Mateo 16,13-19 – quién dicen que soy yo

Texto del evangelio Mt 16,13-19 – quién dicen que soy yo

13. Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?»
14. Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas.»
15. Díceles él: «Y ustedes ¿ quién dicen que soy yo ?»
16. Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.»
17. Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos.
18. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.
19. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.»

Reflexión: Mt 16,13-19

Después de todo lo que hemos venido reflexionando en torno a Jesús, la pregunta directa cae por su propio peso. ¿Quién es Jesús para nosotros? ¿Creemos como Pedro que es Cristo el Hijo de Dios vivo, o seguimos creyendo que fue un tipo excepcionalmente bueno, fundador de un movimiento que con centenas de variantes subsiste hasta nuestros días? Uno más de tantos profetas y/o representaciones de la Divinidad que ha tenido el mundo; y/o uno más de las decenas de líderes religiosos que hemos tenido a través de la historia, tan buenos unos como otros, solo que este fue el dominante en la porción geográfica en la que nacimos. Aun esto viene cambiando, en pleno siglo XXI, en que la ideología liberar se ha impuesto y se identifica a Estados Unidos como ejemplo de organización social, cultural, política y económica al que todos los pueblos aspiran. Una sociedad de la abundancia, en la que el aborto se va aprobando en todos los estados, la anticoncepción y la eutanasia se van instalando como derechos, junto con la unión homosexual. Con el poder y la fuerza del dinero y a nombre de un liberalismo supuestamente vanguardista, se remecen los antiguas instituciones que constituyeron los cimientos sobre las que nuestros antepasados edificaron nuestra sociedad, tildándolos de obsoletos y a sus defensores de conservadores y retrógrados. El relativismo ético y moral se va imponiendo, dictando que cada quien es libre de creer en lo que quiera y de vivir como le resulte agradable, siempre y cuando no perjudique ni se meta con los demás. Díceles él: «Y ustedes ¿ quién dicen que soy yo ?» Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.»

Seguir leyendo Mateo 16,13-19 – quién dicen que soy yo

(199) vistas