San Mateo 4,18-22 – Vengan y síganme

noviembre 30, 2017

Vengan y síganme

Hoy es un día muy especial en la Iglesia: celebramos al apóstol Andrés, hermano de Pedro. En el Evangelio de Mateo 4,18-22 recordamos el llamado de Jesucristo: vengan y síganme, al cual los apóstoles respondieron inmediatamente dejándolo todo y poniéndose al servicio de Dios y la salvación de nuestros hermanos a través de la evangelización.

Vengan y síganme

Vengan y síganme

(3) vistas

Sigue leyendo

Lucas 11,47-54 – se pedirá cuenta a esta generación

octubre 13, 2016

Sí se pedirá cuenta a esta generación de la sangre de todos los profetas, que ha sido derramada desde la creación del mundo

Texto del evangelio Lc 11,47-54 – se pedirá cuenta a esta generación

47. ¡Ay de ustedes, que construyen los sepulcros de los profetas, a quienes sus mismos padres han matado!
48. Así se convierten en testigos y aprueban los actos de sus padres: ellos los mataron y ustedes les construyen sepulcros.
49. Por eso la Sabiduría de Dios ha dicho: Yo les enviaré profetas y apóstoles: matarán y perseguirán a muchos de ellos.
50. Sí se pedirá cuenta a esta generación de la sangre de todos los profetas, que ha sido derramada desde la creación del mundo:
51. desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que fue asesinado entre el altar y el santuario. Sí, les aseguro que a esta generación se le pedirá cuenta de todo esto.
52. ¡Ay de ustedes, doctores de la Ley, porque se han apoderado de la llave de la ciencia! No han entrado ustedes, y a los que quieren entrar, se lo impiden».
53. Cuando Jesús salió de allí, los escribas y los fariseos comenzaron a acosarlo, exigiéndole respuesta sobre muchas cosas
54. y tendiéndole trampas para sorprenderlo en alguna afirmación.

Reflexión: Lc 11,47-54

lucas-11-50

Lucas 11,47-54 se pedirá cuenta a esta generación

A algunos no nos gusta que nos coaccionen y estas palabras nos suena a eso. A una amenaza. ¿El Señor nos amenaza? ¿Necesita amenazarnos el Señor? ¿Es que el necesita que le obedezcamos, que hagamos lo que nos dice? ¡No, mil veces no!

No, lo que pasa es que nuestra soberbia nos hace perder la perspectiva. El Señor no necesita de nosotros para nada. ¡Él nos ama! ¡Nos ha creado por amor! ¡Nos ama incondicionalmente! ¿Entendemos lo que quiere decir “incondicionalmente”? Nos ama porque esa es Su Voluntad, no porque hayamos hecho nada para merecerlo.

Pero Él nos ha Creado a Su imagen y semejanza. Nos ha hecho inteligentes, nos ha dotado de voluntad y libertad. Por lo tanto, nos ha dotado de las facultades necesarias para decidir y hacer lo que estamos llamados a ser y hacer. Ello depende de nuestra decisión.

Sí se pedirá cuenta a esta generación de la sangre de todos los profetas, que ha sido derramada desde la creación del mundo

(53) vistas

Sigue leyendo