Mateo 6, 7-15 – hágase tu Voluntad

Texto del evangelio Mt 6, 7-15 – hágase tu Voluntad

7. Y al orar, no charlen mucho, como los gentiles, que se figuran que por su palabrería van a ser escuchados.
8. No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que necesitáis antes de pedírselo.
9. «Ustedes, pues, oren así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre;
10. venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo.
11. Nuestro pan cotidiano dánosle hoy;
12. y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores;
13. y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal.
14. «Que si ustedes perdonan a los hombres sus ofensas, les perdonará también a ustedes su Padre celestial;
15. pero si no perdonan a los hombres, tampoco su Padre perdonará sus ofensas.

Reflexión: Mt 6, 7-15

La doctrina de Jesús en realidad muy simple de exponer, tanto que el mismo la resume en: ama a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo. Este solo mandato que como tantas veces hemos dicho podría exponerse en un twitt utilizando mucho menos que 140 caracteres, es el núcleo, el meollo de la doctrina de Jesús. Bástenos aprendernos de memoria esta oración, lo que es muy sencillo, recordarlo en cada una de nuestras acciones de nuestra vida y practicarlo. Por eso el Señor dice que en esto se resume toda la sabiduría y los profetas. Todo lo que se agrega a esto es en realidad argumentación añadida para morigerar, diluir y hasta evadir este mandato. Todos nos ocupamos en realidad de hacerlo más digerible y menos exigente, porque queremos hacerlo compatible con las vidas que llevamos. Queremos ser cristianos y cumplir con el mandato Divino, pero sin sacrificar nada y ahí está la dificultad. Entonces empezamos a dar rodeos tratando de compatibilizar lo que hacemos con el amor a Dios y nuestros hermanos, argumentando matices, variantes, circunstancias, sujetos, objetos, en fin, infinidad de palabras y palabras para justificar lo que hacemos o dejamos de hacer. Como si presentándolo de un modo u otro, como si por el embalaje pudiera cambiar el fondo. Y sin embargo la Verdad es tan simple como la acabamos de exponer. Si tan solo meditáramos en estas palabras cada día y tratáramos de llevarlas a la práctica en toda circunstancia, el mundo sería otro. Y es esta la Voluntad de nuestro Padre que Cristo ha venido a revelarnos. Ustedes, pues, oren así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo.

Seguir leyendo Mateo 6, 7-15 – hágase tu Voluntad

(43) vistas