Lucas 1,39-56 – la madre de mi Señor

mayo 31, 2017

La madre de mi Señor

Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?

lucas-01-42

Lucas 1,39-56 – la madre de mi Señor

Lucas – Capítulo 01

Reflexión: Lucas 1,39-56

A propósito de la lectura escogida por la Iglesia para el día de hoy, pedimos al Espíritu Santo nos ilumine para compartir algunas reflexiones en torno a la Santísima Virgen María, la madre de nuestro Señor, tal como su prima Isabel la saluda con toda razón y humildad.

Cuando uno quiere a una persona, a un amigo o amiga, este amor, cuando es verdadero lo hace igualmente extensivo a la familia del amigo o amiga. Eso es natural, porque amistad significa intimidad, respeto, aprecio por lo que cada uno es y por lo que le rodea. Qué duda cabe que la familia es lo más importante para cada quien.

Respetar a la familia, a los hermanos, a los padres y en especial a la madre de nuestros buenos amigos es totalmente comprensible y natural. Este es el sentimiento que brota espontáneamente en el corazón de cualquier persona bien nacida. ¿Qué menos puede ser nuestro sentimiento a la Virgen María Madre de nuestro Señor Jesucristo?

Siempre que lo pienso no puedo entender la indiferencia e incluso el menos precio que algunos que se dicen cristianos pueden tener contra la Virgen Sagrada María. ¿Qué no es suficiente para respetarla y amarla el que Dios haya querido que su Hijo Jesucristo nazca de sus entrañas?

(57) vistas

Sigue leyendo

Lucas 1,39-45 – Feliz la que ha creído

diciembre 21, 2016

Feliz la que ha creído

…apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.¡ Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!

Texto del evangelio Lc 1,39-45

39. En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá;
40. entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
41. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo;
42. y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno;
43. y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?
44. Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.
45. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»

Reflexión: Lc 1,39-45

lucas-1-44

Lucas 1,39-45 Feliz la que ha creído

¿Se puede ser feliz con solo el anuncio de una Buena Noticia? La respuesta es sí. Nosotros, los cristianos somos el mejor ejemplo. Tal como ocurre con María e Isabel, esta es obra del Espíritu Santo. Para creer y poder ver el mundo con esos ojos, se precisa fe

María e Isabel van a ser madres. Ambas en circunstancias sumamente especiales. Ello solo será posible porque Dios así lo ha dispuesto. Ellas se llenan de gozo porque creen que esto es posible para Dios, y todos, como ellas, sabemos que así fue.

Fue la Voluntad de Dios la que se plasmó en aquellos sucesos que de otro modo no hubieran ocurrido, puesto que humanamente serían imposibles. Todo cuanto concierne a la Voluntad de Dios, incluidas nuestras existencias, son posibles por obra de Dios.

…apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡ Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!

(37) vistas

Sigue leyendo