Tarde te amé

Mayo 19, 2017

Tarde te amé, Dios mío.

tarde_te_ame

Tarde te amé

Es preciso cada día recordar que nadie nos ama como Dios…incondicionalmente y sin merecimiento alguno. Nos ama aun antes que hubiéramos nacido. Todo lo hizo Bien, todo lo hizo perfecto y nos puso allí en el medio.

Cuando llegamos a sentir este amor, somos contagiados de una paz y una alegría desbordantes, incontenibles, que solo pueden ser aplacadas saliendo de nosotros y contagiándolas a nuestros hermanos.

Dios que todo lo sabe, que todo lo ha previsto, nos ha dado la vida para que seamos felices y vivamos eternamente.

Tarde te amé…

¡Tarde te amé,
Hermosura tan antigua y tan nueva,
tarde te amé!
Y tú estabas dentro de mí y yo afuera,
y así por fuera te buscaba;
y, deforme como era,
me lanzaba sobre estas cosas hermosas que tú creaste.
Tú estabas conmigo, mas yo no estaba contigo.
Reteníanme lejos de Tí aquellas cosas que,
si no estuviesen en ti, no existirían.
Me llamaste y clamaste, y quebrantaste mi sordera;
brillaste y resplandeciste, y curaste mi ceguera;
exhalaste tu perfume, y lo aspiré, y ahora te anhelo;
gusté de ti, y ahora siento hambre y sed de ti;
me tocaste, y deseé con ansia la paz que procede de ti.

San Agustín, Obispo y Doctor de la Iglesia

Nadie te ama como yo

(5) vistas

Deja un comentario