Mateo 10,24-33 – no pueden matar el alma

julio 15, 2017

No pueden matar el alma

Y no teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; teman más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna.

mateo-10-28

Mateo 10,24-33 no pueden matar el alma

Mateo – Capítulo 10

Reflexión: Mateo 10,24-33

¿Qué es lo que nos cohíbe e impide seguir a Jesús como debíamos, como quisiéramos? El temor. Tenemos miedo a ser maltratados, a ser despreciados. Todos queremos gozar de aceptación, más aun, de buena fama y aprecio en medio de nuestra comunidad.

Sin embargo, el Señor nos advierte que si somos cristianos, si le seguimos y nos esforzamos en hacer lo que Cristo nos manda, no seremos bien vistos, porque encontraremos oposición. ¿Quién se opone? El Demonio, que toma la forma y personalidad de muchos de cuantos nos rodean.

¿Cómo así? Pues él ha entrado y se ha impuesto en sus almas y corazones, de tal modo que les hace imposible actuar generosamente, buscando el bien común. Todo lo que quieren es su egoísta satisfacción personal.

El Demonio esclaviza a quienes caen en sus garras y los haces sus siervos incondicionales. ¿Cómo? Induciéndolos a desconfiar de los demás, a buscar oportunidades de engaño y provecho para uno mismo, en desmedro de los demás.

(30) vistas

Sigue leyendo

Marcos 12,13-17 – al Cesar lo que es del Cesar

junio 6, 2017

Al Cesar lo que es del Cesar

Jesús les dijo: «Lo del César, devuélvanselo al César, y lo de Dios, a Dios.» Y se maravillaban de él.

marcos-12-17

Marcos 12,13-17 al Cesar lo que es del Cesar

Marcos – Capítulo 12

Reflexión: Marcos 12,13-17

Siempre he creído ver en esta lectura la separación de lo que es de Dios de aquello que no lo es y que por lo tanto debía darse a quien le corresponde. Como si el Señor estuviera reconociendo que hay cosas que no le corresponden. Claro, siguiendo este razonamiento, Dios y mi fe no tiene por qué estar en todas partes.

Hoy, después de tantos años vengo a caer en cuenta del engaño en que vivía y los estragos que han hecho en mí y que aun hacen en mis hermanos, la errada conclusión a la que llegamos cuando reflexionamos esta lectura. Han hecho falta muchos años para aproximarme a su luz.

Muchos, dándole un sentido equivocado, usamos estas palabras para justificar una dicotomía, en la que pareciera estar de acuerdo el Señor. ¿Puede haber querido el Señor que separemos lo que es de Dios de lo que es del hombre? Ahora sé que no, porque eso es algo imposible.

Lo único que el Señor reconoce en este pasaje es que el rostro en la moneda es del Cesar, por lo tanto le debe corresponder a Él. Luego nos dice que a cada uno hay que darle lo suyo, teniendo ya muy bien aclarado que es lo del Cesar. Pero ¿qué le corresponde a Dios? ¿Dónde vemos su cara?

(26) vistas

Sigue leyendo

Juan 13,1-15 – ustedes hagan como yo

abril 13, 2017

Ustedes hagan como yo

…ustedes también deben lavarse los pies unos a otros. Porque les he dado ejemplo, para que también ustedes hagan como yo he hecho con ustedes.

juan-13-14

Juan 13,1-15 ustedes hagan como yo

Juan – Capítulo 13

Reflexión: Juan 13,1-15

En resumen: dar ejemplo. El Señor nos ha enseñado lo que debemos hacer: dar el ejemplo. Nos ha enseñado poniéndose Él mismo como ejemplo. ¡Qué fácil nos resulta exigir que los demás se porten de este u otro modo! ¡Qué difícil enseñar con el ejemplo! Para eso hay que ser coherente, consecuente. ¡Hay que practicar lo que se pretende enseñar!

Lo más difícil es mantener la coherencia, sobre todo cuando se trata de una disciplina exigente. Y, el camino que el Señor nos propone es exigente. No permite debilidades, ni flaquezas, aun cuando cuente con ellas, porque no somos perfectos, sino seres humanos falibles, aunque en camino a la perfección. Con una mano exigir y con la otra comprender.

Si por un lado hemos de reconocer que somos débiles, por el otro tenemos que estar dispuestos a dar nuestras vidas para alcanzar lo que el Señor nos ha prometido. Solo alcanzaremos la Vida Eterna si somos perfectos como nuestro Padre que está en los Cielos es perfecto. Parece una contradicción y una paradoja, pero no lo es.

Lo que ocurre es que estando llamados a transitar por este Camino, nos será imposible si no contamos con el Señor. Es Jesucristo quien lo hace posible. Si Él lo hizo, dándonos el ejemplo, nosotros también podemos hacerlo. Solo precisamos ponernos en Camino. El Señor se encarga del resto. Lo que es imposible para nosotros, es posible para Dios. Nosotros solos no alcanzaremos la Vida Eterna. Solo la alcanzamos con Él.

(12) vistas

Sigue leyendo

Mateo 26,14-25 – El Hijo del hombre se va, como está escrito de él

abril 12, 2017

El Hijo del hombre se va, como está escrito de él

El Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!

mateo-26-24

Mateo 26,14-25 El Hijo del hombre se va, como está escrito de él

Mateo – Capítulo 26

Reflexión: Mateo 26,14-25

Otra vez estamos frente a la moneda de dos caras. Por un lado Jesús habrá de partir conforme fue planeado, es decir, en cumplimiento de lo que estaba escrito. Esto quiere decir que en ello no hay nada improvisado; nada que debiera sorprendernos o cogernos desprevenidos. Jesús será crucificado, muerto, sepultado y al tercer día resucitará, tal como está escrito. Esto tenía que ocurrir para que se cumplieran las Escrituras.

Pero, tal parece que no tenía que ocurrir lo mismo con Judas, la otra cara. ¿Pudo Judas librarse de este papel? ¿Pudo haber escogido otra opción? Se nos ocurre que pudo haber evitado esta traición, lo que no hubiera impedido que Jesús cumpliera con Su Misión. Tal vez hubiera sido otro el que lo hubiera traicionado o tal vez la exigencia hubiera venido de otro lado. El Señor de todos modos habría de seguir hasta el final con el Plan de Salvación, pero su muerte hubiera podido llegar de otro manera.

De algún modo el Señor nos confirma que no había nada que hacer, que era necesario Su sacrificio para la salvación del mundo. Judas, en este caso, pero cualquier otro que lo hubiera traicionado, hubiera podido evitarlo, sin embargo la tentación, el error, la injusticia y el daño fueron de tales proporciones, que más le hubiera valido no haber nacido.

Él tenía que morir y resucitar para cumplir Su Misión. Alguien tenía que ser el causante mediato. Alguien tenía que confabularse; alguien tenía que traicionarlo; alguien tenía que entregarlo. Había varios a los que incomodaba y se la tenían jurada. Parecía más difícil encontrar a alguien entre los discípulos dispuesto a traicionarlo. Algunos tenían temor; otros estaban a la expectativa, pero todos huirían al incrementarse la presión y percibir la fragilidad con la que Cristo se disponía a afrontar esta amenaza.

(15) vistas

Sigue leyendo

Lucas 20,27-40 – los hombres y las mujeres se casan

noviembre 19, 2016

Los hombres y las mujeres se casan

En este mundo los hombres y las mujeres se casan, pero los que sean juzgados dignos de participar del mundo futuro y de la resurrección, no se casarán.

Texto del evangelio Lc 20,27-40

27. Se le acercaron algunos saduceos, que niegan la resurrección,
28. y le dijeron: «Maestro, Moisés nos ha ordenado: “Si alguien está casado y muere sin tener hijos, que su hermano, para darle descendencia, se case con la viuda”.
29. Ahora bien, había siete hermanos. El primero se casó y murió sin tener hijos.
30. El segundo
31. se casó con la viuda, y luego el tercero. Y así murieron los siete sin dejar descendencia.
32. Finalmente, también murió la mujer.
33. Cuando resuciten los muertos, ¿de quién será esposa, ya que los siete la tuvieron por mujer?».
34. Jesús les respondió: «En este mundo los hombres y las mujeres se casan,
35. pero los que sean juzgados dignos de participar del mundo futuro y de la resurrección, no se casarán.
36. Ya no pueden morir, porque son semejantes a los ángeles y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.
37. Que los muertos van resucitar, Moisés lo ha dado a entender en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.
38. Porque él no es Dios de muertos, sino de vivientes; todos, en efecto, viven para él».
39. Tomando la palabra, algunos escribas le dijeron: «Maestro, has hablado bien».
40. Y ya no se atrevían a preguntarle nada.

Reflexión: Lc 20,27-40

lucas-20-34

Lucas 20,27-40 los hombres y las mujeres se casan

La Palabra de Dios siempre podrá ser vista, comprendida y meditada desde diversos puntos de vista. Hemos seleccionado esta vez la respuesta que da Jesús a los saduceos y a través de ellos a todos los que nos gusta especular en cómo será la vida eterna.

El Señor nos hace varias revelaciones y nos va dando pistas de cómo será este “mundo futuro”. Tal y como el Señor lo dice con toda naturalidad hombres y mujeres se casan en este mundo. Por lo tanto, el matrimonio es una realidad mundana, protagonizada por un hombre y una mujer.

El que sea propia de este mundo no la hace menos digna de valor y respeto. Sin embargo, se trata de una institución humana. Es una creación nuestra, lo que no le resta valor, sino que por el contrario nos permite apreciar un de las conquistas humanas.

En este mundo los hombres y las mujeres se casan, pero los que sean juzgados dignos de participar del mundo futuro y de la resurrección, no se casarán.

(50) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,5-19 – no se alarmen

noviembre 13, 2016

Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin.

Texto del evangelio Lc 21,5-19 – no se alarmen

05. Y como algunos, hablando del Templo, decían que estaba adornado con hermosas piedras y ofrendas votivas, Jesús dijo:
06. «De todo lo que ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido».
07. Ellos le preguntaron» «Maestro, ¿cuándo tendrá lugar esto, y cuál será la señal de que va suceder?».
08. Jesús respondió: «Tengan cuidado, no se dejen engañar, porque muchos se presentarán en mi Nombre, diciendo: “Soy yo”, y también: “El tiempo está cerca”. No los sigan
09. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin».
10. Después les dijo: «Se levantará nación contra nación y reino contra reino.
11. Habrá grandes terremotos; peste y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos aterradores y grandes señales en cielo.
12. Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre,
13. y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí.
14. Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa,
15. porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir.
16. Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán.
17. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre.
18. Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza.
19. Gracias a la constancia salvarán sus vidas.

Reflexión: Lc 21,5-19

lucas-21-09

Lucas 21,5-19 no se alarmen

Que el fin sobrevendrá, no hay duda. Pero no llegará de un momento a otro, sino que tardará. ¿Cuánto? No lo sabemos a ciencia cierta, porque el Señor no nos ha revelado fechas. Sin embargo si nos ha dado ciertas señales que lo anunciarán.

Los que creemos en el Señor no debíamos tener ningún temor. Tal como Él mismo nos anuncia, no se caerá ni un solo cabello de nuestra cabeza. ¿Cómo poder entender esta promesa, si todo el mundo, incluso nuestras familias estarán contra nosotros.

Esto solo es posible por el amor de Dios. Si estamos con Él no necesitamos nada más. Solo es precisa la constancia. No retroceder, ni prepararnos para hacer frente a quienes nos atacan. El Señor se hará cargo de nuestra defensa y pondrá en nuestra boca las palabras necesarias.

Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin.

(32) vistas

Sigue leyendo

Lucas 12,13-21 – Cuídense de la abundancia

octubre 17, 2016

«Amigo, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre ustedes?». Después les dijo: «Cuídense de la abundancia, la vida de un hombre no está asegurada por sus riquezas».

Texto del evangelio Lc 12,13-21 – Cuídense de la abundancia

13. Uno de la multitud le dijo: «Maestro, dile a mi hermano que comparta conmigo la herencia».
14. Jesús le respondió: «Amigo, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre ustedes?».
15. Después les dijo: «Cuídense de la abundancia, la vida de un hombre no está asegurada por sus riquezas».
16. Les dijo entonces una parábola: «Había un hombre rico, cuyas tierras habían producido mucho,
17. y se preguntaba a sí mismo “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde guardar mi cosecha”.
18. Después pensó: “Voy a hacer esto: demoleré mis graneros, construiré otros más grandes y amontonaré allí todo mi trigo y mis bienes,
19. y diré a mi alma: Alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe y date buena vida”.
20. Pero Dios le dijo: “Insensato, esta misma noche vas a morir. ¿Y para quién será lo que has amontonado?”.
21. Esto es lo que sucede al que acumula riquezas para sí, y no es rico a los ojos de Dios».

Reflexión: Lc 12,13-21

lucas-12-14

Lucas 12,13-21 Cuídense de la abundancia

¡Qué seguros nos sentimos cuando hay abundancia! Cuando tenemos más de lo que necesitamos, estamos tranquilos y algunos tanto, que ya no deseamos esforzarnos por emprender nada. ¿Para qué? Si lo tenemos todo.

Incluso los más modestos nos sentimos seguros cuando tenemos un par de billetes de respaldo en el bolsillo. Podemos decir que no, pero es así. Hasta nos cambia la voz y qué decir de la firmeza de nuestro carácter.

Con qué aplomo planificamos, dirigimos, nos oponemos y sugerimos, cuando estamos respaldados por nuestra billetera. Cuando tenemos por lo menos el techo y la comida asegurada, tenemos más confianza en nosotros.

«Amigo, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre ustedes?». Después les dijo: «Cuídense de la abundancia, la vida de un hombre no está asegurada por sus riquezas».

(29) vistas

Sigue leyendo