Lucas 2,22-35 – señal de contradicción

Diciembre 29, 2016

Señal de contradicción

Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción -¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!

Texto del evangelio Lc 2,22-35

22. Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor,
23. como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor
24. y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor.
25. Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo.
26. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor.
27. Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre él,
28. le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo:
29. «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz;
30. porque han visto mis ojos tu salvación,
31. la que has preparado a la vista de todos los pueblos,
32. luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel.»
33. Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él.
34. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción –
35. ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! – a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.»

Reflexión: Lc 2,22-35

lucas-2-34

Lucas 2,22-35 señal de contradicción

El Señor Jesucristo es la luz que ha venido del cielo, para iluminar a toda la humanidad, especialmente a aquellos que no le conocen. Dios quiere llegar a todos. Tocar y despertar a todos los corazones. Porque solo de Él viene la Salvación.

Es preciso que todos le conozcamos. Sin embargo ¿qué estrategia tan distinta a la que hubiéramos aplicado, emplea Dios? Siempre nos resultará difícil de comprender, si no nos sacudimos de los parámetros mundanos que rigen nuestra conducta.

El Señor pone en tela de juicio toda la estructura social, cultural y económica que hemos armado. Ellas no corresponden al Plan de Dios, de allí que su manifestación no guarde correspondencia con lo que nosotros hubiéramos esperado.

Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción -¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!

(148) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,1-4 – dio todo lo que tenía para vivir

Noviembre 21, 2016

Dio todo lo que tenía para vivir

Porque todos los demás dieron como ofrenda algo de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir

Texto del evangelio Lc 21,1-4

01. Después, levantado los ojos, Jesús vio a unos ricos que ponían sus ofrendas en el tesoro del Templo.
02. Vio también a una viuda de condición muy humilde, que ponía dos pequeñas monedas de cobre,
03. y dijo: «Les aseguro que esta pobre viuda ha dado más que a nadie.
04. Porque todos los demás dieron como ofrenda algo de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir».

Reflexión: Lc 21,1-4

lucas-21-4

Lucas 21,1-4 dio todo lo que tenía para vivir

¡Qué envidiable epitafio! Que se pudiera decir de nosotros al final de nuestros días: aquí yace un hombre o una mujer que dio todo lo que tenía para vivir. No podíamos haber pedido más. Cuanto tuvo lo compartió generosamente con quienes le rodeaban.

Y, sin embargo, no es así. Nos dedicamos a acumular cada vez más. Nunca estamos contentos con lo que tenemos, nunca nos parece suficiente. Alguien dirá que es bueno tener ambiciones en la vida y tal vez esté en lo cierto. Pero no debemos ser esclavos de ellas.

Nada debe atarnos tan fuertemente, retenernos tanto, atraernos tanto, como a gradar a Dios. Y a Él solo lo complacemos desprendiéndonos de todo y siendo generoso con nuestros hermanos. La senda del Bien es opuesta a la de la comodidad y la riqueza.

Porque todos los demás dieron como ofrenda algo de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir

(19) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,5-19 – no se alarmen

Noviembre 13, 2016

Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin.

Texto del evangelio Lc 21,5-19 – no se alarmen

05. Y como algunos, hablando del Templo, decían que estaba adornado con hermosas piedras y ofrendas votivas, Jesús dijo:
06. «De todo lo que ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido».
07. Ellos le preguntaron» «Maestro, ¿cuándo tendrá lugar esto, y cuál será la señal de que va suceder?».
08. Jesús respondió: «Tengan cuidado, no se dejen engañar, porque muchos se presentarán en mi Nombre, diciendo: “Soy yo”, y también: “El tiempo está cerca”. No los sigan
09. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin».
10. Después les dijo: «Se levantará nación contra nación y reino contra reino.
11. Habrá grandes terremotos; peste y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos aterradores y grandes señales en cielo.
12. Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre,
13. y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí.
14. Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa,
15. porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir.
16. Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán.
17. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre.
18. Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza.
19. Gracias a la constancia salvarán sus vidas.

Reflexión: Lc 21,5-19

lucas-21-09

Lucas 21,5-19 no se alarmen

Que el fin sobrevendrá, no hay duda. Pero no llegará de un momento a otro, sino que tardará. ¿Cuánto? No lo sabemos a ciencia cierta, porque el Señor no nos ha revelado fechas. Sin embargo si nos ha dado ciertas señales que lo anunciarán.

Los que creemos en el Señor no debíamos tener ningún temor. Tal como Él mismo nos anuncia, no se caerá ni un solo cabello de nuestra cabeza. ¿Cómo poder entender esta promesa, si todo el mundo, incluso nuestras familias estarán contra nosotros.

Esto solo es posible por el amor de Dios. Si estamos con Él no necesitamos nada más. Solo es precisa la constancia. No retroceder, ni prepararnos para hacer frente a quienes nos atacan. El Señor se hará cargo de nuestra defensa y pondrá en nuestra boca las palabras necesarias.

Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin.

(16) vistas

Sigue leyendo

Lucas 17,20-25 – el Reino de Dios está entre ustedes

Noviembre 10, 2016

«El Reino de Dios no viene ostensiblemente, y no se podrá decir: «Está aquí» o «Está allí». Porque el Reino de Dios está entre ustedes ».

Texto del evangelio Lc 17,20-25 – el Reino de Dios está entre ustedes

20. Los fariseos le preguntaron cuándo llegará el Reino de Dios. El les respondió: «El Reino de Dios no viene ostensiblemente,
21. y no se podrá decir: «Está aquí» o «Está allí». Porque el Reino de Dios está entre ustedes ».
22. Jesús dijo después a sus discípulos: «Vendrá el tiempo en que ustedes desearán ver uno solo de los días del Hijo del hombre y no lo verán.
23. Les dirán: «Está aquí» o «Está allí», pero no corran a buscarlo.
24. Como el relámpago brilla de un extremo al otro del cielo, así será el Hijo del hombre cuando llegue su Día.
25. Pero antes tendrá que sufrir mucho y será rechazado por esta generación.

Reflexión: Lc 17,20-25

lucas-17-21

Lucas 17,20-25 el Reino de Dios está entre ustedes

¿Qué podemos concluir de estas palabras del Señor? Nos permitimos compartir, que el Reino es una potencia. Es un germen. Es una semilla. Estando entre nosotros, es una realidad en construcción, que por lo tanto va haciéndose paulatinamente evidente.

Es nuestro proceder el que va convirtiendo en realidad el Reino. Es tan obvio como el nuevo ser humano que surge de la unión del óvulo con el espermatozoide. Es una nueva vida en formación, que paulatinamente irá revelando y definiendo los rasgos únicos de este nuevo ser.

Estas palabras son al mismo tiempo una profecía y una promesa. Una profecía porque nos permiten anticipar cuál será el resultado si se le deja madurar el tiempo necesario. Y una promesa, porque viniendo de labios del Señor, no podemos tener mejor garantía que ocurrirá.

«El Reino de Dios no viene ostensiblemente, y no se podrá decir: «Está aquí» o «Está allí». Porque el Reino de Dios está entre ustedes ».

(27) vistas

Sigue leyendo

Lucas 13,18-21 – ¿Con qué podré comparar el Reino de Dios ?

Octubre 25, 2016

«¿Con qué podré comparar el Reino de Dios ? Se parece a la levadura que una mujer toma y mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermentó toda la masa».

Texto del evangelio Lc 13,18-21 – ¿Con qué podré comparar el Reino de Dios ?

18. Jesús dijo entonces: «¿A qué se parece el Reino de Dios ? ¿Con qué podré compararlo?
19. Se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su huerta; creció, se convirtió en un arbusto y los pájaros del cielo se cobijaron en sus ramas».
20. Dijo también: «¿Con qué podré comparar el Reino de Dios?
21. Se parece a la levadura que una mujer toma y mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermentó toda la masa».

Reflexión: Lc 13,18-21

lucas-13-20

Lucas 13,18-21 ¿Con qué podré comparar el Reino de Dios ?

El Señor nos explica con dos figuras muy sencillas y claras a qué se parece el Reino de Dios. Pese a lo simple de la explicación, a veces insistimos en tener dificultad para entender la Palabra del Señor. Lo que ocurre es que no hay peor sordo que el que no quiere oír.

Ambas figuras hacen alusión a la forma en que paulatinamente va creciendo el Reino de Dios. Va creciendo y abarcándolo todo en diferentes direcciones y dimensiones. No solamente en tamaño, sino también en profundidad e influencia.

Estos son atributos del Reino de Dios que con Jesucristo ha llegado y se encuentra entre nosotros. Hay algo más que podemos desprender de esta descripción y es que el expandirse en forma constante y casi imperceptible es una característica del Reino de Dios.

«¿Con qué podré comparar el Reino de Dios ? Se parece a la levadura que una mujer toma y mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermentó toda la masa».

(31) vistas

Sigue leyendo

Lucas 13,1-9 – todos acabarán de la misma manera

Octubre 22, 2016

¿Creen ustedes que esos galileos sufrieron todo esto porque eran más pecadores que los demás? Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera.

Texto del evangelio Lc 13,1-9– todos acabarán de la misma manera

01. En ese momento se presentaron unas personas que comentaron a Jesús el caso de aquellos galileos, cuya sangre Pilato mezcló con la de las víctimas de sus sacrificios.
02. El respondió: «¿Creen ustedes que esos galileos sufrieron todo esto porque eran más pecadores que los demás?
03. Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera.
04. ¿O creen que las dieciocho personas que murieron cuando se desplomó la torre de Siloé, eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén?
05. Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera».
06. Les dijo también esta parábola: «Un hombre tenía una higuera plantada en su viña. Fue a buscar frutos y no los encontró.
07. Dijo entonces al viñador: “Hace tres años que vengo a buscar frutos en esta higuera y nos encuentro. Córtala, ¿para qué malgastar la tierra?”.
08. Pero él respondió: “Señor, déjala todavía este año; yo removeré la tierra alrededor de ella y la abonaré.
09. Puede ser que así dé frutos en adelante. Si no, la cortarás”».

Reflexión: Lc 13,1-9

lucas-13-2

Lucas 13,1-9 todos acabarán de la misma manera

El Señor aquí nos está dando respuesta a aquella interrogante que algunos nos hacemos respecto a las cosas que les suceden a algunos e incluso a nosotros mismos. Probablemente más en aquel entonces que ahora, solíamos buscar una razón para tal desgracia y la encontrábamos en algo que habíamos hecho.

En pocas palabras, lo que le pasaba a tal o cual persona, e incluso a nosotros mismos, se debía a algo que habíamos hecho. Es decir, un castigo o en el mejor de los casos una recompensa. Incluso algunos buscaban encontrar la culpa en algo que hicieron o dejaron de hacer los antepasados.

Esta es una visión nada evangélica a la que el Señor pone fin. Es cuestión de reflexionar y meditar lo que nos está diciendo, que es un mensaje lleno de luz y esperanza. La visión y el pensamiento de Jesús, el cual tenemos que adoptar, es muy distinto al nuestro.

¿Creen ustedes que esos galileos sufrieron todo esto porque eran más pecadores que los demás? Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera.

(13) vistas

Sigue leyendo

Lucas 12,13-21 – Cuídense de la abundancia

Octubre 17, 2016

«Amigo, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre ustedes?». Después les dijo: «Cuídense de la abundancia, la vida de un hombre no está asegurada por sus riquezas».

Texto del evangelio Lc 12,13-21 – Cuídense de la abundancia

13. Uno de la multitud le dijo: «Maestro, dile a mi hermano que comparta conmigo la herencia».
14. Jesús le respondió: «Amigo, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre ustedes?».
15. Después les dijo: «Cuídense de la abundancia, la vida de un hombre no está asegurada por sus riquezas».
16. Les dijo entonces una parábola: «Había un hombre rico, cuyas tierras habían producido mucho,
17. y se preguntaba a sí mismo “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde guardar mi cosecha”.
18. Después pensó: “Voy a hacer esto: demoleré mis graneros, construiré otros más grandes y amontonaré allí todo mi trigo y mis bienes,
19. y diré a mi alma: Alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe y date buena vida”.
20. Pero Dios le dijo: “Insensato, esta misma noche vas a morir. ¿Y para quién será lo que has amontonado?”.
21. Esto es lo que sucede al que acumula riquezas para sí, y no es rico a los ojos de Dios».

Reflexión: Lc 12,13-21

lucas-12-14

Lucas 12,13-21 Cuídense de la abundancia

¡Qué seguros nos sentimos cuando hay abundancia! Cuando tenemos más de lo que necesitamos, estamos tranquilos y algunos tanto, que ya no deseamos esforzarnos por emprender nada. ¿Para qué? Si lo tenemos todo.

Incluso los más modestos nos sentimos seguros cuando tenemos un par de billetes de respaldo en el bolsillo. Podemos decir que no, pero es así. Hasta nos cambia la voz y qué decir de la firmeza de nuestro carácter.

Con qué aplomo planificamos, dirigimos, nos oponemos y sugerimos, cuando estamos respaldados por nuestra billetera. Cuando tenemos por lo menos el techo y la comida asegurada, tenemos más confianza en nosotros.

«Amigo, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre ustedes?». Después les dijo: «Cuídense de la abundancia, la vida de un hombre no está asegurada por sus riquezas».

(15) vistas

Sigue leyendo

Lucas 12,1-7 – No hay nada oculto que no deba ser revelado

Octubre 14, 2016

No hay nada oculto que no deba ser revelado, ni nada secreto que no deba ser conocido. Por eso, todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad, será escuchado en pleno día

Texto del evangelio Lc 12,1-7 – No hay nada oculto que no deba ser revelado

01. Mientras tanto se reunieron miles de personas, hasta el punto de atropellarse unos a otros. Jesús comenzó a decir, dirigiéndose primero a sus discípulos: «Cuídense de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía.
02. No hay nada oculto que no deba ser revelado, ni nada secreto que no deba ser conocido.
03. Por eso, todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad, será escuchado en pleno día; y lo que han hablado al oído, en las habitaciones más ocultas, será proclamado desde lo alto de las casas.
04. A ustedes, mis amigos, les digo: No teman a los que matan el cuerpo y después no pueden hacer nada más.
05. Yo les indicaré a quién deben matar, tiene el poder de arrojar a la Gehena. Sí, les repito, teman a ese.
06. No se venden acaso cinco pájaros por dos monedas? Sin embargo, Dios no olvida a ninguno de ellos.
07. Ustedes tienen contados todos sus cabellos: no teman, porque valen más que muchos pájaros.

Reflexión: Lc 12,1-7

lucas-12-2

Lucas 12,1-7 No hay nada oculto que no deba ser revelado

Cada vez que tenemos ocasión de revisar este pasaje, nos embarga un sentimiento de gran vergüenza. ¡Cómo nos gustaría tener un borrador especial que nos permitiera eliminar de nuestro pasado tanto episodio miserable. Hay cosas que escandalizarían a cualquiera, para las que no tendríamos explicación ni excusa.

Por eso nos esforzamos ahora por no fallar, por llevar una vida impecable, aun incluso cuando estamos solos y encerrados, por ejemplo en el baño. ¡Qué vergüenza que nuestros hijos y nietos vean todo lo que somos capaces de hacer! ¡Ellos que nos tenían en un pedestal!

¿Habrá posibilidad de ocultar algunas cosas? ¿Pasar rápidamente otras? ¿Cuántas veces no ha habido coincidencia entre nuestras palabras y nuestros pensamientos? ¡Cuánta hipocresía! ¡Cuánto interés! ¡Cuánto dobles! ¡Cuánto abuso! ¡Qué vergüenza!

No hay nada oculto que no deba ser revelado, ni nada secreto que no deba ser conocido. Por eso, todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad, será escuchado en pleno día

(29) vistas

Sigue leyendo