Mateo 7,1-5 – saca primero la viga de tu ojo

Texto del evangelio Mt 7,1-5 – saca primero la viga de tu ojo

1. «No juzguen, para que no sean juzgados.
2. Porque con el juicio con que juzguen serán juzgados, y con la medida con que midan serán medidos.
3. ¿Cómo es que miras la brizna que hay en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en tu ojo?
4. ¿O cómo vas a decir a tu hermano: «Deja que te saque la brizna del ojo», teniendo la viga en el tuyo?
5. Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver para sacar la brizna del ojo de tu hermano.

Reflexión: Mt 7,1-5

Unos más que otros, seguramente, pero, cómo nos gusta criticar y hablar de los demás. Conocemos muchas reuniones que se prolongan indefinidamente cuando empezamos a hablar de alguien, que es la comidilla de todos. Parar y sentar a al ausente es el “deporte” favorito de muchas colectividades. Y es que a ninguna le falta el antipático aquel, el malcriado, el patán, el déspota, el engreído o el loco del que todos están dispuestos a traer a colación “sin mala intención” y “con total reserva” un dato más de aquel al que todos hemos decidido crucificar. “Sin ninguna mala intención” empezamos a competir y lanzamos sin misericordia uno y otro misil, demoliendo al susodicho, hasta dejarlo lastrado en el fondo. Una vez que hemos terminado de saborear su destrucción total, nos preocupamos de disculparnos porque “no nos agrada el chisme” pero era necesario que todos supiéramos lo que se ha dicho, confiando en que todos sabrán mantenerlo en secreto y manejarlo con total discreción. Así, todos se hacen depositarios del mismo chisme, que con las mismas justificaciones iremos difundiendo, siempre manifestando el mismo recato y exigiendo una reserva que somos los primeros en romper. Con raras excepciones, este es el retrato de nuestra lealtad y discreción, porque disfrutamos de darle a la sin hueso y nos deleitamos revelando secretos y debilidades, más, cuanto más fama o prestigio tiene el sujeto que cae en nuestras fauces. Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver para sacar la brizna del ojo de tu hermano.

Seguir leyendo Mateo 7,1-5 – saca primero la viga de tu ojo

(73) vistas