Mateo 8, 5-17 – que te suceda como has creído

Texto del evangelio Mt 8, 5-17 – que te suceda como has creído

5. Al entrar en Cafarnaúm, se le acercó un centurión y le rogó
6. diciendo: «Señor, mi criado yace en casa paralítico con terribles sufrimientos.»
7. Dícele Jesús: «Yo iré a curarle.»
8. Replicó el centurión: «Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; basta que lo digas de palabra y mi criado quedará sano.
9. Porque también yo, que soy un subalterno, tengo soldados a mis órdenes, y digo a éste: «Vete», y va; y a otro: «Ven», y viene; y a mi siervo: «Haz esto», y lo hace.»
10. Al oír esto Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían: «Les aseguro que en Israel no he encontrado en nadie una fe tan grande.
11. Y les digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se pondrán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los Cielos,
12. mientras que los hijos del Reino serán echados a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes.»
13. Y dijo Jesús al centurión: «Anda; que te suceda como has creído .» Y en aquella hora sanó el criado.
14. Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste en cama, con fiebre.
15. Le tocó la mano y la fiebre la dejó; y se levantó y se puso a servirle.
16. Al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; él expulsó a los espíritus con una palabra, y curó a todos los enfermos,
17. para que se cumpliera el oráculo del profeta Isaías: Él tomó nuestras flaquezas y cargó con nuestras enfermedades.

Reflexión: Mt 8, 5-17

Es solamente fe lo que necesitamos. ¿Cómo alcanzar una fe semejante? Es una Gracia que debemos pedir cada día y que debemos ejercitar tomando decisiones basadas en ella, sin dudar, dando por sentado que si lo que hacemos es la Voluntad de Dios, definitivamente se cumplirá, porque para Él no hay nada imposible. Pocos alcanzamos esta fe, tal como el mismo Jesucristo lo testimonia al oír al centurión. Mayor razón para implorarla cada día, en cada momento. Nuestro lenguaje y nuestro proceder tienen que ser así de determinantes. Debemos dejar esa forma de expresión que se ha hecho tan común en nuestros tiempos que es dejarlo todo al parecer de las personas, dando valor relativo a todo, como si dudáramos que hay una Verdad Absoluta y esta es Dios. A cada nada oímos o leemos de connotados hermanos nuestros, filósofos, periodistas y estudiosos, referirse a quienes creemos en una Verdad Absoluta, como fundamentalistas, porque según ellos nadie es dueño de la verdad. ¿Podemos creer eso? Yo no lo creo. La Verdad es una y consiste en admitir, creer y sostener que no hay Don más grande que el de la Vida y que esta nos ha sido dada por Voluntad de Dios; esto quiere decir, porque Él así lo quiso, por Amor. Y de aquí nace la principal característica que debemos aprender e imitar del amor Divino, que es INCONDICIONAL. ¿Qué quiere decir esto? Que nos lo da integra y totalmente sin que haya de por medio requisito alguno que hayamos tenido que cumplir. Nos lo da a todos por igual, mucho antes que hayamos nacido. Esta es la Verdad que Jesucristo nos revela y en la que hemos de creer, sin ninguna duda, porque solo entonces comprenderemos que hay un solo Camino para alcanzar la Vida Eterna, que consiste en hacer la Voluntad de Dios. Y dijo Jesús al centurión: «Anda; que te suceda como has creído .» Y en aquella hora sanó el criado.

Seguir leyendo Mateo 8, 5-17 – que te suceda como has creído

(391) vistas