Marcos 12,18-27 – serán como ángeles

Texto del evangelio Mc 12, 18-27 – serán como ángeles

18. Se le acercan unos saduceos, esos que niegan que haya resurrección, y le preguntaban:
19. «Maestro, Moisés nos dejó escrito que si muere el hermano de alguno y deja mujer y no deja hijos, que su hermano tome a la mujer para dar descendencia a su hermano.
20. Eran siete hermanos: el primero tomó mujer, pero murió sin dejar descendencia;
21. también el segundo la tomó y murió sin dejar descendencia; y el tercero lo mismo.
22. Ninguno de los siete dejó descendencia. Después de todos, murió también la mujer.
23. En la resurrección, cuando resuciten, ¿de cuál de ellos será mujer? Porque los siete la tuvieron por mujer.»
24. Jesús les contestó: «¿No están en un error precisamente por esto, por no entender las Escrituras ni el poder de Dios?
25. Pues cuando resuciten de entre los muertos, ni ellos tomarán mujer ni ellas marido, sino que serán como ángeles en los cielos.
26. Y acerca de que los muertos resucitan, ¿no han leído en el libro de Moisés, en lo de la zarza, cómo Dios le dijo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob?
27. No es un Dios de muertos, sino de vivos. Están en un gran error.»

Reflexión: Mc 12, 18-27

Una y otra vez tratamos de poner trampas al Señor, para ver si podemos hacerlo caer en contradicción. Muchos se dedican a eso como deporte. Están constantemente buscando hacernos caer en algo, para justificar su falta de fe o su mal proceder. Claro, si el Señor se equivoca en algo, sería señal que pudiera estar equivocado también en otras cosas y entonces mejor no aferrarse a su seguimiento, pues como todos, finalmente nos defraudará. Pero la verdad es que el Señor no defrauda; que es coherente y que jamás encontraremos contradicción. Tal vez no lleguemos a entenderlo del todo, porque pudiera ser que estamos tratando de ajustarlo a nuestros conceptos o a nuestra conveniencia y las cosas no funcionan así. No es Jesucristo quien debe ajustarse a lo que creemos o a lo que tenemos por aceptable, por razonable o por bueno. Somos nosotros los que debemos aprender de Él y seguirlo. No es nuestra interpretación la correcta, sino lo que es verdad concreta y objetivamente. Jamás encontraremos justificación en Jesús a nuestro relativismo moral, porque la Verdad es una, nos guste o no, se adecue a nuestro parecer o no. Esto es algo que nos cuesta creer, cuando nos falta humildad, cuando por soberbia pretendemos interpretar a Jesús y hacerle decir lo que nos gusta, lo que nos agrada, lo que tenemos por conveniente y por lógico. Pues cuando resuciten de entre los muertos, ni ellos tomarán mujer ni ellas marido, sino que serán como ángeles en los cielos.

Seguir leyendo Marcos 12,18-27 – serán como ángeles

(323) vistas