Mateo 8,1-4 – si quieres puedes

Texto del evangelio Mt 8,1-4 – si quieres puedes

1. Cuando bajó del monte, fue siguiéndole una gran muchedumbre.
2. En esto, un leproso se acercó y se postró ante él, diciendo: «Señor, si quieres puedes limpiarme. »
3. El extendió la mano, le tocó y dijo: «Quiero, queda limpio.» Y al instante quedó limpio de su lepra.
4. Y Jesús le dice: «Mira, no se los digas a nadie, sino vete, muéstrate al sacerdote y presenta la ofrenda que prescribió Moisés, para que les sirva de testimonio.

Reflexión: Mt 8,1-4

No puede dejar de asombrarnos la brevedad de este diálogo que va muy de acuerdo con palabras anteriores del Señor en las que nos hace ver que no quiere demasiada cháchara, demasiada palabrería hueca e insulsa, porque no es necesaria, pues Él sabe lo que necesitamos y queremos antes que si quiera lo pensemos. A esa convicción debe conducirnos la fe y no a seguir dándole vueltas y vueltas siempre a la misma historia, que es como muchos de nosotros nos hemos acostumbrado a orar…siempre lo mismo, reprochándonos lo mismo y sobre todo apabullándolo de pedidos de toda clase y género, que por lo general también giran en torno a lo mismo. Pidamos fe, pidamos esperanza, pidamos que se haga Su Voluntad, que seamos instrumentos, siempre disponibles y desprendidos. No nos andemos mirando siempre el ombligo, que hay mucho que hacer y poco tiempo disponible. Pongámonos manos a la obra, con la convicción y confianza que Él siempre estará con nosotros, incluso persuadiéndonos para no cometer errores, ni equivocarnos. Nuestra fe tiene que ser como la de este leproso y así nuestra oración: fuerte, breve, concisa, al punto y convencidos que todo está en sus manos. Ya podemos ver los resultados. En esto, un leproso se acercó y se postró ante él, diciendo: «Señor, si quieres puedes limpiarme. »

Seguir leyendo Mateo 8,1-4 – si quieres puedes

(357) vistas