poder y privilegios. Y es que para algunos la vida está llena de placeres y complacencias a las que solo tiene acceso por el dinero, de tal modo que la consiga sería obtener la mayor cantidad de dinero posible en el tiempo más corto, para lo cual existen una serie de estrategias que van desde el engaño, hasta la estafa, el hurto, la explotación, el saqueo, la apropiación, el asesinato, la confabulación, el secuestro, la celada, la traición, el poder político, social, militar y toda una serie de actividades ilícitas muy conocidas por políticos y delincuentes. Todo lo que se necesita es habilidad para el mal, indolencia y falta de escrúpulos. Siguiendo a Maquiavelo sus vidas testifican que para ellos el fin justifica los medios. El comportamiento de la sociedad en su conjunto corresponde más a esta máxima que a cualquier otra. Es el mismo Sistema caduco el que lo preconiza. Con tal de tener riqueza los hombres son capaces de cualquier cosa. Y pareciera ser que todos caen, tarde o temprano, por lo que también se ha acuñado la frase que: todos tenemos un precio. Y es que cuando el hombre ve dinero, todo cambia, incluso los más rectos se tuercen. Lo podemos ver en casi todos los presidentes de Latinoamérica a lo largo de su historia. “Donde se mete el dedo, salta la pus” decía Gonzales Prada a propósito del Perú a fines del siglo XIX. Poco más de 100 años después la pus sigue brotando a borbotones, sin necesidad de aplicar el dedo. Y serán odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará.

Seguir leyendo Mateo 10,16-23 – el que persevere hasta el fin

(72) vistas